El presidente Nicolás Maduro: horas cruciales. Foto © Creative Commons

EE.UU. cierra cerco a Venezuela: No toleraremos que Maduro obtenga ganancias del narcotráfico para mantener su régimen opresivo

Estados Unidos lanzó este miércoles un amplio operativo militar en el Caribe para enfrentar a los carteles de la droga y los ingresos ilícitos del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela en medio de la crisis del coronavirus.

El presidente Donald Trump anunció la operación antinarcóticos que duplica la capacidad militar estadounidense en la región y marca otro peldaño en el cerco tendido por Washington al gobierno de Maduro.

"Hoy Estados Unidos está lanzando una operación antinarcóticos de alto calibre en el Hemisferio Occidental", dijo Trump durante la sesión informativa diaria en la Casa Blanca. "A medida que los gobiernos y las naciones se centran en el enfrentamiento al coronavirus existe una creciente amenaza de que cárteles de la droga, terroristas, regímenes dictatoriales y otros actores malignos traten de explotar la situación para su propio beneficio... Y no lo vamos a tolerar".

El presidente informó que se estaban desplegando acorazados de la Marina, embarcaciones de combate, helicópteros, lanchas guardacostas aviones de patrullaje de la Fuerza Aérea y fuerzas de la Brigada de Asistencia de la Fuerza de Seguridad del Ejército. de Estados Unidos.

El sorpresivo anuncio de la operación tomó la primera parte de la presentación que cada tarde tiene lugar en la Casa Blanca para actualizar la situación del coronavirus en el país, en presencia de Trump, funcionarios de su administración e integrantes del equipo especial designado para enfrentar la pandemia.

Una batería de alto nivel  compareció ante la prensa para explicar la estratégica misión, que se concentra en los cárteles mexicanos de la droga y  en el régimen de Maduro.

Pero quedó claro desde que comenzaron a hablar los mandos militares fue que los principales dardos estarían dirigidos hacia el gobierno de Venezuela.

Trump dio de inmediato la palabra al Secretario de Defensa, Mark Esper, para ofrecer los pormenores del operativo, que se realiza en la zona oriental del Océano Pacífico y el mar Caribe, en asociación con fuerzas militares de 22 países.

Esper señaló que los operativos antinarcóticos ampliados en la región tienen como objetivo "no solo cortar los flujos de drogas ilícitas que llegan a Estados Unidos, sino también negar a nuestros adversarios los recursos financieros que los sustentan".

Los buques de guerra adicionales serán extraídos del Mando Indo-Pacífico y del Mando Europeo.

"Actores corruptos como el ilegítimo régimen de Maduro en Venezuela dependen de las ganancias derivadas de la venta de narcóticos para mantener su poder opresivo", dijo Esper. "El pueblo venezolano continúa sufriendo tremendamente debido al continuo control de Maduro sobre el país".

A Maduro y a otros miembros de su círculo íntimo y militar, como Diosdado Cabelo, se les acusa de liderar una conspiración narcoterrorista, vinculada a la guerrilla colombiana de las FARC, que es responsable del contrabando de hasta 250 toneladas de cocaína anuales en Estados Unidos.

El funcionario  consideró que las organizaciones criminales están tratando de capitalizar el hecho de que los gobiernos están distraídos por el brote de coronavirus: "Los narcotraficantes se están aprovechando de esta anarquía".

Pero las referencias enfiladas al régimen de Maduro siguieron en boca del resto de los participantes en la sesión.

El general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto, justificó la decisión de aumentar la presencia militar en la región en medio de la pandemia "atendiendo a reportes de inteligencia".

"Hace algún tiempo nos enteramos de que los cárteles de la droga, como resultado de COVID-19, iban a intentar aprovecharse de la situación e intentar infiltrar más drogas en nuestro país", dijo Milley.

Luego el director del Consejo de Seguridad Nacional, Robert O'Brien, fue aún más enfático.

"Bajo el liderazgo del Presidente Trump, seguiremos ejecutando nuestra política de máxima presión para contrarrestar las actividades del régimen de Maduro, incluyendo el tráfico de drogas... Esta operación ayudará a cortar los fondos que van a ese régimen corrupto", dijo O'Brien.

El colofón vino con el Secretario de Justicia, William Barr, quien informó que debido a la vigilancia en la zona marítima, el régimen de Maduro está tratando de establecer una ruta aérea para transportar drogas desde Venezuela a Centroamérica.

El anuncio del miércoles forma parte de una sucesión de acciones desplegadas por la administración Trump para acorralar al régimen de Maduro y facilitar una transición democrática en Venezuela.

En apenas una semana Estados Unidos ha movilizado iniciativas políticas, judiciales y militares para agilizar la salida de Maduro del poder.

El pasado jueves, el Departamento de Justicia acusó a Maduro y a otros 14 altos funcionarios de su gobierno de convertir a Venezuela en un estado narcoterrorista, y de liderar una megaempresa al servicio del crimen organizado que robó miles de millones al país sudamericano.

Los encausamientos ante tribunales federales de Estados Unidos estuvieron acompañados por la oferta de una recompensa de hasta $15 millones de dólares por información que lleve al arresto o procesamiento de Maduro.

Mientras, este martes el Departamento de Estado reveló un plan para formar un gobierno de transición en Venezuela, sin Maduro ni el presidente encargado Juan Guaidó, bajo el compromiso de Washington de levantar las sanciones contra la industria petrolera del país suramericano.

La escalada estadounidense sobre Venezuela ha hecho pensar en una posible intervención militar a la manera en que ocurrió en 1989 en Panamá  para capturar al General Manuel Antonio Noriega.

 "Si Estados Unidos me acusara de tráfico de drogas, con una recompensa de 15 millones de dólares por mi captura, el hecho de que la Marina de Estados Unidos realice operaciones antidrogas frente a mis costas sería algo preocupante", dijo el senador Marco Rubio, quien ha encabezado los esfuerzos contra Maduro desde el Congreso.

La noche del miércoles, el número dos del régimen chavista, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, amenazó a la oposición interna si se produce una invasión estadounidense en el país.

"A los escuálidos que están contenticos porque vienen los Marines en los barcos, les están echando una vaina a ustedes", dijo Cabello en una intervención televisiva. "Porque esos van a poner un pie aquí, y tan pronto ocurra nosotros vamos por ustedes".

Cabello anunció una "furia bolivariana" si se produjera un ataque estadounidense. "Todos los que han pedido invasión contra nuestro país, apenas ocurra algo parecido vamos por ustedes".

Archivado en:

Wilfredo Cancio Isla

Periodista de CiberCuba. Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad de La Laguna (España). Redactor y directivo editorial en El Nuevo Herald, Telemundo, AFP, Diario Las Américas, AmericaTeVe, Cafe Fuerte y Radio TV Martí.

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985