Imagen referencial | Foto © Flickr / Creative Commons

Memoria del Exilio: Estado de la histeria


Publicado el Domingo, 15 Marzo, 2020 - 16:25 (GMT-4)


Primero, fue en una ciudad al norte de China.

Y no nos preocupó mucho.

Después le siguió toda la China.

Y hasta hubo quien rechazó todo lo asiático.

Más tarde fueron turistas italianos (valga la redundancia) y cayó toda Italia.

Los reyes de España se pusieron a resguardo.

Creímos que aún estaba lejos.

Luego apareció el primer caso en Norteamérica.

No sé si en Washington o San Francisco.

Y empezaron a darse en la Florida.

Los países cierran, las ciudades se vacían.

Se sobrevienen más cuarentenas, más aislamientos, cierres de fronteras, distancias que se acrecientan…

Estamos cercados. Sobre todo, por miedo. *

* Aunque las estadísticas dicen que son más los que se recuperan, ya uno no sabe en qué creer, en medio de esta cloaca de noticias falsas y sensacionalistas.

Ahora resulta, incluso, que podemos tener al coronavirus en nuestros cuerpos, pero no lo sabemos.

¿Qué hacemos?

La televisión mundial está todavía más enferma y transmite pánico tras estupideces, entrecortadas, cada cinco segundos, por comerciales que nunca cesan.

Ya no la veo. Desde hace mucho.

Se paraliza el mundo.

Resumamos algunos puntos: China, turistas, italianos, confinamientos, prohibiciones de viaje, regulaciones, estantes vacíos en las tiendas, falta de medicamentos, escasez de papel higiénico…

¿No les suena conocido?

El virus hace rato que está en Cuba.

¡Dios coja confesada a nuestra potencia médica!

¿Se aprestan, de nuevo, a mandar médicos a otras partes del mundo, dejando atrás a nuestros enfermos?

Hay otra teoría de que todo este mal fue creado por China, o por Estados Unidos. *

* Por envidias, celos, competencias.

Para deshacerse de los más vulnerables.

Para limpiar un poco la tierra.

Desentenderse de los más enfermos y desvalidos.

De las poblaciones con más riesgo. *

* ¿No eliminó el gobierno chino a millares de niñas recién nacidas en un restringido y cruel control poblacional durante décadas?

Y, por supuesto, liquidar a los más pobres. *

Es cierto que el virus no distingue clases sociales.

Mas, el problema no es ese - amén de los desconocimientos propios que conlleva toda nueva enfermedad - sino la atención y los cuidados médicos.

Que están colapsando.

Y entonces sí se está llegando al punto de decidir a quién se le dejará vivir, o a quién no.

Parece, también dicen, por ahí, que a los que hicieron el experimento - en China, o en donde sea - se les fue la mano.

Que la milenaria medicina oriental no parece haber servido de contención alguna, como tampoco el té que tanto recomiendan tomar.

ES INHUMANO ESTIGMATIZAR.

Parecen estarnos convirtiendo en seres que no nos tocaremos, no nos besaremos y solo nos comunicaremos a través de nuestras pantallas.

Que nos creemos todo y no pensamos en nada,

¡Bienvenidos al poder absoluto de las redes sociales desde nuestras cavernas!

¿Qué va a ser de los desposeídos?

¿Los que no tenemos seguro alguno?

¿Los que no estamos seguros en ninguna parte?

¿O los que tienen a la seguridad rodeándoles por todas partes?

¿Qué será de los presos?

¿No estarán intentando “sanear” el universo?

El pavor nos paraliza.

Y solo cuando golpee a alguien cercano, o conocido, experimentaremos la magnitud del horror.

¿Qué será esto?

¿La peste del siglo XXI?

Ojalá - al menos - permanezca viva la solidaridad humana.

Y que todo esto sirva para darnos cuenta de cuáles y dónde están los verdaderos valores terrenales.

Necesitamos tu ayuda:

Como ha sucedido en todas las esferas de la vida económica, los ingresos derivados de publicidad en Internet se han reducido considerablemente por la crisis del coronavirus. En CiberCuba estamos solicitando tu ayuda para mantener una cobertura noticiosa independiente sobre el acontecer cubano en momentos en que la información inmediata, transparente y abarcadora es una necesidad de primer orden para orientarnos y tomar las decisiones más acertadas para el bienestar y protección de nuestras familias y seres queridos. Por eso, cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para la continuidad y el futuro de nuestro diario. Gracias.

Enviar ayuda

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Juan Carlos Cremata Malberti

Director de cine y guionista cubano. Se graduó en 1986 de Teatrología y Dramaturgia, en el Instituto Superior de Arte (ISA) de La Habana, posteriormente cursó estudios en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños graduándose en 1990.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? Envíalo a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34-962-353-194


Recibe todo el contenido de CiberCuba sin censura por Telegram:

CiberCuba en Telegram


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.