Trasladan cadáver en Nueva York Foto © Reuters

Estados Unidos llega a las 100 mil muertes por coronavirus

Estados Unidos alcanzó este miércoles las 100.000 muertes por coronavirus, según el recuento en tiempo real de la Universidad Johns Hopkins, que ha seguido la evolución de la pandemia en el país. 

La trágica cifra se alcanzó justo cuando los contagios también superan el 1 millón 695 mil. El número echa por tierra la proyección optimista del presidente Donald Trump, quien el pasado 1 de mayo dijo que esperaba que la cifra total de muertes por COVID-19 en Estados Unidos fuera inferior a las 100.000.

“Si nos quedamos en los 100.000 muertos habremos hecho un gran trabajo”, dijo el mandatario.

Esta nación estadounidense es epicentro de la pandemia desde el pasado 26 de marzo, cuando superó a China, Italia y España en casos confirmados, con 83.836.

Días después la Casa Blanca advirtió que el número de muertos estimados por la COVID-19 podría alcanzar los 200.000. Sin embargo, una nueva investigación pronosticó el pasado 5 de mayo que los decesos llegarían a 135.000 hasta agosto.

Los investigadores consultados consideraron que la relajación de las medidas de confinamiento en el país, así como la apertura de los negocios y comercios para reanimar la economía nacional, agravarán la situación pandémica y, en consecuencia, aumentará la cifra de muertes.  

El estado más afectado por la emergencia sanitaria es Nueva York, en el cual se reportan 29.370 fallecimientos.

Le siguen New Jersey, con 11.339, y Massachusetts y Michigan, con 6.473 y 5.334 respectivamente. Pennsylvania tiene 5.265 muertes, e Illinois 5.083, mientras California acumula 3.895 decesos. 

En Florida se reportan hasta la fecha 2.319 fallecimientos por coronavirus.

Las primeras muertes

El pasado 1 de marzo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó ante las cámaras de televisión que la primera muerte oficial por coronavirus en el país había ocurrido el 29 de febrero, y correspondía a una mujer de unos 50 años residente en Seattle, en el condado de King, el más poblado de Washington.

Sin embargo, el pasado 22 de abril, cuando ya la cifra de decesos se acercaba a 46.000, se confirmó que el nuevo virus había cobrado sus primeras víctimas a inicios de febrero. 

La oficina del forense del condado de Santa Clara (el área de Silicon Valley, en California) reveló ese día que tras el análisis de varias autopsias en individuos que fallecieron por problemas respiratorios se confirmó que tres personas que murieron los días 6 y 17 de febrero tenían COVID-19.

Las tres personas relacionadas murieron en el hogar durante un tiempo en que las pruebas estaban muy limitadas, por lo que nadie se ocupó de buscar la causa de los decesos.

El mismo día de este anuncio, el 22 de abril, se registraron 2.751 muertes por coronavirus en el país, lo cual constituyó el segundo pico más alto desde el inicio del brote. 

La jornada más mortal de la pandemia fue el 16 de ese mes, cuando se confirmaron 4.591 decesos en un solo día.

En contraste, para esa fecha el presidente Donald Trump informó que casi la mitad de la nación norteamericana estaba preparándose para poner fin al confinamiento por el coronavirus.

El 7 de abril EE.UU. llegó a los 15.000 muertos, una semana después (15 de abril) los decesos se duplicaron a 30.000, cifra que se fue incrementando en cada vez menos tiempo. 

Para el 24 de abril el país ya tenía sus primeras 50.000 muertes por COVID-19 y un mes después arriba al sombrío hito de 100.000 decesos.

Cronología de los principales giros de la enfermedad en Nueva York, epicentro de la pandemia en EE.UU y el mundo

El 14 de marzo los titulares de la prensa estadounidense anunciaban que acababa de morir "la primera persona por coronavirus en Nueva York".

Se trataba de una mujer de 82 años de edad y su fallecimiento ocurrió cuando ya habían más de 40 decesos confirmados en el país. 

Nadie pudo imaginar entonces la magnitud que alcanzaría la tragedia. A continuación, un recuento de la evolución de la crisis en ese estado. 

31 de marzo

- Nueva York vive la misma magnitud de muertes que Italia. Los espacios de almacenamiento en los hospitales de la ciudad de Nueva York, que para entonces ya era epicentro mundial del coronavirus, estaban colapsados por el número de cadáveres que crecía diariamente a causa de la pandemia.

