Playa de Varadero (Imagen referencial) Foto © CiberCuba

¡Hasta cuándo son los quince de Jacqueline!

Las recientes informaciones e imágenes del maltrato infligido al turismo nacional en Varadero confirman la pasión anticubana de la casta verde oliva que -para su supervivencia, desde la época de Fidel Castro Ruz- privilegia al extranjero y al emigrado por encima de quienes se han quedado en Cuba sufriendo la desventura comunista de OFICODA y milicia.

Los jerarcas anticubanos siguen vejando al pueblo con tarifas de atracos para alimentos en dólares, dos libras de carne cuestan casi 500 pesos a una familia; y aún los privilegiados que pueden ir a Varadero por su circunstancia económica propia o FE, entiéndase Familiar en el Extranjero; también son atropellados con mal servicio y escasez de alimentos, pese a que pagan en CUC o divisas extranjeras.

¡Hasta cuándo son los quince de Jackeline! La casta verde oliva debe cesar en su pisoteo de los derechos de los cubanos y respetar a todos los ciudadanos, independientemente de su poder adquisitivo y su posicionamiento ideológico frente a la dictadura.

El castigo infligido a los emigrantes con tasas consulares de atraco a mano armada son inmorales e ilegales, pero entendibles -en esa lógica de atracadores- porque se trata de cubanos que decidieron no compartir la pesadilla del futuro luminoso, para el que debe atravesarse un desierto sin luz, agua potable, sin comida, sin aseo y sin artículos de limpieza.

Pero castigar al cubano que vive en el martirio y, además, hace un esfuerzo para disfrutar unas días de vacaciones en Varadero o otro sitio turístico abierto al nacional; es una insensatez económica porque los turistas extranjeros tardarán en volver y cuando vuelvan serán los habituales del segmento medio-bajo mezclados con compradores de sexo barato y simpatizantes del tardocastrismo.

En enero, el turismo extranjero había bajado en Cuba un 20% y no había coronavirus; y en 2019 la afluencia de visitantes se había desplomado un 9,35%, gracias a la nefasta gestión de Manuel Marrero Cruz, pese a lo que fue promovido al cargo de Primer Ministro, por los servicios prestados al General de Brigada Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, a quien siempre ha servido como un criado obediente.

Cuando alguien paga por una habitación de hotel y contrata unos servicios merece el máximo respeto y una atención que provoquen satisfacción que se traduzcan en propinas y en una pronta vuelta, o al menos, repetición de vacaciones al año próximo.

Mientras los cubanos sigan siendo ciudadanos de segunda categoría en su propia tierra, Cuba seguirá siendo una nación fallida y la patria os contemplará dolida ante tanta humillación inflingida por un grupito parásito e incapaz de solucionar los graves problemas que padece el país.

Ser cubano se ha convertido en una desgracia nacional por culpa del Buró Político, que luego se rasga los uniformes verde oliva y las guayaberas de hilo porque los cubanos hacen cualquier cosa con tal de huir de ese paraíso de baba sin quimbombó, aunque sea temporalmente como diplomáticos, funcionarios y sanitarios en busca de su salvación personal, mientras la dictadura proclama que Cuba salva.

¿Cómo Cuba pretenden salvar al mundo, cuando no es capaz de producir ni limones y reduce a sus instruidos y capaces ciudadanos a dolientes ante la Mesa Sueca semivacía de un hotel en Varadero y al resto a meros mendigos del comunismo de compadres que los asfixia?

"Cheíto" Rodríguez, inhabilitado por tenencia de dólares / Foto: Vanguardia

Al cubano que pillaran con un dólar en el bolsillo, iba a la cárcel o lo asesinaban civilmente como hicieron a Pedro José "Cheíto" Rodríguez, uno de los bateadores más grande de la pelota revolucionaria, que ha acabado rindiéndose a la esclava porque ya todos van a jugar a la rueda, rueda de pan, canela y billetes verdes, como el caimán de Nicolás Guillén.

El cubano que no tenga dólares es Juan sin nada gracias a que la revolución antiimperialista que calzó a Nemesia, flor carbonera, no puede vivir sin los dólares yanquis. ¡Como cambian los tiempos Venancio, que te parece!

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Playlist de videos en CiberCuba


Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985