Harry y Meghan Foto © Instagram / Kensington Palace

Harry y Meghan Markle se convierten en repartidores y distribuyen comidas en Los Ángeles

El príncipe Harry y Meghan Markle, actualmente radicados en Los Ángeles luego de su separación de la Realeza británica, han querido también aportar su granito de arena para aliviar los esfuerzos por combatir el coronavirus.

La pareja supo a través de la madre de la exactriz que la organizaciones sin fines de lucro Project Angel Food, dedicada a repartir comidas a familias con bajos recursos, estaba desbordada por la gran demanda que ha generado el desempleo y la crisis económica.

Por eso, los Sussex se ofrecieron de manera voluntaria para repartir ellos mismos las comidas y desde el pasado sábado han estado distribuyéndolas entre las más de dos mil familias necesitadas, hasta este momento de manera anónima.

"Ellos nos dijeron que habían escuchado que nuestros repartidores estaban sobrecargados por el trabajo y que por eso querían colaborar de manera voluntaria conduciendo ellos mismos algunos coches de reparto", contó a medios locales Richard Ayoub, director de la organización.

"Meghan Markle conocía esta ONG porque ella creció en esta zona y siempre se había sentido inspirada por nuestra labor. De hecho, su madre Doria Ragland es una de las voluntarias que más colaboran con Project Angel Food, y ella fue la que les avisó de que necesitábamos ayuda extra en estos tiempos tan complicados", dijo Ayoub.

El director de Project Angel Food aseguró que había sido toda una sorpresa que los duques tocaran a su puerta para ofrecer a conducir los vehículos de reparto.

"Pero esto demuestra que se preocupan de verdad por la población más vulnerable. Todas las personas a las que ayudamos están en un alto riesgo de contraer la enfermedad, sobre todo porque tienen comprometido su sistema inmunológico porque la mayoría son personas mayores con problemas de corazón o diabetes", expresó.

Meghan y Harry también renunciaron a los beneficios económicos generados por la retransmisión de su boda a través de la cadena BBC y los donaron a la organización Feeding Britain, que se dedica a proporcionar alimentos a personas necesitadas en todo el Reino Unido.

El monto fue de 100.000 dólares, que serán destinados a reabastecer los bancos de alimentos de la mencionada organización, dirigida además por el arzobispo de Canterbury, quien casó a la pareja en la capilla de St. George el 19 de mayo de 2018.

Los duques de Sussex están trabajando en la creación de su fundación benéfica Archewell, inspirada en su hijo Archie, con la que planean seguir su trabajo humanitario.

A principios de enero, Meghan y Harry anunciaron que dejarían sus roles en la realeza británica, se independizarían económicamente y que pasarían más tiempo en Norteamérica con su hijo. 

La noticia fue un escándalo mundial y puso en el ojo del huracán a toda la familia real. El acoso y rechazo de la prensa británica hacia Meghan jugó un papel importante en la decisión de los duques, que lamentaron que la historia que llevó a la muerte a la princesa Diana se estuviera repitiendo.

La pareja se ha establecido ahora en Los Ángeles y Meghan incluso retomó su trabajo en la industria artística poniendo la voz en off en el documental Disneynature's Elephants de Disney Plus.

Archivado en:

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985