Víctor Rodríguez y sus modelos Foto © Cortesía de Víctor Bikinis

Emprendedores cubanos rechazan que el gobierno pretende subordinarlos a empresas estatales

Pequeños y medianos empresarios privados cubanos discrepan de la intención gubernamental de subordinar sus negocios al improductivo e irrentable sistema empresarial estatal, constató CiberCuba con varios emprendedores, que están preocupados por el nuevo rumbo económico.

El anuncio oficial, en la Mesa Redonda del 16 de julio, de una ley de empresas que subordina la iniciativa privada al sector estatal ha caído como jarro de agua fría sobre los emprendedores cubanos que han conseguido sobrevivir a la crisis económica, la caída del turismo y el impacto del coronavirus en Cuba.

Las pequeñas y medianas empresas (PYMES) de Cuba llevan años reclamando una ley que les conceda personalidad y viabilidad jurídica, un sistema de mercados mayoristas y han sufrido la desaparición de 450 mil negocios en el primer semestre de 2020.

El economista cubano Omar Everleny Pérez Villanueva, sostiene que “los anuncios (del gobierno) son positivos, pero en la práctica todo se complica porque responden a una etapa de crisis, regresamos a un momento entre 1993 y 2004 cuando la economía funcionó con dólares”.

Pérez Villanueva, economista cubano / Foto: Cortesía de Omar Everleny

Hay que crear un mercado mayorista de verdad, que no tropiece con el desabastecimiento de materias primas a los privados porque entonces sucederá igual que siempre y nadie se aventura a tener un negocio, en esas condiciones”, aseguró Pérez Villanueva.

“Pese a las restricciones, los cuentapropistas se han articulado con mucha habilidad  a través del comercio electrónico, ellos cobran en Miami los servicios que ofrecen en La Habana y con más calidad que el sistema empresarial del Estado”, recordó el economista y profesor universitario.

Victor Manuel Rodríguez Rioseco, propietario de "Víctor Bikinis" dijo que “las nuevas medidas (gubernamentales) contienen restricciones porque nuestra actividad sólo va a complementar a las empresas estatales, ahí se ve que una cosa piensa el borracho y otra el bodeguero”.

Las tiendas en dólares no son una solución porque se vende a precios minoristas y eso aumenta la dependencia a las remesas familiares que son una cuerda floja que está casi llegando al piso”, señaló Rodríguez Rioseco.

“La participación de los empresarios privados en la economía de Cuba es vista (por el gobierno) como un mal necesario, pero realmente somos imprescindibles, aunque el mayor temor que tenemos es que, una vez se estabilice la situación económica, quieran dar un paso atrás”, afirmó el propietario de Víctor Bikinis.

Este lunes, el Gobierno cubano procederá a la apertura de 42 tiendas, de un total de 72, para la venta en dólares, mediante tarjetas electrónicas con respaldo en cuentas bancarias, de alimentos y otros artículos de primera necesidad, según anunció el ministro de Economía, el jueves pasado.

"Curiosamente, esas tiendas van a funcionar como minoristas para la venta al público y -al mismo tiempo- como mercados mayoristas para PYMES", concluyó Rodríguez Rioseco.

Archivado en:

Ángel M. Rodríguez Pita

Ángel M. Rodríguez Pita (La Habana, 1989). Estudioso del emprendimiento y la economía cubanos.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985