Ariel Ruiz Urquiola Foto © Facebook

Recomendaciones del biólogo Ariel Ruiz Urquiola al pueblo de Cuba para evitar la propagación del coronavirus

El científico cubano Ariel Ruiz Urquiola incitó a los cubanos a seguir las normas internacionales que permiten aminorar las probabilidades de contagio del coronavirus.

El mensaje lo publicó junto a un grupo de consejos para los habitantes de la isla con el fin de evitar que se incrementen la cantidad de enfermos en el país. 

Ruiz Urquiola culpó al "desgobierno" de la isla de actuar irresponsablemente frente a la enfermedad y recordó cuando el Ministerio de Turismo, con el fin de atraer más visitantes extranjeros, aseguró que los turistas serían bien atendidos por el sistema de salud cubano y por tanto les daban la bienvenida al país.

Esas declaraciones despertaron alarmas en la población cubana, que criticó fuertemente la decisión y que terminó con el anuncio del cierre de las fronteras para evitar la importación de posibles casos al país. No obstante, un grupo de funcionarios de la isla, hasta que el Gobierno central no lo hizo público, consideró que la medida no era necesaria.

El científico también cuestionó al Ministerio de Educación, que en voz de su representante Ena Elsa Velázquez, dijo que las escuelas no cerrarían y que allí los niños estarían bien protegidos. De la decisión se hizo eco el primer ministro, Manuel Marrero.

Lo mismo pasó con los nasobucos o mascarillas. Inicialmente la rectora de una escuela de medicina obligó a una estudiante a quitarse el medio de protección en medio de una conferencia y ahora cada burócrata o persona que sale en la televisión lleva puesto uno y han pedido a todos usarlo en las calles. Sin embargo la OMS y otras instituciones sanitarias advierten que el medio de protección solo debe ser usado por aquellos que estén enfermos o que tengan contacto con la enfermedad.

El país vive un panorama socioeconómico peculiar. Se regulan algunos productos como el pollo o el jabón para evitar aglomeraciones y acaparamiento pero las colas continúan siendo alarmantes para adquirirlos y las personas se ven obligadas a no respetar las medidas de prevención y contención. Los consumidores deben salir a las calles a realizar sus gestiones básicas sin tener más remedio que exponerse al peligro de la enfermedad respiratoria.

A continuación CiberCuba reproduce las indicaciones del científico Ariel Ruiz Urquiola para evitar la propagación del coronavirus en la isla:

De la calle hacia la casa:

