Policías rusos patrullan Moscú Foto © Reuters

Rusia supera los 209.000 casos de coronavirus

Rusia ha confirmado 11.012 nuevos casos de infección por coronavirus durante las últimas 24 horas, frente a los 10.817 del día anterior.

Además, otros 88 pacientes murieron a causa de la enfermedad, en comparación con los 104 del sábado. De esta manera, el total de casos positivos en Rusia ascendió a 209.688 y el de muertes a 1.915.

Los nuevos casos de COVID-19 han sido detectados en 83 de las 85 regiones del país. El 42,4 % de los pacientes no presentaban síntomas clínicos de la enfermedad, según informa la sede operativa de gestión de la pandemia de coronavirus en Rusia.

Asimismo, durante la última jornada, otras 2.390 personas se han recuperado de la enfermedad, elevando el total a 34.306, frente a las 31.916 del día anterior.

Rusia está entre los países que más tests ha realizado a su población, con más de 3 millones de pruebas.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, aseguró en una entrevista que el país no ha alcanzado aún el pico de la enfermedad, que podría llegar a finales de este mes.

El jueves, los casos de coronavirus en Rusia superaron a los de Francia y Alemania, convirtiéndose en la quinta cifra más alta del mundo

Moscú, uno de los focos mundiales

Por su parte, la capital rusa superó ya los 100.000 casos y los mil muertos por coronavirus, lo que convierte a Moscú en uno de los mayores focos de la pandemia en el mundo en cuanto a número de contagios.

Según las autoridades sanitarias, la mayor urbe de Europa con 12 millones de habitantes registró en las últimas 24 horas otros 5.667 casos de la COVID-19, alcanzando así la cifra de 104.189, más que varias de las capitales de los principales países europeos afectados por el virus.

Con la muerte de otras 54 personas, ya son 1.010 los pacientes fallecidos en la capital rusa desde el estallido de la crisis epidemiológica.

El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, estimó en cerca de 300.000 los casos potenciales de coronavirus en la ciudad, es decir, entre un 2 % y un 2,5 %.

Debido la cuarentena impuesta desde el principio a los mayores de 65 años, poco más del 15 % de los nuevos casos afecta a ese segmento de edad, mientras la mayoría, un 42,7 %, tienen entre 18 y 45 años.

Por ese motivo, mientras las principales capitales europeos iniciaron o están a punto de embarcarse en una desescalada gradual, las autoridades de Moscú aplazaron esa medida, aunque ya existe una hoja de ruta de desconfinamiento avalada por el Gobierno central.

De hecho, Sobianin prolongó esta semana el confinamiento para los moscovitas hasta el 31 de mayo, con lo que, si no hay cambios, los habitantes de la capital completarán dos meses encerrados en sus casas.

La única excepción son los obreros de la construcción y los trabajadores de la industria, que podrán volver a sus puestos el 12 de mayo, aunque siempre que usen mascarillas y guantes, y guarden la distancia física en sus lugares de trabajo.

El ministro de Sanidad, Mijaíl Murashko, cifró en más de 80.000 los rusos ingresados con coronavirus o sospecha de contagio, y en más del 30 % el número de camas libres, por lo que no hay amenaza de colapso del sistema sanitario, asegura.

Con todo, en Moscú las autoridades han habilitado grandes recintos como posibles hospitales de campaña para acoger a miles de enfermos, tanto en la ciudad como en las afueras.

A principios de marzo, la Cámara baja del Parlamento de Rusia aprobó una reforma constitucional que permitirá a Putin presentarse de nuevo a la presidencia del país en 2024, dejándole vía libre para permanecer en el poder hasta 2036. Sin embargo, el referéndum en el que los rusos iban a decidir si el mandatario podía mantenerse al frente del Kremlin hasta esa fecha ha tenido que posponerse por la pandemia. Es posible que ahora el llamado "nuevo zar" ruso no lo convoque hasta  estar seguro de ganarlo holgadamente.

También en marzo, Putin aseguró que Rusia derrotaría al coronavirus en 2 a 3 meses, mientras las autoridades suspendieron vuelos internacionales, ordenaron el cierre de la mayoría de las tiendas de la capital y detuvieron algunos servicios religiosos. La realidad es que el COVID-19 sigue haciendo estragos en Rusia. En la última semana se han superado los 10.000 casos cada día.

Archivado en:

Ernesto Hernández Busto

Periodista y ensayista cubano. Fundador del sitio Penúltimos Días.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985