Medios noticiosos y videos en internet atestiguaban que ya no habían espacios de almacenamiento en los hospitales de La Gran Manzana, donde moría un enfermo de coronavirus cada tres minutos.

- La pandemia alcanzó a todas las esferas. En la sede de las Naciones Unidas 86 empleados dieron positivos al coronavirus de Wuhan, para el 1 de abril 1.400 miembros de la policía fueron confirmados con la enfermedad, y el personal médico y de socorro vio perder a varios de sus miembros mientras luchaban por salvar vidas en los hospitales neoyorquinos. 

3 de abril

- La cifra de fallecidos recordó uno de los sucesos más trágicos en la historia reciente del país. Nueva York llegaba a las 3.000 muertes y superaba el número de víctimas de los ataques a las torres gemelas en septiembre de 2001.

- Los hospitales Nueva York, Nueva Orleans y otras grandes ciudades estadounidenses anticipaban que se quedarían sin respiradores artificiales y otros suministros médicos.

- Trump reconoce que en la reserva federal escaseaban las máscaras, batas y guantes para el personal médico, y de los 10.000 respiradores que quedaban muchos no funcionaban. El mandatario orientó producir 200.000 ventiladores de emergencia y prohibió la salida del país de suministros médicos. Las fronteras debían vigilar que el mercado negro no sacara estos implementos hacia terceros países. 

10 de abril

- Nuevas imágenes de la crisis sanitaria sobrecogieron al mundo. La isla de Hart se convirtió en cementerio temporal para todas aquellas personas sin recursos o que no fueron reclamadas tras morir a causa del coronavirus en Nueva York.

Largas fosas comunes acogían a centenares de muertos. Datos oficiales confirmaron que al menos 34% de los fallecidos hasta ese momento por la COVID-19 en Nueva York eran latinos. También eran latinos indocumentados la mayoría de los sepultureros. 

- El gobernador del estado, Andrew Cuomo, firma una orden para permitir que los directores de funerarias de otros estados ayudaran a los abrumados servicios de la Gran Manzana a lidiar con el creciente número de muertos por coronavirus.

La orden ejecutiva permitiría que los profesionales funerarios sin licencia en el estado puedieran ejercer en Nueva York durante la crisis.

11 de abril

- Se reportaron 783 nuevas muertes por coronavirus en 24 horas. Cuomo informó en conferencia de prensa que la cifra total de víctimas por COVID-19 era de 8.627 y de 160.000 el número de contagiados. "Estos son números asombrosos. Detrás de este número hay individuos y familias, y una pérdida y dolor incalculables. Lloramos a todos los que perdimos por este virus", manifestó.

- Las autoridades locales anuncian el cierre de las escuelas públicas de la ciudad durante el resto del año académico debido a la crisis sanitaria. La medida afectó a 1.1 millones de estudiantes en el sistema escolar más grande del país, los cuales quedarían sin educación de rutina durante más de tres meses.

13 de abril

- Nueva York superó la cifra de 10.000 muertes al contabilizar 671 en 24 horas. Cuomo consideró, sin embargo, que la tasa total de hospitalizaciones mostraba que la curva de evolución de la enfermedad se estaba aplanando, y auguró que las cifras continuarían más o menos estables antes de empezar a bajar.

14 de abril

- El presidente Trump presiona a los gobernadores con la reapertura del país ante el colapso de la mayor economía del mundo. 

Cuomo, sin embargo, dijo que desobedecería la orden de abrir su estado, con lo que comenzó una intensa polémica entre el gobernador demócrata y el mandatario republicano que dura hasta la actualidad. "Si me ordena la reapertura de una forma que ponga en peligro la salud pública de la gente de mi estado no lo haría", dijo en una entrevista con CNN.

16 de abril

- A pesar de las presiones del presidente para poner en marcha la economía, siete estados del noreste de Estados Unidos extienden el cierre para contener la pandemia de coronavirus hasta el 15 de mayo.

Entre ellos estaba Nueva York, donde el gobernador Andrew Cuomo renovó la orden de quedarse en casa por otras dos semanas pese a registrarse una tendencia a la baja en las hospitalizaciones, lo cual insinuaba que el brote estaría estabilizándose.

20 de abril

- Se intensificó el debate sobre el posible levantamiento de las restricciones para controlar el brote de coronavirus en Estados Unidos. Varios manifestantes a favor de volver a sus trabajos calificaron los cierres obligatorios como una "tiranía". 

