DEP Manuel Serrano, Presidente y CEO de Sedano's Foto © Facebook / Sedano's

Fallece Manuel Herrán, fundador de los supermercados Sedano’s de Miami

Manuel Herrán, presidente de la cadena de supermercado Sedano’s, falleció el pasado jueves en Miami a los 83 años, víctima de complicaciones provocadas por la diabetes, dijeron fuentes familiares al periodista Carlos Frías del Miami Herald.

Llegado a Estados Unidos como inmigrante, Manuel Agustín Herrán destacó por su inmensa generosidad, que compaginó sin problema alguno con su exitosa carrera como empresario. Es conocida su disposición a ayudar a todo inmigrante que llegara buscando trabajo sin saber hablar inglés.

Herrán llegó a convertir Sedano’s en la cadena de supermercados hispanos más grande del país, entre las de propiedad independiente. En sus establecimientos, Herrán siempre encontraba un hueco donde colocar a un inmigrante recién llegado con ganas de trabajar, incluso si no estaba contratando.

En sus 35 establecimientos, los clientes -la mayoría hispanos- encontraban los productos típicos de la cocina de sus países de origen. Con estanterías repletas de comidas que estos reconocían, en Sedano’s se encontraban los olores, los sabores y el idioma compartido que hacían que sus clientes se sintieran identificados con la marca.

En sus orígenes, Sedano’s fue una tienda de abarrotes comprada en 1962 por el tío de su esposa, Armando Guerra, al empresario René Sedano en Hialeah. Guerra decidió dejarle el nombre original y comenzó administrando una tienda de 370 m2, a partir de la cual sentó las bases para luego expandir su negocio.

En esa fase de crecimiento y expansión, Herrán fue el hombre clave. Nueve años después de haber adquirido la tienda, Armando Guerra se trajo a Manuel para que le ayudara con la gestión. Herrán abandonó Atlanta, donde se encontraba trabajando en una tienda de ropa y viviendo con su familia, luego de haber escapado de la vorágine de los primeros años de revolución. En Atlanta fue donde conoció a Nyria, quien sería su esposa durante 56 años.

En aquella primera tienda de abarrotes de 4.000 pies cuadrados, Herrán creó el modelo que luego reproduciría en la cadena de supermercados que llegaría a presidir y gestionar. Unas tiendas en las que se vieron reflejados los gustos de casi medio millón de cubanos que llegaron al sur de Florida entre el año 59 y la década de los 70, reviviendo en ellos la memoria del paladar y los aromas que flotaban en su nostalgia.

Sin embargo, Herrán no era de orígenes cubanos, sino españoles. El mayor de cinco hermanos, Herrán nació en Arenal, un pueblo de la provincia de Ávila, de 500 habitantes en aquel entonces. Allí vivió hasta los 14 años, cuando su familia decidió emigrar a Cuba en busca de mejor fortuna, como tantos emigrantes españoles de la época.

Herrán creció en una casa de madera de tres habitaciones y dos pisos, sobre el establo de vacas lecheras que criaban, como era costumbre en tantos pueblos castellano-leoneses. Allí, frente la casa de su infancia, decidió Herrán construir una nueva vivienda donde ahora pasan los veranos sus hijos y nietos, disfrutando del entorno tranquilo que él conoció de pequeño.

“Tengo un enorme vacío en el corazón”, dijo al Miami Herald Agustín “Tino” Herrán, hijo mayor de Manuel, quien funge como director general de la cadena. Manuel Herrán fue el patriarca querido en la familia.

Para 1979, fecha en la que muere su tío Armando Guerra, Sedano’s había alcanzado la solidez suficiente como para empezar a expandirse. Fue entonces cuando Herrán llamó a sus tres hermanos, que se habían establecido en Elizabeth, Nueva Jersey, para que lo ayudaran a abrir otros supermercados Sedano’s. A finales de ese año, ya habían abierto cuatro establecimientos en Miami-Dade.

Un ejemplo de su amor y profundo sentido de responsabilidad hacia la familia lo constituye la relación que siempre mantuvo Manuel Herrán con su hermana y demás familiares que se quedaron en Cuba, viviendo en la finca familiar en Zaza del Medio.

Como reseña el periodista Wilfredo Cancio en su página de Facebook, “la historia de Manolo Herrán es un espléndido testimonio del sueño americano cumplido a fuerza de trabajo, tesón y solidaridad con los suyos. Es una historia española y cubana a un tiempo, y unos y otros deberíamos celebrar su vida como una contribución auténtica al éxito de la inmigración cubana e hispana en esta nación”.

Español de nacimiento, pero cubano de pies a cabeza, Manuel Herrán dio con la fórmula empresarial que lo convirtió en el rey de los gustos latinos en Estados Unidos. Cadenas como Publix y Winn-Dixie tenían pasillos de “comidas étnicas”, pero Sedano’s ofrecía otra filosofía.

Herrán no basó su negocio en el exotismo, sino que ofreció a sus clientes mayoritarios la posibilidad de comprar los productos de sus tierras originarias con naturalidad, sin sentir que las yucas y plátanos, o el comino y el laurel fuesen productos “étnicos”, sino los que demandaban una comunidad afianzada en la Florida a pesar de sus orígenes latinos.

El proceso de adaptación de esta comunidad le debe mucho a Sedano’s, un espacio más que una tienda, donde se integraban los gustos del hogar y la vida dejada atrás con la dinámica del nuevo país que los acogía. Sedano’s le hizo la vida diaria más fácil a esta comunidad de hispanos en la Florida.

Para dar una idea de la personalidad de este empresario, basta con la historia del día que abrió su tienda más nueva. Según refleja el obituario del Miami Herald, ese día, Herrán le pidió a sus empleados reorganizar todo un pasillo completo, si ni siquiera avisar a su hijo, que fungía como director ejecutivo. Es conocido que Herrán prefería pasar sus días en las tiendas, hablando con todos sus empleados, incluso siendo ya el presidente de la empresa.

Otro ejemplo elocuente de quien fue este generoso empresario fue el compromiso de Sedano’s de contratar a 400 empleados que tuvieron que ser despedidos cuando los restaurantes cubanos Versailles y La Carreta se vieron obligados a prescindir de ellos al comienzo de la pandemia.

De lo que en su origen fue una tienda en Hialeah, Herrán terminó levantando un emporio empresarial de 35 establecimientos en la Florida, desde Orlando a Homestead. A Manuel Herrán le sobreviven su esposa, Nyria, y sus hijos, Agustín Herrán y Magalys Santana; y sus cuatro nietos, Isabell y Victoria Herrán; Andrew y Adam Santana

Descanse en paz este cubano-español de bien, próspero y generoso. La familia realizará un entierro privado este 17 de octubre.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985