Medición de temeperatura en zona en cuarentena en Ciego de Ávila Foto © Periódico Invasor

Gobierno cubano reconoce "falta de oportunidad en el diagnóstico" de pacientes con COVID-19 en Ciego de Ávila

La situación epidemiológica en Cuba se agrava y autoridades y el periódico Granma ya hablan de “rebrote” del COVID-19.

El Grupo Temporal de Trabajo para el control de la epidemia -que encabezan el presidente Díaz Canel, el primer ministro Marrero Cruz y José Ángel Portal Miranda, ministro de salud- se reunió ayer para analizar la situación de Ciego de Ávila, La Habana, Mayabeque, Matanzas y Sancti Spíritus,  provincias donde se reportaron nuevos casos de positivos.

El titular de salud pública, quien se encuentra en Ciego de Ávila, explicó que las evaluaciones que se han realizado en el terreno han evidenciado, en algunos casos, falta de oportunidad en el diagnóstico.

“Tenemos que ser oportunos en el diagnóstico, oportunos en el aislamiento y también en la evaluación de los sospechosos con riesgos, para un manejo diferente y comenzar temprano el tratamiento”, indicó el ministro José Ángel Portal. La preocupación crece entre las autoridades del país, ante el riesgo de aumento de casos y saturación del sistema de salud.

El aumento de números de casos positivos en Ciego de Ávila (385) y de muertes (14), hacen del rebrote de septiembre un fenómeno más extendido y letal de lo que se esperaba. Los casos graves y críticos de la enfermedad también han aumentado (50 con infecciones respiratorias agudas), al igual que el número de personas en vigilancia por la atención primaria (7148).

A esta circunstancia se suma la cuarentena impuesta en el Hospital Provincial Docente Antonio Luaces Iraola, que cerraba sus instalaciones el pasado 7 de septiembre. La provincia de Ciego de Ávila muestra una tasa de incidencia de 57,66 casos por 100 mil habitantes, la mayor tasa del país según datos oficiales.

La gestión de la pandemia ha sido complicada y hasta polémica en todas partes del mundo. Las estadísticas oficiales y las decisiones de las autoridades han sido cuestionadas y criticadas en todos los países. En el caso de Cuba, las propias autoridades empiezan a reconocer fallos en su gestión, lo cual pudiera ser una muestra de preocupación ante las cifras del rebrote.

En Cuba la opacidad con las cifras es una política de Estado, incrustada en el comportamiento de un gobierno que lleva seis décadas “en pie de guerra” sin dejar que “el enemigo” se entere de sus datos reales. Las autoridades están acostumbradas a comunicar sus análisis y decisiones en base a datos oficiales que no se corresponden con la realidad.

Cuando alguna de estas autoridades informa de aspectos que deben ser mejorados, es porque los números indican que algo está yendo francamente mal. El análisis realizado por el Grupo Temporal de Trabajo para el control de la epidemia da señales de que la situación es más grave de lo que el propio gobierno y sus medios oficiales reconocen.

El periódico Invasor, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba en la provincia de Ciego de Ávila, entrevistaba ayer a Osvaldo Ivañez González, Director provincial de Salud. Su tono reflejaba un elevado grado de preocupación por lo que sucede en la región.

“El escenario es tan alarmante que hoy se encuentran ingresados 1 502 pacientes en todos los centros de vigilancia, entre ellos, 446 son sospechosos y 1 041 corresponden a contactos tanto de casos confirmados como de sospechosos. Solo en la última jornada fueron ingresadas 297 personas”; declaraba en entrevista el doctor Ivañez González.

En un artículo de este medio, titulado “COVID-19 en Ciego de Ávila: rumores y aciertos” se aprovechaba la ocasión para dar cifras oficiales y desmentir informaciones que circulan por la provincia. Cuando el órgano oficial del PCC sale a desmentir rumores de la ciudadanía, algo va mal.

El periódico Invasor aprovechó la entrevista al doctor Ivañez para informar a familiares de la población penal que se encuentra en la carretera a Sanguily (km 3 y medio) que “se han tomado todas las medidas”. Lo cual confirma que las informaciones sobre un brote en esta prisión no son rumores.

“Nos encontramos realizando junto a los servicios médicos del MININT una serie de acciones… y tenemos garantizada toda la atención que requiere la enfermedad tanto para los trabajadores como para la población penal, en caso de que alguno de estos últimos resulte positivo”.

Sobre el número de fallecidos el doctor Ivañez aprovechó para aclarar que “a los pacientes positivos se les realiza un PCR evolutivo al noveno día de diagnosticada la enfermedad que, de ser negativo, deja de ser COVID-19”, por ende “todo el que tiene COVID no fallece por COVID. Es posible que un paciente haya tenido COVID-19 pero falleció por una enfermedad de base.”

Según el periódico Granma, en números generales, Cuba contabiliza 5412 casos de coronavirus, con 120 fallecidos, para una letalidad de 2,21%. Los pacientes ingresados en hospitales, son 558 y de ellos, el 98,5% con una evolución estable. En las salas de cuidados intensivos se atienden tres personas en estado crítico y cinco graves.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985