Luke Alexander Denman Foto © Venezolana de Televisión/Twitter/Leonel Retamal Muñoz

Estadounidense capturado en Venezuela dice que la misión era secuestrar a Maduro y llevarlo a EE.UU.

El estadounidense Luke Alexander Denman, acusado de participar en el intento de una presunta agresión militar contra el régimen de Nicolás Maduro, dijo que la misión que se le había encomendado era secuestrar al gobernante venezolano y llevarlo a EE.UU.

En un interrogatorio trasmitido por la televisión estatal venezolana, Denman informó que tenía 34 años y vivía en Austin Texas. De igual modo, dijo que había ingresado al ejército estadounidense en 2006 y que estuvo en la Armada por 5 años, donde recibió adiestramiento en operaciones de infiltración y entrenamiento individual avanzado (AIT).

También aseguró tener conocimientos de buceo y de infiltrar embarcaciones. Denman precisó que había intercambiado en 2009 y 2010 con el ex militar Jordan Goudreau, con quien supuestamente planearon entrenamientos para ingresar en territorio venezolano y asegurar un aeropuerto para continuar operaciones de extracción. Goudreau le habría propuesto un pago de 50.000 a 100.000 dólares.

Un reportaje de la agencia AP publicado el 1 de mayo, revelaba que Goudreau, tres veces ganador de la Estrella de Bronce por su valentía en Irak y Afganistán, a cargo de la compañía Silvercorp, podía haber estado dirigiendo un intento de asestar un golpe al régimen de Maduro, pero la propia agencia de noticias aseguró que no había encontrado evidencias que relacionaran esos propósitos directamente con el gobierno de Estados Unidos.

“Las únicas instrucciones que recibí de Jordan fueron que debía asegurarme de tomar el control del aeropuerto para que pudiéramos hacer un traslado seguro de Maduro hasta el avión”, dijo Denman.

Maduro insistió en que Trump y el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, estaban detrás de la fallida incursión a territorio venezolano el fin de semana.

Anteriormente, Trump había negado la participación de Estados Unidos en la supuesta agresión. “Lo averiguaremos. Acabamos de escucharlo”, dijo Trump cuando fue preguntado por el incidente y los arrestos. “Pero no tiene nada que ver con nuestro gobierno”, señaló.

Las declaraciones de Denman también vinculan las acciones con el líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente legítimo de Venezuela por más de 60 países en el mundo, incluyendo la administración estadounidense.

Guaidó se había desmarcado el domingo de las acciones en las costas cercanas a Caracas, al tiempo que alertó que podría tratarse de un falso positivo creado por el régimen de Maduro para actuar en contra de quienes no simpatizan con él. El equipo de comunicaciones de Guaidó negó el lunes los informes de los medios de comunicación de que el opositor había contratado a Silvercorp para sacar del cargo a Maduro por la fuerza.

El equipo del líder opositor pidió en un comunicado el respeto a los derechos humanos de los capturados, mencionando que "el historial de la dictadura de Nicolás Maduro incluye torturas, desapariciones forzosas y ejecuciones extrajudiciales ampliamente denunciadas por organizaciones internacionales como el Consejo de Derechos Humanos" de Naciones Unidas.

Maduro aseguró, la víspera, haber capturado dos miembros de la seguridad de Trump en la presunta incursión armada a Venezuela. Uno de ellos era Denman y el otro fue identificado como Airan Berry. Ambos fueron detenidos en compañía de otros 11 hombres, todos venezolanos, según el gobernante.

De acuerdo con Maduro, la detención de produjo cuando intentaban entrar a Venezuela mediante un ataque marítimo por la zona costera central de Chuao, en el estado Aragua. El grupo había llegado en una lancha procedente de La Guajira colombiana, fronteriza con el territorio venezolano, para presuntamente generar violencia e intentar asesinar al gobernante, algo que el propio Denman no confirmó.

“El pueblo los capturó, salieron cuerdas y mecates de todos lados, el pueblo los amarró (...) ahí terminaron ocho terroristas capturados”, agregó. “Ellos jugando a Rambo, a héroes”, señaló.

Por su parte, el ex militar Jordan Goudreau dijo el lunes a la agencia Reuters que dos estadounidenses que trabajaban con él habían sido capturados. “Están trabajando conmigo. Esos son mis muchachos”, afirmó por vía telefónica al citado medio.

Asimismo, el ministro del Interior y Justicia de Venezuela, el general Néstor Reverol, comunicó el pasado domingo que las defensas del régimen habían abatido ocho de los supuestos agresores, mientras que varios fueron heridos y detenidos tras el intercambio.

“Pretendieron realizar una invasión por vía marítima un grupo de mercenarios terroristas, procedentes de Colombia, con la finalidad de cometer actos terroristas en el país, perpetrar asesinatos a líderes del Gobierno revolucionario e incrementar el espiral de violencia (...) y con ello derivar en un nuevo intento de golpe de estado”, declaró el titular.

Maduro reveló que tenía en su poder tarjetas de identificación que demuestran la pertenencia de los estadounidenses a la empresa de seguridad privada Silvercorp USA, propiedad de Jordan Goudreau.

Washington lidera una campaña para expulsar a Maduro del poder, acusándolo de narcotraficante e incluso ofreciendo una tentadora recompensa de $15 millones por su arresto y otras sumas millonarias por personas cercanas a la cúpula del poder chavista.

Venezuela, entretanto, está sumida en una severa crisis política y económica, caracterizada por una hiperinflación y profunda contracción del Producto Interno Bruto que ha obligado a casi cinco millones de personas a marcharse del país en el último lustro.

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985