Playa de Miami (Imagen referencial) Foto © Captura de video de YouTube

Playas de Miami-Dade cerrarán el fin de semana del 4 de julio por aumento de casos de coronavirus

Las playas del condado de Miami-Dade en Florida cerrarán el acceso al público el fin de semana del 4 de julio, debido al aumento de casos positivos de coronavirus reportados en los últimos días.

El alcalde Carlos Giménez del condado Miami-Dade anunció el pasado viernes que se clausurarán playas y parques públicos y se prohibirán reuniones de más de 50 personas el Día de la Independencia, como medida para tratar de frenar la ola de nuevos contagios.

Giménez informó que este sábado emitirá una orden de emergencia para suspender la entrada de la población en playas y parques desde el sábado 3 de julio y hasta el miércoles 7 de ese mes.

“A medida que continuamos viendo más resultados positivos de la prueba del COVID-19 entre los adultos jóvenes y aumentos en las hospitalizaciones, he decidido que lo único prudente para detener este reciente aumento es tomar medidas enérgicas contra las actividades recreativas que ponen a nuestra comunidad en general en mayor riesgo”, dijo el funcionario en un comunicado emitido, citado por Univisión.

Durante esas fechas también estarán prohibidas todas las reuniones de más de 50 personas, sin importar el motivo.

Aquellos que se reúnan deberán cumplir las normas de seguridad exigidas por las autoridades sanitarias, como el uso de mascarillas y el distanciamiento social, con un máximo de cinco grupos de hasta 10 personas.

“Los fuegos artificiales (del 4 de julio) se deben ver desde la casa o desde un vehículo estacionado”, añadió el comunicado.

El anuncio echa por tierra la idea de cientos de personas que esperaban celebrar la fiesta nacional de Estados Unidos tomando el sol y disfrutando de las cálidas aguas de Florida.

El pasado 10 de junio las playas de Miami Beach y de otra ciudades de Miami-Dade volvieron a abrir tras casi 12 semanas cerradas. Desde entonces la población ha acudido masivamente a disfrutar de una de las principales fuentes de diversión en el condado, que además es de gran importancia para el sostenimiento de la economía.

La reapertura se produjo bajos fuertes restricciones que incluían el uso de mascarillas al ir al baño o a otros lugares, guardar la distancia, no llevar hieleras ni mascotas y no estar en grupos de mas de 10 personas ni jugar en grupos.

El cierre de las playas se suma a otras medidas adoptadas por las autoridades de Florida tras el agravamiento de la situación sanitaria.

La más reciente fue prohibir de manera inmediata el consumo de alcohol en los bares de todo el estado, una decisión que el Departamento de Regulación Comercial y Profesional (DBPR, por sus siglas en inglés) calificó de “prudente”.

En las últimas horas Florida implantó un nuevo récord, al detectar casi 9.000 casos de coronavirus, según los datos dados a conocer el pasado viernes por el Departamento de Salud local.

El Estado del Sol registró 8.942 nuevos pacientes de COVID-19, lo cual eleva el acumulado total a 122.960 desde la llegada de la pandemia al país, 3.366 fallecidos.

Miami-Dade es el condado más afectado, con más de 30.000 casos registrados.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985