Personal de la Empresa Eléctrica (referencia) Foto © YouTube/screenshot

Reincidentes en robo de energía eléctrica en La Habana pueden enfrentar penas de 3 meses a 1 año de privación de libertad

La Empresa Eléctrica de La Habana, que cuenta con unos 820 mil clientes residenciales, ha anunciado un aumento de las acciones contra el robo de energía, que incluyen sanciones de privación de libertad que rondan de los 3 meses a un año.

Hasta el momento la Empresa Eléctrica de la capital aplicaba una sanción administrativa, consistente en el cobro retroactivo de la energía robada y una multa por infracción de 500 y hasta 1000 pesos en casos de reincidencia. El cobro retroactivo se basaba en el cálculo de los equipos instalados en las viviendas.

Sin embargo, ante el aumento de casos de robo de energía, han decidido aplicar el artículo 325 del Código Penal, que establece condenas de tres meses a un año de privación de libertad, y una multa de 100 a 300 cuotas.

A mediados de junio, Granma dedicó un artículo a reseñar la preocupación de las autoridades del régimen sobre la existencia de más de 10 mil tendederas eléctricas en La Habana y en la provincia de Matanzas.

El encuentro del Consejo Energético estuvo centrado en analizar las ilegalidades en el sector, y de manera especial se debatió sobre las tendederas no metradas, asociadas a más de 5400 viviendas en la provincia de Matanzas, más de 1.000 hogares en Ciego de Ávila y alrededor de 5 mil en el caso de la capital.

Ramiro Valdés dijo que ante los consumos sin pagar y otros delitos no se puede actuar con tolerancia, y destacó que la responsabilidad recae tanto en las empresas eléctricas como en los propios consumidores, a quienes acusó de gastar más electricidad de la necesaria, por el simple hecho de no pagar por la que consumen.

Escasez de combustible y súplicas de ahorro

El Gobierno cubano, agobiado por la crisis de combustible y debido a la mayor permanencia de la población en sus casas por la pandemia de coronavirus, así como a las altas temperaturas registradas en la isla, ha venido insistiendo desde hace meses en la necesidad de incentivar el ahorro energético, tanto en el sector estatal como el residencial.

Las medidas de confinamiento social adoptadas, sumadas a las altas temperaturas, provocaron un aumento de la demanda de electricidad que superó cifras históricas y trajo como consecuencias algunos apagones, con el consecuente disgusto de la población.

El consumo del sector residencial llegó a ser tan elevado que ni siquiera el cierre de instalaciones de sectores estatales como el turismo, la educación y muchos centros laborales compensó la balanza, según insistieron en reclamar autoridades de la empresa eléctrica.

En abril, tras varios apagones ocurridos en algunos municipios de La Habana, la Empresa Eléctrica de la capital advirtió a sus residentes que el consumo energético estaba “disparado”, y los instó a ahorrar “por el bienestar de su propia familia”.

Al reclamo de mayor ahorro se ha sumado que la termoeléctrica Antonio Guiteras, de Matanzas, paró para un mantenimiento de 72 horas, en mayo, y anunció otro cierre de 15 días, a finales de junio, para ser sometida a nuevas reparaciones y mantenimiento.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985