Marino Murillo Jorge Foto © Captura de video Mesa Redonda / Vanguardia

Marino Murillo: "El desmonte de la libreta será cuando la economía evolucione y haya oferta suficiente"

El Gobierno cubano afirmó el miércoles que el desmonte de la libreta de abastecimiento será de manera gradual cuando la economía evolucione y hayan recursos suficientes. 

"Tendrá que ser de manera muy gradual cuando la economía evolucione y haya oferta suficiente para determinados productos que se puedan sacar luego de ese mecanismo de distribución", afirmó Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo de los Lineamientos económicos de Cuba, en el espacio televisivo Mesa Redonda.

El funcionario respondió a los cuestionamientos de la población cubana, sometida a una permanente escasez y con la amenaza de que el gobierno quite los subsidios a los pocos alimentos que se venden en las bodegas.

Ante las interrogantes de los televidentes, Murillo Jorge señaló que la libreta de abastecimiento "es un mecanismo extremadamente costoso en términos de logística. Un porciento  grande de los productos de la libreta se ponen en la bodega para que estén disponibles el día primero, y hay una tendencia que la gente saca los productos en los primeros 10 días y el resto de los días la bodega prácticamente no tiene actividad", expresó.  

Por otra parte, defendió que como mecanismo de distribución en la escasez ha demostrado tener "una eficiencia muy grande".

"En estos momentos, aún cuando algunos productos tú le quites el subsidio, es válido dejar la libreta como mecanismo de distribución. Es un instrumento que medio de la situación de escasez estamos viviendo que nos garantiza la distribución y dejar un grupo de productos subsidiados también es válido. Creo que usarla en estos momentos es válido", reiteró.

El pasado 8 de octubre, el mandatario Miguel Díaz-Canel puntualizó que en una primera etapa se mantendrá la libreta de abastecimiento como mecanismo que asegura el acceso de los ciudadanos a artículos básicos, pero que "después, cuando nuestros mercados tengan otra situación y avancen un grupo de relaciones económicas y financieras, tendremos que ir evolucionando para suprimir la libreta".

Lo cierto es que ya por la libreta en Cuba dan muy pocos productos, muchos han desaparecido o los han sacado a la venta como productos liberados y a un mayor precio. 

En medio de la crisis del coronavirus y la escasez generalizada en el país el gobierno ha recurrido a la libreta para repartir los productos de las tiendas en CUC. 

Sin embargo, su eliminación preocupa a los cubanos, que reconocen que los productos son insuficientes pero al menos pueden acceder a alimentos básicos como el arroz y el azúcar a precios subsidiados una vez al mes, lo cual aligera por algunos días la carga económica en los hogares de la isla, especialmente de aquellos con menos recursos. 

Por ello, muchos califican de cinismo algunas afirmaciones del gobierno sobre la eliminación de la libreta: el pasado lunes Díaz-Canel se refirió a este mecanismo como "subsidios indebidos", y este jueves el diario oficialista Granma llegó a afirmar que "la existencia de la canasta familiar normada, introducida en los años 60 con una vocación de igualdad, ahora contradice en su esencia el principio de distribución socialista de "a cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo", un criterio que obvia la situación de crisis que atraviesan a diario los cubanos. 

La denominada libreta de abastecimiento fue instaurada por Fidel Castro el 12 de marzo de 1962 para la distribución de alimentos y otros productos como parte de la Canasta Básica en la isla.

Si bien los precios son bajos, la couta es insuficiente para la familia.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985