Piscina de Río Cristal, en La Habana (Foto de archivo) Foto © CiberCuba

Desescalada en Cuba: las piscinas abrirán al 30% de su capacidad y el acceso a las playas será controlado por la policía

El primer ministro cubano Manuel Marrero detalló este jueves durante su intervención en la Mesa Redonda de la TV que entre las actividades programadas para la desescalada del país durante el verano se permitirá el uso de las piscinas públicas a un 30% de su capacidad.

“Luego de los análisis pertinentes y las recomendaciones de los especialistas, se ha tomado la decisión de abrir las piscinas públicas sólo al 30% de su capacidad, en dos horarios, por un tiempo de cuatro horas cada uno”, explicó el funcionario. "Si es una piscina para 90 personas, van a entrar 30".

Después de cada turno de cuatro horas, se aplicará un protocolo de desinfección, explicó Marrero.

En la segunda fase se incrementará la capacidad, hasta que se normalice en la siguiente fase.

Las piscinas públicas a las que se refirió el primer ministro son rara avis en la Isla. Muchas instalaciones de centros deportivos se encuentran actualmente deshabilitadas y los intentos de particulares por ofrecer esta opción recreativa se terminaron abruptamente en 2016, con la llamada “guerra de las piscinas", cuando el gobierno prohibió las piscinas en hostales y casas particulares e impuso altas multas a sus propietarios, que las habían construido o remozado sin permiso.

La mayoría de las piscinas disponibles en La Habana y el resto de la Isla son las de los hoteles, que estarán sujetas a otras medidas.

Por otra parte, el acceso a las playas será permitido “pero con un protocolo para mantener la disciplina y el control de las fuerzas de la Policía, la cual estará apoyada por otras personas (voluntarias) de los territorios. Se estudia la recuperación del acceso a las playas para antes que las personas lleguen, y evitar aglomeración.

“No se promoverán actividades que incentiven concentraciones de personas, como las grandes ferias, ni actividades culturales masivas con grandes orquestas; por tanto, no se celebrarán carnavales ni otras fiestas populares que promuevan las aglomeraciones.

El gobernante cubano Miguel Díaz-Canel dijo este jueves que el regreso de Cuba a la normalidad se producirá de manera "gradual y asimétrica", y adelantó que la primera fase de la recuperación podría iniciarse a mediados de la próxima semana.

"Nosotros creemos -y no quiero darlo como una cosa sentada, sino como un posible pronóstico-, que a mediados de la semana que viene o principios de la siguiente podamos estar implementando esta etapa de recuperación", aseguró Díaz-Canel al concluir el programa Mesa Redonda.

El espacio televisivo estuvo dedicado por dos horas a presentar el plan de reapertura  económica y social del país post COVID-19, y contó con la participación del Primer Ministro, Manuel Marrero, y el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández.

El plan, acordado el martes en una reunión presidida por el General Raúl Castro, fue divulgado públicamente en la Mesa Redonda, y comprende una reanimación de las actividades comerciales, turísticas y de servicios básicos de la población en un proceso escalonado con tres fases.

Uno de los temas de máximo interés de la población, relacionado con la apertura de los vuelos comerciales y las visitas familiares desde el exterior, quedarán condicionados a una tercera fase. La entrada al turismo internacional se posibilitará en la segunda fase, pero solo restringida a la zona de la cayería norte y sur, sin opciones para trasladarse por el territorio de la Isla.

No está claro si la apertura de los aeropuertos para vuelos regulares se producirá el 1 de agosto, como trascendió esta semana a partir de fuentes diplomáticas.

Archivado en:

Ernesto Hernández Busto

Periodista y ensayista cubano. Fundador del sitio Penúltimos Días.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985