Gandarilla, ministro del Interior (i); Raúl Castro y Machado Ventura Foto © Granma / Cuba al descubierto

Partido comunista y Contrainteligencia cubanos fracasan en su estrategia contra el coronavirus

La cúpula del partido comunista y la dirección general de Contrainteligencia del Ministerio del Interior cubanos están frustrados por el fracaso de su estrategia política y mediática para afrontar el coronavirus, reconocieron a CiberCuba varias fuentes en la isla que hablaron bajo condición de anonimato.

"La situación es complicada porque la epidemia ha creado un clima adverso al gobierno y los enfoques iniciales pecaron de cierta ingenuidad", admitió un funcionario partidista, que confesó sentirse "frustrado" ante una coyuntura que ya era complicada antes del coronavirus.

"Hemos tenido que dar algunos bandazos y eso se nota, además de la complejidad económica por la política de hostilidad norteamericana y la propia epidemia", reconoció.

"Ustedes (CiberCuba) dijeron hace un mes que la UCI sería hospital para observación epidemiológica; hoy (24 abril) es que salió Iríbar (Primer Secretario del PCC en La Habana) reconociéndolo"; eso sí genera frustración en funcionarios y periodistas, que son buenos profesionales, pero regidos por una política informativa que no todos compartimos.

"Discrepamos en reuniones de análisis, lo hacemos más de lo que ustedes imaginan; pero nosotros no tomamos las decisiones", subrayó.

El funcionario partidista admitió "cierto desorden" en la estrategia de comunicación política y dijo que el primero de mayo es un ejemplo claro.

Primero dijimos que se suspende la marcha, el pueblo lo entendió; y ahora estamos poniendo unas imágenes "ridículas" del compañero de la CTC con un grupo lanzando mensajes que la gente ni oye porque sus prioridades han cambiado con el coronavirus, abundó.

La Contrainteligencia es muy discreta en su labor, pero en algunas reuniones en las que he participado, se ha informado de algunas deficiencias del trabajo del MININT en este tema; aunque "fueron los compañeros del ministerio (Interior) los que avisaron que lo del crucero no se entendió y que el pueblo está preocupado por el envío de especialistas a otros países", reveló.

El funcionario partidista reconoce que se ha valorado la posibilidad de informar "con claridad" que los servicios médicos en el extranjero se cobran, "pero hay un grupo de compañeros que defienden mantener reserva sobre el tema (...) quizá más por fidelidad a la memoria de Fidel (Castro) que a otras razones", indicó.

Yaxys Cires Dib, presidente en funciones del partido Demócrata Cristiano de Cuba cree que el gobierno cubano está teniendo "un problema de comunicación o enfoque interno", que no le permite calibrar las consecuencias de sus decisiones, aunque algunas son tomadas por motivos  económicos.

Y las estrategias erróneas no son novedad en el gobierno cubano, que nunca calibró adecuadamente las consecuencias de la entrada en servicio de la Tercera generación (3G) de transmisión de voz y datos a través de telefonía móvil, justo a las puertas de un referendo constitucional, recordó.

La oposición democrática tuvo un aliado inesperado en la 3G en su campaña por el NO y el gobierno se vio obligado a ponerse a la defensiva con "una campaña brutal en televisión, bloqueando mensajes de SMS, y con detenciones arbitrarias, que sacó a relucir su cara más represiva", concluyó Cires Dib.

Una profesora de la Facultad de Filosofía, Historia y Sociología de la Universidad de La Habana dijo que han elaborado evaluaciones de escenario y estrategias, pero no han recibido "ninguna señal de que nuestras valoraciones vayan a ser tomadas en cuenta, quizá porque sigue predominando un enfoque ideológico y represivo".

Una crisis de esta magnitud, que sacude incluso a potencias, constituye una "seria amenaza para las estructuras básicas, los valores y normas fundamentales de un sistema", y exige tomar decisiones críticas, en breve período de tiempo, pero quizá las autoridades aún no lo han comprendido del todo, añadió.

Con el tema de la percepción de riesgo existe un problema estructural que impide a la gente asumir el peligro que estamos corriendo, "cómo vamos a tener sensación de peligro, si llevamos sesenta años oyendo que nuestro sistema de salud es único, que salva y salvará al mundo del coronavirus", arguyó la profesora de la Universidad de La Habana.

Otra contradicción consiste en "construir una imagen de que quizá lo peor de la enfermedad ha pasado; mientras se reprime con la máxima severidad" a quienes infringen las normas sanitarias; "puede entenderse que el gobierno acentúe la prevención y los cuidados, pero no que se ofrezcan informaciones de alivio y -al mismo tiempo- se sanciona muy severamente a los indisciplinados", contrastó.

