Coronavirus en Cuba: Llegó el pollo al reparto Alcides Pino de Holguín

La presencia policial en las colas de todo el país cada vez le importa menos a la población. Desde el reparto Alcides Pino en la provincia Holguín denuncia el desorden y las aglomeraciones de personas para comprar pollo.

CiberCuba
Reparto Alcides Pino, cola para el pollo Foto © CiberCuba

Este artículo es de hace 1 año

Desde el reparto Alcides Pino en la provincia Holguín la población denuncia el desorden y las aglomeraciones de personas para comprar pollo, una carne esencial para los cubanos en tiempos de coronavirus.

El incidente tuvo lugar en una carnicería, o casilla como se le dice a estos establecimientos en el interior del país.  A pesar de que había policías intentando ordenar la cola la situación resultó insostenible.

Policía organizando la cola / CiberCuba

Ante la desesperación de no poder comprar la carne, por las probabilidades de que se agotara el producto, unas personas se amontonaban sobre otras, propiciando el consabido contacto social que tanto piden los profesionales de la salud que se evite en tiempos de coronavirus.

El desorden, las aglomeraciones y la falta de higiene en estos establecimientos son favorables a la rápida propagación del virus. Pero la población cubana parece haber olvidado por momentos la existencia de tan seria epidemia.

El coronavirus es una enfermedad silenciosa. La mayoría de los portadores son asintomáticos, por eso quienes creen que no están contaminando, y que son saludables, pueden ser el mayor foco infeccioso.

Población vulnerable que hace cola para el pollo / CiberCuba

Conseguir cualquier tipo de alimentos en Cuba es sumamente complejo. En especial en medio de esta crisis en que las tiendas están desabastecidas completamente. El precio del cerdo volvió a subir y el pollo es la única carne asequible, si es que puede considerarse así.

En las colas para comprar pollo las personas se aglomeran durante mucho tiempo, respiran unas sobre otras lo que hace que las posibilidades de contagios de coronavirus se multipliquen.

El gobierno cubano lo sabe, pero no consigue ingeniar un modelo diferente de comercialización de los productos. Repite una y otra vez su fracasada estrategia de concentrar y centralizarlo todo, creyendo que con eso controla más y obtiene el resultado contrario.

La presencia policial en las colas de todo el país cada vez le importa menos a la población. La gente comienza a empoderarse de un modo silencioso y la represión no parece que vaya a conseguir calmar el hambre,  o silenciar la desesperación social.

El 11 de marzo Cuba reportó los primeros casos de coronavirus. Eran turistas italianos llegados a la isla en medio de la crisis mundial que se desataba por la pandemia. Actualmente las cifras oficiales aseguran que se arribó a más de 862 casos en todo el país

Han fallecido 27 personas por coronavirus en Cuba y en el mundo se reportan más de 2 millones de contagios y más de 139 000 muertes.

El aislamiento social es la medida que ha demostrado mayor eficacia para detener el avance de la epidemia, pero muchos cubanos carecen de recursos para comprar comida suficiente que les permita aislarse por un período mínimo de 15 días.

Cola para comprar pollo en Holguín / CiberCuba

Las colas para comprar comida son el reflejo de una necesidad vital y de una gran carencia. Especialmente las colas para conseguir pollo se han vuelto un hecho de denuncia cotidiano. Se reportan incidentes en todo el país.

En Las Tunas el gobierno provincial comenzó a normar las ventas de pollo y aceite. Se venden al mismo precio, pero se registran los núcleos que compran, como una medida para evitar el acaparamiento y garantizar que los productos básicos se distribuyan a todos por igual en medio de la crisis. 

Aunque la medida no sea suficiente, demuestra que dejando actuar a los gobiernos locales, descentralizando y propiciando soluciones en el ámbito comunitario puede haber una posibilidad mayor de organización y supervivencia, pero el Estado se niega a ceder el control.

Las personas seguirán haciendo colas, aglomerándose y luchando su comida cada vez con más indisciplina social. Se centran en conseguir el pollo de cada día, porque como ya dijo alguien una vez “si no nos mata el coronavirus, no va a matar la hambruna”.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Comentarios

Playlist de videos en CiberCuba