Un paciente del coronavirus es atendido en Moscú Foto © Reuters

Rusia reporta su peor día en muertes por coronavirus con 153 fallecidos

Autoridades de Rusia informaron este domingo de 153 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas, la cifra diaria de muertes más alta de la epidemia en ese país, que eleva el total de fallecimientos a 3,541.

El centro de respuesta a crisis por coronavirus del país también dijo que se habían documentado 8.599 casos nuevos, menos que el día anterior y la cifra más baja de contagios diarios desde el 1 de mayo, lo que eleva la cifra nacional de infecciones a 344.481.

Sorprende a los expertos la baja cifra de fallecimientos reportada hasta el momento por las autoridades rusas, puesto que ese país se encuentra desde hace días en el tercer lugar mundial en cantidad de contagios.

A finales de abril varios periodistas señalaron que las cifras oficiales rusas de muertes por la COVID-19 no reflejaban la realidad porque no se estaban contabilizando los casos de muertes por neumonía, una de las enfermedades asociada al nuevo coronavirus.

Funcionarios de salud suelen poner la neumonía como causa oficial de muerte sin hacer pruebas de autopsia a muchos fallecidos. Lugares como Daguestán, en el norte del Cáucaso reportan numerosas muertes de neumonía cada día aunque oficialmente solo tienen una docena de muertes oficialmente reconocidas por COVID-19.

Un reciente reportaje de Bloomberg explica cómo la rápida propagación de la epidemia ha tensado un sistema de salud ruso que sufre de una financiación deficiente y arrastra serios problemas desde el comienzo de la época post-soviética.

A mediados de mayo, el recuento oficial de casos de coronavirus en Rusia superaba la marca de 250.000 con cuatro ministros del gobierno reportados como contagiados.

El presidente ruso Vladimir Putin alivió las medidas de control de coronavirus el pasado 11 de mayo, incluso luego de que el país informó otro día más con un número récord de nuevos casos de COVID-19.

Moscú sigue siendo el foco de la epidemia rusa con más de la mitad de las infecciones y muertes conocidas registradas en la región de la capital.

En una declaración televisada, Putin anunció el fin del "régimen no laboral" de seis semanas que ha mantenido a los rusos en trabajos considerados no esenciales en casa. El gobierno federal permitió a esos trabajadores regresar a trabajar desde el martes. Sin embargo, Putin dejó a las autoridades regionales decidir si levantar o prolongar sus medidas de cierre individual.

"La batalla contra la epidemia no ha terminado", dijo Putin, antes de afirmar que las restricciones habían ayudado a salvar miles de vidas y frenar el brote en el país.

El extraño caso de los médicos suicidas

Otro asunto que ha llamado la atención de los medios rusos es el de los tres doctores que han caído de las ventanas de sus hospitales en el último mes, poniendo el foco en la enorme presión sobre el sistema de salud y los trabajadores sanitarios del país en medio de la propagación de la pandemia.

Dos de los médicos que supuestamente intentaron suicidarse murieron y uno está en estado crítico como resultado de los incidentes, cuyas circunstancias siguen siendo misteriosas.

Aleksander Shulepov, de 37 años, médico de emergencias en la región suroeste de Vorónezh, cayó desde el segundo piso de un hospital donde trabajaba y estaba siendo tratado por una infección por COVID-19. Se fracturó el cráneo y se rompió varias costillas en el otoño, pero sobrevivió, según reporta la prensa local.

La caída de Shulepov se produjo la noche del 1 de mayo, aproximadamente una semana después de que se quejase en un video publicado en las redes sociales de que él y un colega paramédico se habían visto obligados a seguir trabajando incluso después de dar positivos al coronavirus.

"¿Qué haremos en tal situación?", se preguntaba el paramédico, Aleksander Kosyakin, en el video publicado en Instagram. Tres días después, el sitio web local de noticias Vesti Voronezh dijo que Shulepov se había retractado de las acusaciones, diciendo que él y los comentarios de Kosyakin fueron impulsados ​​por la emoción.

Según los informes, Kosyakin fue amenazado con cargos penales por difundir "noticias falsas" sobre el virus. La policía está investigando las posibles causas de la caída de Shulepov. Algunos informes sugieren que se deslizó por la ventana mientras fumaba un cigarrillo.

Cerca de Moscú, la jefa del servicio de ambulancias en la ciudad cerrada de Star City, hogar del centro de entrenamiento del programa espacial ruso, Natalia Lebedeva, murió el 24 de abril después de caerse de la ventana de un hospital. Ella también estaba siendo tratada por el virus.

Las autoridades locales lo informaron como un "trágico accidente". El popular periódico Moskovsky Komsomolets informó, citando a los colegas de Lebedeva, que la doctora podría haberse suicidado después de haber sido acusada de propagar la enfermedad.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985