- Ante las manifestaciones el gobernador de Nueva York y otras autoridades pidieron cautela y el personal médico y los socorristas salieron a las calles a enfrentarse a los manifestantes. 

Socorristas y personal sanitario frenan a manifestantes proapertura en Nueva York. Foto: Twitter

- Primeras mascotas dan positivo al nuevo coronavirus. Ese día también trascendió en los medios de prensa que dos gatos domésticos en el estado de Nueva York habían dado positivo a pruebas de coronavirus, lo cual los convierte en las primeras mascotas en contagiarse con la pandemia en Estados Unidos, de acuerdo con las autoridades.

El Departamento de Agricultura de EE. UU. y los Centros federales para el Control y Prevención de Enfermedades explicaron que ambas mascotas pudieron haber contraído la infección en hogares vecinos, para después manifestar afecciones respiratorias leves.

Otra hipótesis indicaba que el primero de los gatos se había enfermado una semana después de que una persona en su hogar padeciera una enfermedad respiratoria corta; y en el caso de la segunda mascota, se dijo que pudo haber contraído el virus a través de su dueño, quien ya había sido diagnosticado.

22 de abril

- Mientras el presidente Donald Trump aplaudía que varios estados liderados por republicanos reabrían poco a poco sus economías, el gobernador de Nueva York, temeroso de una nueva oleada de enfermos, advirtió que "no es momento de actuar estúpidamente". Sus palabras causaron indignación en el mandatario, pero el gobernador se defendió: "Morirán más personas si no somos inteligentes".

23 de abril

- Cuomo informó que un análisis a 3.000 personas en el estado mostró que casi el 14% presentó anticuerpos para el nuevo coronavirus, lo que sugiere que 2,7 millones de residentes de todo el estado podrían haber sido infectados.

Si bien esos números indicaban que el coronavirus había estado circulando y causando la muerte de pacientes antes de lo que se sabía anteriormente, también señalaban una tasa de mortalidad de aproximadamente el 0,5% de los casos confirmados, cifra mucho más baja de lo que algunos expertos temían.

27 de abril 

- Cuomo informó que la orden de quedarse en casa probablemente se extendería más allá del 15 de mayo en muchas partes del estado, pero que las restricciones podrían ser relajadas en algunas zonas que tuviesen suficiente capacidad hospitalaria y cumplieran con otros criterios.

28 de abril

- Tras las declaraciones de Donald Trump sobre la posibilidad de ingerir o inyectar desinfectantes para combatir la pandemia del coronavirus comenzó una nueva crisis en Nueva York.

El Departamento de Salud del estado tuvo que hacer un llamado de emergencia a los neoyorquinos para que no ingirieran desinfectantes, luego de que el Centro para el Control de Envenenamientos estatal recibiera un centenar de llamadas por accidentes relacionados con ese tipo de productos.

"NO ingiera ni inyecte Lysol ni ningún otro desinfectante como tratamiento para # COVID19. Los desinfectantes domésticos son venenosos y pueden causar daños graves o incluso la muerte si se ingieren o se inyectan. Llame al Centro de Control de Envenenamiento para obtener información sobre el uso seguro de los productos: 212-764-7667", precisó la institución de salud en Twitter.

En las 18 horas previas a las 3 pm. el viernes, el Centro de Control de Envenenamiento de Nueva York manejó nueve casos sobre exposición a Lysol, 10 casos de blanqueador y 11 casos relacionados con otros limpiadores domésticos, para un total de 30 casos.

- Se suicida la doctora Lorna Breen, jefa médica del departamento de emergencias del Hospital NewYork-Presbyterian Allen, en Manhattan; después de semanas de tratar a pacientes con el coronavirus. El diario The New York Times dijo que la mujer se encontraba afectada psicológicamente por la crisis sanitaria en los centros médicos. 

El padre de Breen declaró al citado medio que su hija no tenía antecedentes de enfermedad mental, pero reveló que la última vez que habló con ella la notó distante. Según detalló, la fallecida le había hablado que muchos pacientes que llegaban al hospital morían antes de que salieran de las ambulancias.

- También se confirmó que el número de muertos en Estados Unidos por el nuevo coronavirus superaba ese día, al llegar a 58.220 decesos, el número de estadounidenses que perdieron la vida en la Guerra de Vietnam. Alrededor del 30% de los casos de muertes en el país correspondían al estado de Nueva York. 

8 de mayo

- Se detecta un raro síndrome inflamatorio asociado al coronavirus en niños de Nueva York. 

