Alejandro Gil. Ministro de Economía cubano Foto © ACN

Ministro de Economía de Cuba debe actuar con total transparencia; salvo que siga censurado

En la última sesión del Consejo de Ministros, el ministro de Economía, Alejandro Gil presentó las informaciones relativas al comportamiento de la economía nacional en abril, un mes en que se ha visto claramente influenciada por el impacto de la pandemia de coronavirus.

A los responsables de la economía de cualquier país se les presume contar con información estadísticas de rigor y calidad suficientes, para determinar el estado y perspectivas de los principales indicadores. En base a los datos, se formulan los escenarios, se interpreta el curso de la economía y se establecen las políticas económicas.

En el caso concreto de Cuba, y según la nota de Granma, el ejercicio informativo del ministro Gil se limitó a una serie de consideraciones de tipo general sobre el sector externo, algunos datos parciales y limitados sobre dos proyectos de inversión extranjera, la percepción de grave situación alimentaria y energética, y poco más. Un balance que deja mucho que desear y no está a la altura de las circunstancias.

Salvo que el Partido Comunista de Cuba siga en su política censora incluso a los miembros del gobierno; que sería gravísimo porque se trata, además, de un Viceprimer Ministro.

En cualquier país del mundo, y ante una grave situación económica como la actual, cerrar una intervención ministerial con este relato, me parece cuanto menos, injustificado. Ni una sola referencia al impacto del COVID19 en la dimensión cuantitativa del PIB de la economía, del nivel de empleo o del nivel de renta de los cubanos.

Mucho menos, una referencia a las tensiones fiscales y monetarias, que las hay y por supuesto, las habrá, dificultando el manejo de la política económica.

Ninguna mención al endeudamiento externo que se ha aplazado, la prima de riesgo que soportan las empresas estatales o las dificultades de financiación en los mercados internacionales.

Por no referir a la realidad, ni se ha dado una cifra del número de trabajadores que han quedado desempleados en la actual coyuntura.

El ministro responsable cree que con tres o cuatro pinceladas más o menos generales, puede tranquilizar a la opinión pública sobre el estado y evolución de la economía

No es que la estadística oficial cubana no esté en condiciones de facilitar estos datos, un asunto al que he hecho referencia en alguna ocasión, es que el ministro responsable cree que con tres o cuatro pinceladas más o menos generales, puede tranquilizar a la opinión pública sobre el estado y evolución de la economía.

Pues no. Hay que advertir al ministro que este no es su papel. Y que si no cuenta con la información económica precisa para determinar en qué situación se encuentra la economía, debe hacer todo lo posible por generarla y lo que es más importante, darla a conocer con la más absoluta transparencia. No creo que los datos estadísticos no estén disponibles.

En este caso, parece más bien que ocurre lo contrario, ocultación de la información, lo que es mucho más grave aún, porque es arrastrar a una sociedad a ciegas por un terreno cada vez más intransitable y complicado.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Elías Amor

Economista Presidente del Observatorio Cubano de Derechos Humanos Miembro del Consejo del Centro España-Cuba Félix

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985