Médicos cubanos en Venezuela Foto © Xinhua

Carlos Vecchio dice que nueva delegación de médicos cubanos a Venezuela es “inteligencia disfrazada”

El representante en EE.UU. del gobierno de Juan Guaidó, Carlos Vecchio, dijo que la nueva delegación de médicos cubanos para tratar el coronavirus en Venezuela es “inteligencia disfrazada”.

“Más inteligencia cubana disfrazada entre ‘médicos’ y con ello más saqueo de petróleo venezolano a Cuba. Maduro sabe que no controla el país ante la crisis social y que su fraude no resuelve la crisis”, tuiteó Vecchio este domingo.

“La comunidad internacional debe actuar bajo R2P como solicitó el presidente Guaidó", agregó.

La denuncia de Vecchio se produce luego de que Dagoberto Rodríguez Barrera, embajador de Cuba en Venezuela, anunciara la llegada de 150 médicos de los mil previstos para este año.

En las últimas semanas han llegado a Venezuela 376 supuestos galenos, completando un total de mil cubanos. A estos se sumarán otros mil antes de fin de año, de acuerdo a lo anticipado por Rodríguez Barrera.

“Un mensaje importante con esta llegada es que la voluntad del gobierno de Venezuela y de Cuba de seguir fortaleciendo nuestros lazos de hermandad y solidaridad es infinita”, apuntó el funcionario.

Según el balance de las autoridades venezolanas, el país cuenta ya con más de 22.000 médicos cubanos para atender a las víctimas del coronavirus.

Venezuela registra un total de 70.406 casos y 581 fallecidos por coronavirus desde que se detectaron los primeros contagios el pasado marzo.

La exportación de servicios sanitarios constituye una de las principales fuentes de ingresos del régimen cubano. En 2018, último año de estadísticas oficiales, Cuba obtuvo $6,400 millones por la exportación de servicios de salud humana y de atención social, así como alrededor de $990 millones en servicios de apoyo para las llamadas “misiones internacionalistas.”

Dichos ingresos se obtienen mediante la contratación de personal médico a más de setenta países por parte del Estado cubano, que confisca más del 70% de sus salarios y comete otras violaciones graves y sistemáticas a sus derechos, como han denunciado numerosos activistas y organizaciones.

Desde marzo pasado, el gobierno cubano ha aprovechado la pandemia del COVID-19 para enviar a miles de trabajadores en “brigadas de emergencia” a más de 40 países, en condiciones laborales que podrían considerarse "trabajo forzoso".

Aparte de las millonarias remuneraciones que le suponen, le ha servido para lanzar una gran campaña propagandística mundial que proclama a su explotador negocio como “gesta humanitaria” de “ayuda solidaria.” El gobierno cubano incluso ha movilizado a su cuerpo diplomático y sus vastas redes internacionales en una cruzada para nominar a las brigadas médicas cubanas para el premio Nobel de la Paz.

En julio, la organización Human Rights Watch (HRW) denunció las “normas dacronianas” impuestas por el Gobierno cubano al personal sanitario que envía en misiones médicas al exterior, incluidos los profesionales de la salud que han viajado a otros países para ayudar a combatir la pandemia de coronavirus, instando a los gobiernos de los países de acogida a garantizar el respeto a los Derechos Humanos de estos cooperantes.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985