Policía cubano en EE.UU. pide a Trump que libere a migrantes de la isla que están en centros de detención

El policía de origen cubano Sergio Rodríguez Beristain -quien reside y trabaja en EE.UU.- envió una carta al presidente Donald Trump en la que pide la liberación de los migrantes de la isla que permanecen internos en centros de detención del estado de Louisiana.

Rodríguez, que trabaja como oficial adjunto del sheriff en el condado de Jefferson, en Alabama, explicó al mandatario norteamericano que la mayoría de esos cubanos arribaron a Estados Unidos después de arriesgar sus vidas, y exponiéndose a muchos peligros por el camino, con el deseo de recomenzar sus vidas.

El oficial precisó que, lamentablemente, los migrantes cubanos están siendo “vistos como individuos peligrosos y personas sin ley que merecen ser deportados de vuelta a un país que no les dará la bienvenida”.

Rodríguez Beristain imploró que los migrantes cubanos tengan “la oportunidad de demostrar que son dignos de ser estadounidenses orgullosos, ya que están siendo tratados como basura por el simple hecho de que creen en la libertad y la justicia para todos, razón por la cual eligieron arriesgarlo todo".

En su carta, el oficial de origen cubano pide al presidente Trump que imagine lo que es “vivir con miedo todo el tiempo”, sabiendo que podría ser deportado y enviado de vuelta a “un país donde usted será castigado por no solo tratar de buscar una mejor vida para ti y tu familia, pero por simplemente pensar diferente”.

“Este es el entorno en el que viven millones de ciudadanos en Cuba", añade, y precisa que cuando los residentes en la isla levantan sus voces "sobre los graves niveles de maltrato y crueldad, muchos de ellos son acusados por algunos de ser un grave peligro para la ideología y la revolución" y "son enviados a una prisión realmente mala”.

El oficial -que en febrero visitó a su familia en Cuba y arribó al país vestido de Sheriff- dijo que los centros de detención no reúnen las condiciones mínimas y que la mayoría de los cubanos no han tenido la oportunidad de exponer sus casos ante jueces de migración.

Rodríguez Beristain que “el número de inmigrantes ilegales tiene que ser reducido y tratado, según la ley”, pero admite que como cubano también comprende la desesperación de los ciudadanos que abandonan la isla.

Tras apelar al corazón de “cristiano” del presidente, el oficial suplicó que considere la “humilde petición de concederles la oportunidad de reunirse con sus familias bien establecidas en los Estados Unidos de América, y ellos siempre estarán agradecidos con usted como presidente de los Estados Unidos de América y como hombre justo y líder”.

Sergio Rodríguez Beristain ha sido noticia en ocasiones anteriores por su postura contra el racismo en Estados Unidos. A comienzos de octubre de 2019 ganó notoriedad entre la comunidad cubana cuando relató la experiencia que vivió en carne propia cuando un matrimonio se le acercó con ofensas y le exigió que hablara en inglés mientras hablaba por teléfono con su mamá, que reside en Cuba. 

A continuación, reproducimos íntegramente la carta de Sergio Rodríguez Beristain al presidente Donald Trump pidiendo la liberación de los migrantes cubanos retenidos en centros de detención en Louisiana:

Carta de petición al presidente Donald J. Trump por la reunificación de los inmigrantes cubanos detenidos en los centros de detención de Louisiana.

5 de julio / 2020

Querido señor presidente, Donald J. Trump:

Estoy tomando este momento crucial para pedir su consideración y escribirle con la esperanza de que, como hombre de fe, con la gran responsabilidad de dirigir esta gran nación, usted concierne esta humilde petición.

Como oficial adjunto del sheriff con la oficina del sheriff del condado de Jefferson en Birmingham A. L, como ciudadano estadounidense, y como inmigrante profundamente preocupado por los niveles de malas condiciones en la detención de Louisiana. Centro donde cientos de jóvenes inmigrantes cubanos están siendo retenidos por entrar en nuestro gran país sin el proceso de inmigración adecuado.

Escribo como uno de los innumerables cubanos que tienen serias preocupaciones sobre el bienestar desesperación y temor, pero con la visión de una esperanza de que Dios proveerá un futuro mejor en esta gran nación.

