Mujer embarazada Foto © Pxhere.com

Coronavirus afecta placenta durante el embarazo, revela estudio

Un nuevo estudio reveló que el coronavirus parece causar lesiones en la placenta de las mujeres embarazadas, aunque no se han demostrado los efectos de este daño en los recién nacidos.

El estudio, del centro Northwestern Medicine en Estados Unidos, fue publicado por la prestigiosa revista American Journal of Clinical Pathology y es el más abarcador que se ha hecho hasta ahora sobre el tema, relató el medio digital Ok Diario.

De acuerdo con la investigación, tras analizar las placentas de 16 mujeres embarazadas que dieron positivo al nuevo coronavirus Sars-CoV-2 durante el embarazo, los científicos descubrieron una lesión que indica un flujo sanguíneo anormal entre las madres y sus bebés en el útero. 

La Dra. Emily Miller, profesora de Obstetricia y Ginecología en Feinberg, en la referida universidad, dijo que las placentas en estas pacientes tenían dos anormalidades comunes: un flujo sanguíneo insuficiente de la madre al feto con vasos sanguíneos anormales, llamado malperfusión vascular materna (MVM), y coágulos sanguíneos en la placenta, denominados trombos intervellosos.

Explicó que en casos normales de MVM, la presión arterial de la madre es más alta de lo normal, una condición observada con frecuencia en mujeres con preeclampsia o hipertensión.

Sin embargo, solo una de las 16 pacientes en este estudio tenía preeclampsia o hipertensión.

En un principio, cuando comenzó a propagarse la pandemia por el mundo, las primeras investigaciones en embarazadas contagiadas afirmaban que la placenta era capaz de contener la influencia del virus sobre el feto. Esta nueva pesquisa desmiente esa creencia. 

El Dr. Jeffrey Goldstein, profesor asistente de patología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern y autor principal del estudio, señaló que la lesión encontrada en la placenta podría constituir una nueva complicación derivada de los efectos de padecer COVID-19 y serviría para cambiar el tratamiento y monitoreo clínico de las pacientes que contraen la enfermedad durante la gestación.

Un dato curioso es que a pesar de esta lesión, "la mayoría de los bebés nacieron a término después de embarazos normales".

Sin embargo, consideró que aunque el virus "no parece estar induciendo resultados negativos en los bebés nacidos vivos", los resultados de la investigación "validan la idea de que las mujeres con COVID-19 deben ser monitoreadas más de cerca".

Al respecto, Miller señaló que para un seguimiento más eficiente podrían realizarse pruebas que sirvan para comprobar si la placenta está administrando oxígeno al feto, o la realización de ultrasonidos de crecimiento, que consisten en medir si el bebé está creciendo a un ritmo saludable.

"No es para pintar una imagen aterradora, pero estos hallazgos me preocupan", subrayó la especialista.

"No quiero sacar conclusiones radicales de un pequeño estudio, pero esta visión preliminar de cómo el COVID-19 podría causar cambios en la placenta conlleva algunas implicaciones bastante significativas para la salud de un embarazo. Debemos discutir si debemos cambiar cómo hacemos el seguimiento de las mujeres embarazadas en este momento", reiteró.

De las mujeres embarazadas con coronavirus que participaron en el estudio, quince dieron a luz a bebés vivos en el tercer trimestre, y una paciente tuvo un aborto espontáneo en el segundo trimestre, explicó Goldstein. 

Comentó que esta última paciente era asintomática, y se desconoce si el virus pudo haber causado el aborto espontáneo.

Dijo que hasta el momento hay registros de otros cuatro casos de aborto espontáneo en pacientes con COVID-19. "Las otras pacientes reportadas tenían síntomas y tres de cuatro tenía inflamación severa en la placenta", detalló.

La placenta es el primer órgano que se forma en el desarrollo fetal. Actúa como los pulmones, intestinos, riñones e hígado del feto, tomando oxígeno y nutrientes del torrente sanguíneo de la madre e intercambiando desechos.

Miller explicó que este órgano actúa como un ventilador para el feto, y si se daña, pueden darse resultados terribles.

Las 16 mujeres embarazadas del estudio dieron a luz a sus bebés en el hospital Northwestern Medicine Prentice Women y tenían coronavirus, aunque algunas eran asintomáticas y otras presentaban signos de gripe. 

El equipo comenzó a analizar las placentas de las madres con COVID-19 y determinó que 14 de los bebés nacidos vivos en el estudio nacieron a término y con pesos normales y puntajes de Apgar. Un bebé nacido vivo fue prematuro.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985