  • Salir con un frasco de agua y un jabón, y de ser posible otro de alcohol 70% o más, hipoclorito de sodio 5%, u otra solución desinfectante. Recuerde siempre lavar las manos frotando toda la superficie de éstas (el dorso, el espacio entre los dedos, y debajo de las uñas) durante al menos 20 segundos. Una vez seca las manos sería ideal usar en adición una solución desinfectante si la tiene. Y es que el virus puede conservar su capacidad infectante en la piel por varios días, y con las manos es más fácil de llevarlo a la boca, la nariz o los ojos. En caso de secar las manos con una toalla, recuerde no volverla a usar una segunda vez sin antes volverla a lavar.
  • Evitar saludar con las manos y besos a los amigos y conocidos en todos los casos, para evitar la transmisión del virus a través del contacto físico, es decir, la piel.
  • Ideal usar nasobuco porque el virus puede persistir con capacidad infectiva en el aire sobre los 30 mins, lo que permitiría el contagio ambiental en ausencia del portador que estornudó y la disipación del virus en los aerosoles. El nasobuco puede ser un pañuelo o pedazo de tela siempre y cuando cubra totalmente la boca y las fosas nasales. Es importante aclarar que el virus también puede entrar por las membranas oculares, ¡por lo que el nasobuco no es 100% eficaz! El nasobuco debe lavarse cada vez que se entre a la casa, y bajo ningún concepto manipularlo en la calle. ¡Se pone dentro de casa y se quita una vez se regrese a ésta! Si no tiene detergente o jabón, hipoclorito de sodio, u otra solución desinfectante, para lavar el nasobuco, al menos déjelo en agua acabada de ebullir hasta que se refresque y póngalo a secar bajo el sol.
  • Ideal usar guantes del material que sea, siempre y cuando puedan lavarse una vez se decida hacer cualquier actividad con las manos descubiertas porque cuando usted vuelva a ponérselos inevitable contagiara sus manos si el virus se depósito sobre el material de los guantes en su cara externa. Cada vez que se quite los guantes deben lavarse y desinfectarse antes de volverlos a usar. Conocemos de las limitaciones del pueblo cubano para adquirir guantes, más aún los desechables. El virus “sobrevive” de 2 a 3 días sobre vidrio, tela, metal, plástico y papel, conservando su capacidad infectiva.
  • Guardar distancia con otras personas, de ser posible y en dependencia de las circunstancias unos 5 m, porque los aerosoles con los virus provocados por el estornudo pueden propagarse efectivamente hasta 4,5 m. En el caso de colas inevitables, evadir el contacto físico con otras personas.
  • En caso de manipular dinero y vueltos de compra con otra persona y sin guantes, debe tener en memoria que sus manos no deben tocarse la cara para evitar que el virus quede próximo a la boca, las fosas nasales y los ojos. También debe considerar que el contacto directo con monedas tocadas por otras personas pueden albergar en estado activo al virus por varios días si alguna de ellas estaba infectada, por lo que esta precaución es también para si decide contar dinero dentro de la casa. Debería lavarse las manos y usar en adición una solución desinfectante después de manipular dinero.
  • Dentro de las tiendas para comprar productos debe estar consciente que otros clientes pudieron tocar los mismos, por lo que aún lavándose las manos y desinfectándolas al abandonar el establecimiento, debe repetir la operación con todos los productos una vez llegue a casa y antes de almacenarlos en cualquier condición ya sea en frío o en lugares secos, para lo cual no debe pedirle ayuda a un adulto mayor o de la tercera edad (a partir de los 60 años). Recuerde que el cristal no es infalible para el virus ni la temperatura ambiente cubana tampoco.
  • Evitar coger guaguas y de hacerlo sin guantes, tener en cuenta, que una vez abandonado el ómnibus debe lavarse las manos y usar en adición una solución desinfectante.
  • No tomar bebidas frescas o enlatadas ni ingerir alimentos en ningún establecimiento público ni privado. El virus puede pasar de mano en mano y de éstas a los alimentos y material de embotellamiento de los líquidos.
  • Evitar coincidir en instalaciones cerradas con más de dos personas, pues usted no alcanzará a conocer sobre el estado “gripal” del resto.
  •  Al llegar a casa debe quitarse los guantes, nasobuco y ropas no interiores, y si no puede lavarlos de inmediato y aún no teniendo detergentes, debe sumergir la ropa en agua que haya hervido (ebullido) hasta q adquiera temperatura ambiente. Recuerde lavarse las manos como se indicó anteriormente, y después de zafarse los cordones de los zapatos.

Dentro de la casa:

  • Observar atentamente la conducta de los demás convivientes, preguntándoles a cada miembro de la familia si luego de quitarse los zapatos se lavaron adecuadamente las manos, y de haber proveído de alimentos, si también los lavaron adecuadamente sin importar si eran frescos, enlatados o embotellados. Por último, preguntar por el destino de la ropas externas. Estas no deben reusarse sin antes lavarlas con detergente, que también puede escasear en la familia, y cuando menos, remojarlas en agua acabada de hervir hasta que la temperatura se torne ambiente.
  • Lavarse la cara, frotando bien toda la superficie incluyendo los párpados de los ojos. Si cree haberse expuesto ante alguien que haya estornudado cerca de usted, no dude en tomar un baño.
  • Debe de cuidar y proteger a sus mascotas. Estas no deben estar en contacto físico con miembros ajenos a la casa, pues podría funcionar al igual que guantes no lavados, que han tocado a personas infectadas.
  • En caso de que el núcleo familiar esté integrado por personas de la tercera edad, evitar por todos los medios que salgan a los lugares donde puedan exponerse a otras personas porque son los más vulnerables a morir una vez se infecten acorde con las tasas etáreas determinadas en la población italiana donde la letalidad del virus en edades comprendidas entre los 70 y los 80 años es del 34%, y entre los 80 y los 90 años se incrementa hasta el 44%.
  • En caso de que en el núcleo familiar esté integrado por menores de edad, debe limitarse las salidas de la casa incluso para jugar con otros niños y adolescentes, pues éstos no son conscientes del riesgo que representa la epidemia/ pandemia COVID-19 para ellos mismos y para los demás miembros del núcleo familiar. Si los menores de edades salen de todas formas de la casa, los mayores deben velar y exigirles las medidas higiénicas de protección, incluyendo el baño. Los menores de edad deben comprender que la mejor forma de querer a los abuelos y viceversa, es protegiéndose ellos mismos y evitando el contacto físico entre ellos. Un buen momento para reactiva la proyección de filmes en diapositivas, leer libros a los niños y entre los adultos, enseñar materias a los escolares, en fin crecer hacia adentro como decía el maestro y catedrático Lezama.

Archivado en:

Lázaro Javier Chirino

Periodista de CiberCuba. Licenciado en Estudios Socioculturales por Universidad de la Isla de la Juventud. Presentador y periodista en radio y televisión

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985