Te escribo con un corazón esperanzador para los muchos hombres, mujeres y niños cuyas vidas están desgarradas o destruidas por un sistema que es indiferente a su dolor. Te escribo en medio de la guerra descarada de nuestros hombres y mujeres de azul y marrón, algunos de ellos son cubanos como yo o de origen cubano.

Estos cubanos retenidos en el centro de detención de Louisiana están siendo juzgados tristemente igual y vistos como individuos peligrosos y personas sin ley que merecen ser deportados de vuelta a un país que no les dará la bienvenida.

Te imploro que escuches las voces lloronas de esas madres y padres con hijos e hijas en esa instalación. Te imploro que conserven otorgarles la oportunidad de demostrar que son dignos de ser estadounidenses orgullosos, ya que están siendo tratados como basura por el simple hecho de que creen en la libertad y la justicia para todos, razón por la cual eligieron arriesgarlo todo, incluyendo sus vidas cruzando el mar o la frontera.

Como ciudadano común y corriente y oficial de policía, te insto a imaginar vivir con miedo todo el tiempo. Sabiendo que en cualquier momento usted podría ser deportado y enviado de vuelta a un país donde usted será castigado por no solo tratar de buscar una mejor vida para ti y tu familia, pero por simplemente pensar diferente.

Este es el entorno en el que viven millones de ciudadanos en Cuba. Cuando levantamos nuestras voces sobre los graves niveles de maltrato y crueldad, muchos de ellos son acusados por algunos de ser un grave peligro para la ideología y la revolución, otros son acusados de ser mentirosos difundiendo el pánico y las noticias falsas sobre la dura realidad de muchos cubanos en la isla de todo el país, otros de enemigos del sistema y son enviados a una prisión realmente mala.

No hay duda de que el número de inmigrantes ilegales tiene que ser reducido y tratado, según la ley. Y estoy de acuerdo en que debemos ser firmes cuando se trata de la inmigración ilegal. Pero como cubano que sabe y comprende el dolor de una madre, un padre, un hijo, una hija, estoy hablando en el nombre de sus lágrimas, sus lágrimas de dolor y desesperación.

Pueden por favor conciderar el caso de estos jóvenes cubanos, la mayoría de ellos de bien, de familias y ansiosos, no solo para reunirse con sus seres queridos, sino para trabajar duro, para servir a ayudar a esta gran naciòn, y para votar por un presidente que será justo.

Estoy apelando a tu corazón cristiano, citando lo que nuestro señor Jesucristo nos instruyó en la sagrada Biblia: las buenas noticias: padres, no dañen ni angustien a sus hijos, sino cuando los disciplinen.

Piensa en lo que Jesús hace. Dales gracia y compasión. Y ahora estos tres permanecen: fe, esperanza y amor. Pero el mayor de ellos es el amor. Porque es el amor lo que une a estos cubanos, a sus seres queridos en América, y son los valores familiares, Dios, y un líder amado lo que hace y mantiene a América Grande.

Solo soy un humilde siervo de la ley, sirviendo a Dios y a América, trabajando duro y luchando contra el crimen con coraje y honor. Honrando mi juramento como oficial de la ley y esta profunda gratitud que tengo en mi alma por la oportunidad de que esta nación grata me dio, y que solo podía soñar con tener en mi propio país, tener un hogar y una carrera de la que podría estar orgulloso. El mismo sueño de estos jóvenes buenos Dios temiendo a los cubanos ser detenidos en Louisiana. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, el nombre de las muchas lágrimas de tristeza y desesperación, que, durante tanto tiempo, nuestras madres cubanas, padres, hijas, hijos, esposos de la esposa habían derramado en el nombre de la humanidad.

Por favor, considere esta humilde petición de concederles la oportunidad de reunirse con sus familias bien establecidas en los Estados Unidos de América, y ellos siempre estarán agradecidos con usted como presidente de los Estados Unidos de América y como hombre justo y líder.

Gracias por amablemente, tomarse el tiempo para leer esta humilde petición. Dios te bendiga, señor presidente. Dios bendiga a los Estados Unidos de América.

Sinceramente:

Sergio Rodríguez Beristain.

Oficial adjunto del sheriff con la oficina del sheriff del condado de Jefferson en Birmingham A.L.

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985