La intervención de Luis Almagro en el programa Foto © Screenshot

El programa "Hola Ota-Ola!" analiza los beneficios de las misiones médicas cubanas

La edición de este jueves del programa "Hola Ota-Ola!", moderado por el popular presentador Alexander Otaola, estuvo dedicada a analizar cómo el régimen cubano se beneficia de las misiones médicas en el exterior y explota el trabajo de los profesionales de la salud.

Bajo el título "Cuba y COVID-19, Apoyamos al pueblo, no a la dictadura"", el programa había suscitado particular interés luego de que se hiciera público un documento con orientaciones a ciberactivistas pro-régimen y empleados del gobierno cubano residentes en el extranjero, en el que se pedía explícitamente boicotear la transmisión. Las órdenes eran denunciar la publicación en Facebook como "contenido ofensivo" y difundir un artículo del portal oficialista CubaSí contra el presentador. 

En el programa se compartieron las opiniones de varios analistas y funcionarios, incluidos el administrador interino de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), John Barsa y el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro.

En los paneles de debate participaron la activista Liu Santiesteban; María Werlau, directora ejecutiva del proyecto Archivo Cuba; la periodista Marinellys Tremamunno; Rosa María Payá; Hugo Acha y Javier Larrondo, entre otros.

La prensa oficial cubana informó a fines del 2019 que Cuba obtenía $6,400 millones de dólares por los servicios de exportación en el rubro de la salud, afirmó la investigadora María Werlau, directora ejecutiva del proyecto Archivo Cuba. La especialista también citó los datos publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas y la dificultades que presenta trabajar con información que muchas veces no tiene sentido.

Werlau señaló también que se deben restar los servicios por turismo de los ingresos de Cuba por servicios de exportación para poder estimar los ingresos devengados por los trabajadores que Cuba envía al exterior.

La cifra más alta por ingresos de exportación que Cuba informa haber obtenido en los últimos años fue en 2013, cuando el país obtuvo $10,400 millones por servicios de exportación, descontando los de turismo. Estos ingresos fueron antes de la crisis económica en Venezuela, que paga cada vez menos por colaborador, y de la cancelación de las misiones cubanas en países como Brasil, Bolivia y Ecuador.

De acuerdo con Werlau, Cuba es el único país que se ha beneficiado de la reciente pandemia. Ha enviado 24 brigadas y 1923 personas integrantes de brigadas de emergencia, que forman parte de su “fuerza de trabajo cautiva”, a misiones médicas sometidas a formas modernas de esclavitud.  

Las polémicas misiones cubanas en el extranjero están bajo el foco del Departamento de Estado norteamericano tras varias denuncias de que el régimen cubano las usa para ganar influencia en diversos países latinoamericanos, donde crea equipos de vigilancia y apoya a grupos políticos de extrema izquierda.

A través de diversos contratos de colaboración, con los gobiernos de los países o a través de organizaciones internacionales como la OMS, Cuba ha obtenido ganancias millonarias. No hay pruebas de que los recursos ganados en esas misiones se inviertan en infraestructura o mejoría de los centros hospitalarios del país, aseguraron los analistas.

El administrador interino de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), John Barsa, afirmó que el régimen cubano no les permite ingresar ayuda humanitaria a la isla.

Desde Washington, Barsa se refirió a la campaña de desinformación que promueve Cuba para descalificar a USAID en la isla, y a las limitaciones que impiden la llegada de ayuda humanitaria a la isla. La USAID, aseguró, esta dispuesta a ayudar a Cuba en el caso de una transición democrática.

Por su parte, Almagro señaló que “las brigadas médicas y el trabajo forzado de estos profesionales son instrumentos de propaganda del régimen cubano que busca, con su trabajo, posicionarse internacionalmente”.

El funcionario de la OEA aseguró que “esta es una violación absoluta de los derechos humanos. La dictadura cubana es una dictadura contra el proletariado y los trabajadores. Los médicos son parte de ese pueblo oprimido porque se les roba el fruto de su trabajo”.

Durante la transmisión, Almagro también afirmó que “los cubanos merecen otro sistema de salud, más inclusivo, más igualitario, con mejores condiciones. Los trabajadores de la salud dentro y fuera de Cuba merecen otros salarios y otras condiciones de salario”.

Archivado en:

Ernesto Hernández Busto

Periodista y ensayista cubano. Fundador del sitio Penúltimos Días.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985