Cubanos haciendo cola para comprar en CUC / Tiendas en USD surtidas Foto © Facebook

Periodista cubano sobre nueva estrategia económica del Gobierno: ¡Ahora sí vamos a construir el capitalismo!

Jorge Fernández Era, editor del Instituto Cubano de Investigación Cultural "Juan Marinello", lanzó duras críticas a la actual política económica del país, así como a las nuevas tiendas en divisa a las que no tendrá acceso la mayoría de los cubanos. 

El periodista indicó sentirse humillado con estas variantes que subvierten un ideal impuesto durante décadas, bajo el cual decenas de cubanos debieron alejarse de los familiares que habían abandonado el país por temor a represalias. 

Frente a esa realidad histórica, Fernández Era señaló en Facebook la falta de recato a la hora de abordar los cambios en Cuba, con los cuales no está de acuerdo gran parte de la población.

Dijo que la televisión oficial ha ponderado tales medidas a un punto tal, que "poco faltó para la consigna ¡Ahora sí vamos a construir el capitalismo!".

"Es chiste de mal gusto que se televise un reportaje sobre la inauguración —corte de cinta y todo— de la tienda en MLC “El Sable” —poco faltó para la consigna ¡Ahora sí vamos a construir el capitalismo!— y se olvide de que una mayoría no puede comprar en ella porque vive de hacerse el harakiri", expresó.

"No puedo callar cuando a la dignidad, con lo cara que ha costado, me la pintan digna de ser subsidiada", subrayó.

Su post también hace un recuento histórico de cómo el régimen cubano sembró el odio hacia lo que viniera o formara parte de Estados Unidos, incluidos los exiliados de la isla.

Narró que a los 15 años, mientras él cosía pelotas en la industria deportiva de la Lenin, una joven estadounidense de la brigada Venceremos le regaló un lapicero por la destreza con que realizaba su trabajo, y luego recibió un acto de repudio y la orden de entregar el presente. 

"Un profesor, por demás dirigente de la UJC, exigió me desprendiera del regalo. Ante mis dudas, pidió la atención de la concurrencia y me hizo pasar la vergüenza de arengar a mis compañeros que actitudes como esa mancillaban la dignidad que defendíamos, que nada había que recibir del enemigo aunque estuviera disfrazado de solidaridad", comentó.

Recordó, además, que los valores aprendidos desde pequeño "incluían cortar todo vínculo con los familiares que habían volado al norte", como una tía cuyas cartas nunca pudo leer, pues su madre las quemaba por miedo a ser sancionada. 

"La dignidad es lo primero, me dijeron siempre. Hoy, ante una crisis que se hizo más visible, pero que nos golpea hace rato, tratan de convencerme de que los dólares de aquellos que escupimos y conminamos a que se fueran hace cuarenta años porque 'no nos eran necesarios', son los que van a sacarnos a flote y se convierten en el arroz con pollo de estas Medidas Libremente Cuestionables que dejan mal parado a Martí cuando proclamó que 'Cuba no anda de pedigüeña por el mundo'", afirmó.

También criticó el discurso oficialista que acusa de ser como "la piltrafa humana que habita a noventa millas" a los cubanos que preguntan, cuestionan y se rebelan contra las políticas anunciadas. 

Dijo que espera, mínimamente, que el dinero recaudado en las nuevas tiendas en dólares sirva para ampliar la oferta de 47 productos que según el régimen estarán a la venta en los establecimientos en CUC o CUP, a fin de que quienes no reciben moneda estadounidense (porque fueron obligados a rechazar a sus familiares) puedan acceder a otros artículos sin rebajarse "a mendigar un dinero que no gané con mi trabajo, con mi conciencia, con mi confianza en el futuro".

El texto del periodista Fernández Era responde a un malestar extendido entre la población del país tras la apertura el 20 de julio de 72 tiendas en las cuales solo se admitirán dólares o euros. 

Aunque el ministro de Economía, Alejandro Gil, aseguró que la venta de alimentos y artículos de aseo en CUP y CUC se mantendrá, los cubanos deben hacer enormes colas para adquirir esos productos de primera necesidad, la mayoría de las veces normados, mientras que en los nuevos establecimientos hay ofertas a las que no pueden acceder.

Hace algunos días otra periodista cubana mostró su misma frustración y dijo que no podía entender que "hoy necesite cosas elementales que no están a mi alcance porque no tengo a nadie que me ponga en la tarjeta dinero del enemigo que quemé en las fiestas del CDR en forma de muñecón. Yo no tengo a ninguna persona de esas que no creyeron, ni soñaron y mucho menos confiaron, que me envíe dinero".

Y concluyó que el gobierno cubano la había "traicionado".

Archivado en:

Comentarios


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

 +34621383985