Ese día falleció un menor de 5 años de la rara enfermedad, lo cual indicaría un posible nuevo riesgo de la pandemia para los niños, alertó el gobernador. Posteriormente murieron otros tres infantes y la cifra de casos ha ido creciendo lentamente. 

15 de mayo

- Nueva York coloca en el Times Square una enorme pantalla LED de 56 pies –más de 17 metros–, que contabiliza en tiempo real los decesos por COVID-19 en ese territorio.

Bautizado como el ‘Reloj de la Muerte de Trump’, la obra se ha convertido en el símbolo de la tragedia del coronavirus y es también "un recordatorio" de la mala gestión de la administración de Trump frente a la pandemia, a quien critican por no actuar a tiempo para frenar el avance de la enfermedad.

Reloj de la muerte de Trump. Foto: Captura de video de Facebok

- Reabren sus economías cinco regiones del estado (Finger Lakes, Central New York, Mohawk Valley, Southern Tier y condados de la región norte, entre ellos: Ontario, Orleans, Seneca, Wayne, Wyoming, Yates Cayuga). Estos lugares fueron autorizados a abrir algunos negocios considerados "no esenciales", entre ellos la construcción (parcialmente), y la fabricación y el comercio minorista.

24 de mayo

- Cuomo anuncia que su estado se encuentra "definitivamente en la fase de reapertura". De acuerdo con el anuncio oficial, Long Island y la región de Mid-Hudson, en la ciudad de Nueva York, podrían incorporarse a la primera fase de reapertura antes del 1 de junio.

Long Island abrirá este miércoles los negocios autorizados a ponerse en marcha en la primera fase. Las Autoridades Metropolitanas de Tránsito (MTA, por sus siglas en inglés), organizaron el sistema de transporte para facilitar el regreso a la nueva normalidad.

Los trenes del metro de NY serán desinfectados diariamente, así como las estaciones y los autobuses; y será de carácter obligatorio el uso de máscaras para todos los empleados y pasajeros del sistema de transporte local.

Por su parte, la región de Mid-Hudson –que abarca los condados de Ulster, Dutchess, Sullivan, Orange, Putnam, Rockland, y Westchester– reabrió el martes algunos negocios, incluidos los servicios veterinarios.

Pérdidas económicas por el coronavirus en EE.UU

La crisis del coronavirus no solo ha conmovido a la población estadounidense en los últimos tres meses, sino que ha dejado a la mayor economía del mundo en una profunda crisis. 

El pasado 16 de marzo Wall Street sufrió su primera gran caída en tiempos de pandemia. Las compañías del S&P 500 perdieron más de 2 billones de dólares en valor de mercado en los primeros minutos de negocios ese día, en medio del temor generalizado de los accionistas por los daños que experimentaba la economía global.

Se sumó a la alarma un fuerte recorte de tasas de interés de la Reserva Federal hasta casi cero, debido a los temores de los operadores sobre la posibilidad de que el virus paralizara la cadena de suministros y golpeara las finanzas de las empresas.

Las acciones financieras, sensibles a las tasas, se desplomaban un 12,6%, liderando los declives entre los mayores sectores del S&P. Los títulos de energía se derrumbaban ante la baja del petróleo y las tecnológicas perdían un 10%.

Luego de las medidas de cierre de empresas y negocios para frenar el contagio, otro dato alarmó a los estadounidenses: las cifras de desempleo se dispararon y actualmente en el país hay 40 millones de personas sin trabajo, más del 10% de la población estadounidense. Ese conteo no incluye a la población indocumentada. 

Los datos, peores de lo esperado, subrayan el impacto devastador de la pandemia sobre la mayor economía del mundo. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha descrito que el escenario económico es el más problemático planteado por la posibilidad de quiebras masivas y desempleo.

Powell afirmó que es probable que la tasa de desempleo alcance su punto máximo en uno o dos meses, y alertó que la recuperación será lenta a medida que las empresas reabran y cicatricen las lesiones a la economía.

Cuando la cifra de muertes por coronavirus llega a las 100.000, el periódico más importante del país lanzó un poderoso mensaje que intenta dimensionar una pérdida incalculable para EE.UU.

Portada del The New York Times con los nombres de los primeros 100.000 muertos por COVID-19

The New York Times rindió homenaje a las víctimas del COVID-19 en EE.UU. con una portada especial que recoge los nombres de los 100.000 primeros fallecidos.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985