Quizá el gobierno está "fallando en la proporcionalidad de las respuestas", en medio de un panorama tan adverso que "genera incertidumbres a medio y largo plazo", concluyó.

Un jefe de sección del Ministerio del Interior dijo no saber "si los compañeros de la Contrainteligencia se sienten frustrados", pero en el orden interior estamos combinando la mano dura contra especuladores y violadores de las normas con la persuasión en colas, que son muchas y numerosas.

Ustedes nunca reconocen que hemos liberado a Ferrer (José Daniel) y al muchacho ese (Luis Manuel Otero Alcántara) por el que se interesó el compañero Silvio (Rodríguez)", aseguró.

"Aquí hay gente que aprovechan los aplausos diarios al personal de la salud para tocar cazuelas y sartenes en forma de protesta, lleva ocurriendo desde hace días, y no los reprimimos porque no vamos a tensionar más la situación; aunque yo no se para que te digo estas cosas, si luego no te van a dejar publicarlas", aventuró.

Las compañeras que tu refieres (rectora Facultad de Ciencias Médicas de Holguín y la directora de Mercadotecnia del INTUR) "probablemente se equivocaron y deberían rectificar, pero eso no es una estrategia de la contrainteligencia ni del partido", señaló.

Teorías hay muchas, "quizá lo que estemos viviendo es un cambio de paradigmas, lo digo por mis hijos que se criaron en Período Especial y tienen referentes distintos a los míos", pero si "estuviera fallando la estrategia, lo que tenemos que hacer es cambiarla", matizó el alto oficial.

"¿Tu te imaginas lo que sería este país con coronavirus si estuviera gobernado por ustedes?, aquí no habrá recursos suficientes, pero nadie se acuesta sin comer (...) que haya que adaptar las estrategias a un país con clases sociales diferentes, es probable, no te lo niego; pero no creo que eso sea posible con Trump en la Casa Blanca", concluyó.

Un abogado, vinculado a la defensa de opositores, activistas y periodistas independientes, discrepó del jefe de sección del Ministerio del Interior en cuanto a las excarcelaciones de Ferrer y Otero Alcántara; "están en una operación de maquillaje, liberan a los conocidos internacionalmente, pero reprimen con fuerza al resto".

Marzo y abril han sido meses de dura represión y han vuelto los "juicios ejemplarizantes con el objetivo de amedrentar a la población, cuando es el gobierno quien tiene miedo", agregó.

Recientemente, una jueza cubana alertó sobre la posible vulneración de derechos de presos preventivos, a los que se han suspendido las visitas familiares y de sus abogados defensores.

Una reportera de la radio cubana se queja porque sus vecinos cuestionan que no están informando con veracidad; "al principio me incomodaba, pero ya ni discuto porque tardamos mucho en dar las informaciones, incluso aquellas que no tienen importancia".

"Tu viste lo de Durán, 30 mil enfermos, una nota (desmentido) en Cubadebate, que eso no lo lee nadie y al día siguiente se ratificó, sin repetirlo; ¿de verdad tu crees que eso es estrategia?, a lo mejor es que seguimos sin estrategia a un mes del pico del coronavirus", sentenció.

"Y que no vengan echándonos la culpa a los periodistas porque aquí todos sabemos que los directores y jefes de Información van una vez a la semana al Comité Central (del partido comunista) a recibir instrucciones", recordó.

"Si es que es de madre, tu no te has fijado en que ellos (dirigentes) aparecen siempre con nasobucos quirúrgicos, de los buenos; y el pueblo, incluidos nosotros los periodistas, tenemos que usar lo que consigamos o aparezca", concluyó.

Una siquiatra, que trabaja en un hospital del interior de Cuba, recordó que Cuba ya venía en crisis más visible desde hace meses y que "el Período Especial dejó secuelas psicoafectivas y conductuales que no han sido resueltas porque la economía de subsistencia, refuerza la pobreza y genera frustración en todos los ámbitos".

Cuando pase todo esto, habrá que contabilizar y clasificar las "secuelas psicológicas del coronavirus y, supongo, que nos pedirán que trabajemos en eso, pero ahora todo es la COVID-19", concluyó.

Directores de empresas y funcionarios de organismos estatales rehusaron hablar para CiberCuba porque "son tiempos de estar unidos, como dijo nuestro primer ministro".

El economista y profesor Ángel Rodríguez Pita lamentó el "efecto devastador" del coronavirus en el empleo del sector privado, pero se alegró que, al menos la televisión cubana, haya "sacado a un cuentapropista que busca soluciones".

Rodriguez alude a un cubano emprendedor que ha diseñado elementos de bioseguridad para el personal médico, a través de una impresora 3D.

Hasta ahora, "el sector privado apenas existía para los medios de comunicación oficiales, si empiezan a sacar a cuentapropistas, es señal de que la cosa está dura", concluyó.

Archivado en:

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985