Howard y su víctima, Rayshard Brooks Foto © Departamento de Policia de Atlanta

Presentan cargos por asesinato contra policía involucrado en muerte de afroamericano en Atlanta

El fiscal del condado de Fulton (Atlanta, EE. UU.), Paul Howard, anunció este miércoles que el agente Garrett Rolfe, que disparó al ciudadano afroamericano Rayshard Brooks, se enfrenta a once cargos relacionados con la muerte del joven, entre ellos el de asesinato.

Los otros cargos contra Rolfe incluyen cinco cargos de asalto agravado, un cargo de daños criminales a la propiedad en primer grado y cuatro cargos de violación de juramento por parte de un agente, según las órdenes de arresto emitidas por la oficina del fiscal de distrito.

Un segundo policía presente durante el incidente, Devin Brosnan, enfrentará cuatro cargos, incluido un cargo de asalto agravado y tres cargos de violación de juramento, dijeron las autoridades.

Rolfe fue cesado después de que salieran a la luz imágenes del momento en que disparó por la espalda a Brooks, de 27 años de edad, cuando este huía con una pistola eléctrica (TASER).

El vídeo, que fue grabado por un transeúnte, muestra cómo Brooks forcejea con dos policías y sale corriendo tras quitarle la pistola eléctrica a uno de ellos. Mientras corría, Brooks dispara la pistola eléctrica y es entonces cuando Rolfe le dispara con su pistola. De ser hallado culpable, el agente podría enfrentarse a la pena capital o a una pena de prisión permanente sin posibilidad de ser indultado.

La autopsia realizada el pasado domingo confirma que Brooks recibió dos disparos en la espalda, y que murió por los daños que estos les produjeron en sus órganos vitales, así como por la pérdida de sangre, según recoge un comunicado de la Oficina del forense del condado de Fulton, Georgia.

Brooks al parecer se había quedado dormido dentro de su coche en un paso para pedidos de una hamburguesería de la cadena Wendy's. La grabación de la cámara de los agentes muestra a Brooks de pie ante los agentes en el aparcamiento, calmado. Él mismo confirmó que había bebido "una copa y media" mientras cooperaba con los agentes, a los que pidió que le dejaran aparcar allí su auto y caminar hasta casa de su hermana.

Los agentes confirmaron que estaba ebrio con una prueba de alcoholemia, pero cuando uno de los policías intentó ponerle las esposas, Brooks se sacudió y los tres acabaron en el suelo. Salió corriendo tras quitarle la pistola eléctrica a un policía y luego de dispararla en su carrera, el agente descargó su pistola. Brooks fue trasladado después a un hospital, pero no pudo sobrevivir.

Su caso se produce tan solo semanas después de que el afroamericano George Floyd muriera a manos de la Policía de Mineápolis durante una detención en la que uno de los agentes le pisó el cuello con la rodilla durante nueve minutos.

El agente, Derek Chauvin, también fue cesado por el cuerpo policial, aunque podría recibir más de $ 1 millón de dólares en beneficios de pensión, incluso, si es declarado culpable del crimen.

El suceso ha desencadenado protestas contra el racismo y la brutalidad policial tanto en el país como en diferentes ciudades de todo el mundo.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985