De izquierda a derecha, David Grau, Dagoberto Contreras, Inti Rojas, Gonaivy González y Bernardo Montoya Foto © José G. Díaz Pollán

Choferes cubanos que trasladaron a los pasajeros del crucero MS Braemar, en observación por coronavirus

Cinco choferes cubanos que este miércoles trasladaron a los turistas del crucero británico MS Braemar desde el puerto del Mariel hasta el aeropuerto José Martí, en La Habana, se encuentran bajo vigilancia médica debido a su posible exposición al coronavirus.

David Grau, Dagoberto Contreras, Inti Rojas, Gonaivy González y Bernardo Montoya, trabajadores de la base de transporte de TRANSTUR  próxima a la CUJAE, permanecerán en observación durante 15 días en el Centro de Pesquisaje.

Según la información de la emisora Radio Surco, ellos transportaron a los pasajeros y a parte de la tripulación del MS Braema vestidos con medios de protección, aunque solo llevaron a aquellas personas que no mostraban síntomas de tener el COVID-19.

Foto: José G. Díaz Pollán/ Facebook

Después de trasladar a los viajeros y parte de la tripulación del MS Breamar, los cinco conductores pasaron a un centro especializado, donde fueron desinfectados y se les dieron nuevas prendas de ropa, según el protocolo de actuación diseñado por las autoridades sanitarias.

Sus ómnibus se parquearon lejos de los otros y también recibieron un tratamiento de limpieza con productos químicos, precisaron fuentes de la base de transportes de TRANSTUR.

Este jueves, todos los pasajeros que viajaban en el crucero británico MS Braemar, entre los cuales había al menos cinco contagiados de coronavirus, llegaron al Reino Unido.

El buque permaneció varios días en aguas del Caribe sin que ninguno de los países del área, incluidas algunas antiguas colonias británicas ni Islas Cayman, que forma parte del Reino Unido, lo dejaran atracar en uno de sus puertos. Finalmente, el 16 de marzo Cuba confirmó que lo recibiría.

En la embarcación viajaban 682 turistas y 360 tripulantes. Además de los contagiados de coronavirus, otras 40 personas permanecían aisladas por presentar síntomas respiratorios.

La decisión del gobierno cubano causó gran polémica entre la población. Muchos opinan que la isla, donde ya se registró la primera víctima mortal del COVID-19, no está preparada para enfrentar la pandemia.

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores se justificó alegando la urgencia de la atención a los enfermos y el riesgo de contagio para el resto; sin embargo, una fuente de la Aviación Civil reveló a CiberCuba que el régimen cobraría más de dos millones de dólares por concepto de servicios aeroportuarios para la evacuación de quienes viajaban en el barco, siempre que se hiciera en dos aviones, aunque finalmente se usaron cuatro aeronaves, incluido una ambulancia aérea.

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985