William Coddington, joven enfermero fallecido en West Palm Beach. Foto © Collage con Facebook

Habla padre de enfermero fallecido en West Palm Beach tras atender a pacientes con coronavirus

El padre de un enfermero encontrado muerto en abril por una posible sobredosis contó a la televisión local WPTV que su hijo no pudo con la presión de la pandemia del coronavirus, los temores, el aislamiento y volvió a caer en los opiáceos después de estar años sin drogarse.

"Los enfermeros no se dedican a esa profesión para ver morir a las personas", dijo Ron Coddington sobre su hijo Willian, quien atendía pacientes con el COVID-19 en un centro de West Palm Beach. 

William Coddington estaba orgulloso de que ahora llamen héroes a las enfermeras. Sin embargo, su cuerpo fue encontrado sin vida en su automóvil el 25 de abril.

"Una de las cosas que expresó fue el inquietante sonido de las alarmas en el respirador y lo describió como tratar de bombear aire a un ladrillo. Tuvo que intubar a un paciente y la saliva del aerosol termina en el aire cuando eso sucede y su protector facial se cayó, pero estaba trabajando con un médico como asistente y no podía parar de recoger su protector facial", contó Ron.

El padre recuerda que William estaba destinado desde pequeño a ser enfermero porque le gustaba ayudar a los demás. Se tituló y trabajaba en el Centro Médico JFK de West Palm Beach. 

En su última publicación en Facebook, donde permanece abierto su perfil en su memoria, William denunciaba el 13 de abril que en ese centro no había las mascarillas recomendadas N95 y los enfermeros se enfrentaban al racionamiento. "Estamos tratando de no morir. Queremos poder volver mañana y salvar vidas", escribió. 

El joven comenzó a depender de las drogas con 20 años tras someterse a una cirugía mayor. Lamentablemente murió de una sobredosis con 32, tras cinco años sin recaer. 

Su madre Carolyn señaló a los medios que "la adicción no es una decisión, y si alguna vez te encuentras a alguien que esté batallando, siempre sé amable. Motívalos, ámalos, siempre ten compasión, no los juzgues".

Por su parte, el Dr. Nikki Davis, psicólogo clínico, confesó estar devastado por la pérdida de este enfermero y pidió a los que luchan en primera línea contra esta pandemia que no se cierren y busquen ayuda para lidiar con las emociones

La pandemia de coronavirus ya supera los siete millones de personas enfermas en el mundo, de las cuales fallecieron más de 400 mil, según las cifras de la Universidad Johns Hopkins. 

En Florida los casos confirmados son casi 64 000 y murieron 2 700 personas por el COVID-19, según las cifras divulgadas este domingo por el Departmento de Salud local.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985