El presidente Trump en acto de campaña en Florida Foto © The White House

Trump en Miami: "Esta elección es entre el sueño americano y el caos"

El presidente Donald Trump invitó a elegir “entre el sueño americano y el caos”, en un acto de campaña ante votantes hispanos en Miami, en momentos en que las encuestas muestran una carrera apretada en el estado políticamente indeciso más grande del país.

Rodeado por empresarios nicaragüenses, colombianos, puertorriqueños y hondureños, en su complejo de golf de Doral, el presidente Trump lanzó un mensaje de optimismo y prosperidad económica con el que espera ganarse a un grupo más amplio y diverso de la población hispana de la Florida, el estado más grande en el que las encuestas no arrojan un claro resultado de preferencias de los electores.

Con un tono diferente al de la campaña de hace cuatro años –cuando empleó una retórica más nacionalista y excluyente–, Trump intenta ganarse a un mayor número de votantes hispanos. “Los hispanoamericanos enriquecen nuestra nación más allá de toda medida”, dijo el presidente en el Trump National Doral Miami.

“Ellos defienden nuestros valores compartidos”, sostuvo el candidato republicano, refiriéndose a los votantes latinos. En una mesa de banquetes compartida con empresarios inmigrantes -y ambientada con las banderas de Honduras, El Salvador, Venezuela, Cuba, Colombia y Nicaragua-, invitó a los electores a elegir “entre el sueño americano y el caos”.

“Joe Biden acabará con la economía de la Florida”, dijo Trump durante el acto, que coincidió con el envío de millones de boletas por correo en el estado. Con las encuestas mostrando una reñida carrera en el estado más cambiante de la nación, Trump llegó el viernes a Miami con el objetivo de pescar votos entre el electorado hispano indeciso.

La victoria electoral de Trump en Florida podría depender del apoyo que reciba entre los 2.4 millones de votantes hispanos del estado. En este sentido, los resultados que obtenga en el condado de Miami-Dade pueden ser cruciales para su campaña.

El condado, integrado por una comunidad de tendencia izquierdista de mayoría hispana, puede convertirse en un caladero de votos para el republicano gracias a la consolidación de cubanoamericanos detrás del presidente, según refleja un artículo del Miami Herald.

Pero los cubanoamericanos de tendencia conservadora comprenden alrededor de un tercio de los votantes hispanos del estado. Los otros dos tercios provienen de Puerto Rico, Colombia y otros países latinoamericanos y muchos de ellos se manifiestan indecisos, o no se identifican ni con el Partido Republicano ni con el Demócrata.

Con esos datos, es normal que ambas campañas persigan fuertemente a las comunidades hispanas de Florida.

A principios de este mes, la compañera de fórmula de Biden, la senadora estadounidense Kamala Harris, visitó un restaurante de arepas en Doral, donde se concentra la mayor comunidad de exiliados venezolanos del país. Por su parte, Biden buscó el apoyo de la gran comunidad puertorriqueña de Florida Central viajando a Kissimmee para demostrar que los ha estado escuchando.

La campaña de Biden, que goza de más apoyo que la del republicano entre los votantes hispanos no cubanos, ha tratado de alejar a los latinos del presidente criticando la retórica migratoria de línea dura de Trump. Asimismo, ha criticado el empeño de la actual administración para aniquilar el Obamacare durante la pandemia del coronavirus.

El condado de Miami-Dade es el que más inscritos tiene el Obamacare en todo el país. Por ello, la campaña de Biden ha aprovechado la presencia de Trump en Miami-Dade para lanzar un comunicado diciendo que "luchar para robar la atención médica durante una pandemia no es liderazgo. Es débil y cruel".

“Mi promesa para ustedes es simple”, dice Biden en el comunicado. “La atención médica es un derecho, no un privilegio, y una administración de Biden-Harris trabajará todos los días para ampliar el acceso a la atención médica de calidad para todos los estadounidenses”

Pero los asesores de Trump creen que un mensaje centrado en la economía y el empleo tendrá éxito en una comunidad llena de propietarios de pequeñas empresas. Por otro lado, no creen que sus enérgicas medidas contra los inmigrantes indocumentados le afecten entre el electorado hispano.

“Echamos a miles y miles de personas fuera del país cada año”, dijo Trump el viernes. “Las personas que entienden la frontera mejor que nadie son los hispanos. No quieren que la gente mala entre al país".

Hay indicios de que las repetidas propuestas de Trump a las comunidades hispanas de Miami, incluida la preselección de la cubanoamericana nativa de Hialeah Barbara Lagoa como posible candidata a la Corte Suprema, están atrayendo potenciales votantes a su campaña.

Cuatro años después de que la entonces candidata demócrata Hillary Clinton venciera a Trump en el condado de Miami-Dade por casi 300.000 votos, una encuesta reciente de Bendixen & Amandi International encontró un mejor desempeño del presidente entre sus habitantes.

En un escenario marcado por la incertidumbre, el candidato Trump no ha dudado en hacer llegar un mensaje directo a los electores de Florida que permanecen indecisos. En su estrategia política, la polarización del mensaje sirve como revulsivo para movilizar a los suyos, y quizás también para convencer a quienes todavía dudan de cara a las elecciones del 3 de noviembre.

Un reciente sondeo de Telemundo, NBC News y The Wall Street Journal, publicado el 20 de septiembre pasado, refleja que el 62% de los votantes hispanos en EE.UU. votaría a favor de Biden en las urnas, mientras que el 26% lo haría a favor de la reelección del presidente Donald Trump.

Sin embargo, en el estado de Florida, otra encuesta de NBC News/Marist, del 15 de septiembre, mostró a los dos contendientes a la Casa Blanca empatados, y a Trump con una ventaja de 4 puntos sobre Biden entre los latinos de la Florida.

 

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985