Marcha LGBTI+ del 11 de mayo de 2019 Foto © Facebook / Luz Escobar

ETECSA deja sin internet a activista cubano en primer aniversario de marcha reprimida por el régimen

La Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA), única que provee este tipo de servicios en la isla, dejó sin Internet a un activista que este lunes pretendía evocar la marcha independiente LGBTI+ reprimida por el gobierno en 2019.

Tal suspensión se produce cuando se planificaba una iniciativa en redes sociales para recordar la trascendencia de la fecha, a un año de haberse efectuado la primera marcha sin la anuencia del régimen en La Habana.

Jancel Moreno denunció la arbitrariedad desde Facebook: “7 horas sin servicio de Internet, la red me la pueden quitar, pero las ideas no”, expresó.

“Ellos tienen miedo porque el pueblo cubano está viendo cosas que nunca han visto”, comentó un usuario.

En otra publicación, Moreno expuso que le había sido impedido el acceso a una página creada en Facebook -llamada “Dame la mano”- con el objetivo de unir voces. “No entiendo cómo, pero no puedo acceder ni aparece en los buscadores”, señaló el activista.

La información fue confirmada por el periodista independiente y también activista LGBTI+ Maykel González Vivero, quien escribió en su cuenta de redes sociales que la página sufrió un “hackeo”.

“El hackeo de Dame la mano y la suspensión de datos móviles a algunos participantes del 11 de Mayo online equivale, para internet, a la violencia policial de 2019”, dijo, haciendo comparaciones con la represión de las autoridades sufrida durante la caminata pacífica, cuando varios activistas y periodistas fueron golpeados y arrestados.

El propio González Vivero publicó que, a raíz de su denuncia del hackeo, sus datos móviles dejaron de funcionar y se vio obligado a reconectarse a través de una red privada.

“Si el régimen fuera así tan eficaz pero positivamente por y para el pueblo todos tuvieran pollo y de todo en sus refrigeradores”, comentó un usuario.

En la marcha del 11 de mayo de 2019, decidida a contrapelo de la voluntad gubernamental, oficiales del Ministerio del Interior, vestidos de civil en su mayoría, actuaron con violencia para intentar disolverla.

Decenas de activistas y personas de la sociedad civil en general se dieron cita ese sábado a las 4 de la tarde, en el Parque Central, para hacer una marcha autónoma, luego de que el CENESEX comunicara que el desfile oficial contra la homofobia quedaba suspendido “por determinadas circunstancias que no ayudan a su desarrollo exitoso”.

Fueron detenidos entonces la reportera de Cibercuba Iliana Hernández, además del biólogo Ariel Ruiz Urquiola, el periodista Boris González Arenas y el científico y activista Oscar Casanella, quienes también fueron arrestados por expresar y reclamar libertad.

Tras los hechos, Mariela Castro, hija del expresidente Raúl Castro y que había defendido comúnmente a la comunidad LGBTI+, justificó los actos represivos y acusó a los participantes en la marcha de haber sido pagados por el gobierno de Estados Unidos.

La imagen de Mariela Castro quedó deslustrada luego de sus declaraciones, poniéndose abiertamente del lado de la cúpula de poder, a la que pertenece.

Recientemente, la también sobrina del fallecido dictador Fidel Castro, llamó "garrapatillas" a sus detractores.

“Hay garrapatillas que cuando entran no se las considera, porque no son nada, son servidores simples y vulgares del Imperio”, dijo en una transmisión en vivo en la que anunció la XIII Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia, en medio de la crisis de coronavirus.

La directora de CENESEX indicó que esas jornadas son atacadas "por los tradicionales grupos que responden servilmente al poder imperial."

“La lucha contra la homofobia es una lucha clasista, la lucha contra la homofobia es una lucha antimperialista”, sostuvo.

Castro además hizo un llamado a identificar “quiénes son los que quieren sabotear este espacio y las fuerzas de derecha que quieren aprovecharlo demagógicamente y no están interesados en los derechos de las personas LGBTIQ”.

En días más recientes, Mariela Castro dijo que las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), campos de trabajo forzado creados por Raúl Castro en la década del 60, habían sido como las escuelas al campo, adonde iban miles de estudiantes cada año para cumplir labores agrícolas.

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

¿Qué opinas? deja un comentario:

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985