La Habana vista desde un dron Foto © CiberCuba

La Habana desierta por el coronavirus a vista de dron

Cuesta imaginar La Habana desierta, pero un dron sobrevoló la capital cubana y pudo captar la ciudad, silenciosa y solitaria, durante la pandemia del coronavirus.

Las imágenes muestran el malecón vacío, sin personas ni automóviles, solo acompañado por un mar en calma, ante el cual apenas puede uno imaginar el susurro de las aguas contra el muro. 

Una de las zonas históricamente más concurridas, La Habana Vieja, aparece también sin transeúntes ni coches, con sus plazas y avenidas solitarias, por donde pasa únicamente un hombre en bicicleta. 

La populosa Avenida del Puerto, la Alameda, el Paseo del Prado, y los grandes edificios coloniales del casco histórico de la ciudad, también atestiguan que los cubanos permanecen recluidos en sus casas en medio del brote de COVID-19, cuyos primeros casos se reportaron en la isla el pasado 11 de marzo.

Esta urbe, siempre concurrida y bulliciosa, comenzó a quedar prácticamente vacía luego de las medidas de confinamiento social decretadas por el gobierno cubano para evitar el contagio de coronavirus. 

Aunque en el país se mantienen las inevitables colas para comprar alimentos, los ciudadanos están en sus casas para cumplir con el aislamiento social y otras restricciones impuestas por el régimen para contener la pandemia. 

Los que deciden salir se exponen a multas y otras sanciones contempladas durante la emergencia sanitaria.

El propio gobernante Miguel Díaz-Canel ordenó a la Policía la semana pasada actuar con severidad contra los que desafían las medidas adoptadas para frenar la pandemia y contra quienes no cumplan con el aislamiento.

"Aquí no tiene que haber gente en los parques, ni en las calles, ni gente en ningún lugar. Ya vamos a acabar de actuar contra toda esa gente, y aplicar las multas que llevan", afirmó.

"Primero el tratamiento, y si no entienden, aplicar la medida, porque si no vamos a tener gente en las calles, contaminando, y así es muy difícil terminar la propagación", dijo el mandatario. 

Pero desde mucho antes de que Díaz-Canel lanzara estas amenazas, comenzaron a reportarse varios casos de personas que han sido sancionadas por las autoridades en Cuba por no llevar la mascarilla protectora, conocida como nasobuco o cubrebocas, y recientemente un alto mando de la Policía ratificó que ese tipo de actuación contra los infractores se mantendrá hasta que termine la epidemia. 

El sábado, por ejemplo, una cubana madre de dos niños fue multada por las autoridades tras quitarse el nasobuco para tomar un helado.

El locutor cubano Luis Ángel Cruz Gómez, residente en Sancti Spíritus, también se quejó de una multa de cien pesos que le puso la policía por haberse detenido un momento en la calle a consultar su teléfono celular cuando iba camino de la panadería.

El Ministerio de Salud Pública de Cuba detalló este lunes que en el país se han confirmado 1389 casos de coronavirus desde el pasado 11 de marzo.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985