Calle de La Habana Foto © CiberCuba

Marcan las casas de sospechosos de coronavirus en La Habana

El Gobierno de La Habana ordenó colocar pegatinas en las casas donde viven las personas que han sido contactos de pacientes de coronavirus o son sospechosas de tener la enfermedad, para evitar que vecinos o amigos se acerquen y se infecten.

Según una información del semanario Tribuna de La Habana, al enclaustramiento obligatorio de esas personas se le denomina aislamiento domiciliario.

Se trata de una nueva modalidad, surgida tras el cierre de todos los centros de aislamiento en el país. La medida ya se aplica en otras provincias como Pinar del Río, donde aproximadamente 200 viviendas que están en condiciones de aislamiento tienen pegatinas en sus puertas para identificarlas.

La bloguera independiente y directora del diario digital 14yMedio Yoani Sánchez, publicó en su muro de Facebook la imagen del portal de una casa donde se colocó uno de estos carteles, con el texto: “Quédate en casa, por tu salud, por la nuestra, por todos. Viraliza”.

Todos los que tienen síntomas de tener el COVID-19 deberán permanecer recluidos en sus hogares, para ser monitoreados por los médicos de la familia.

En reunión del Consejo de Defensa Provincial (CDP) de La Habana del lunes su presidente, Luis Antonio Torres Iríbar, subrayó la necesidad de ejecutar acciones de supervisión, para conocer de primera mano qué está pasando con los ingresos domiciliarios y si se están respetando los protocolos sanitarios.

El dirigente recalcó que además del médico de la familia debe existir el control y participación de los CDR, la FMC y el Poder Popular, los cuales deben mantener chequeos permanentes a las viviendas señaladas para comprobar si se cumplen las medidas orientadas.

Torres Iríbar también pidió a los organismos de inspección exigir el respeto de normas de bioseguridad en lugares donde se han denunciado indisciplinas como el uso incorrecto del nasobuco, o niños jugando en la calle sin protección.

La Habana entró el 12 de octubre en la fase tres de la reapertura, luego del cierre decretado en septiembre por el rebrote de la pandemia.

En esta etapa comenzó a aplicarse el ingreso domiciliario a los sospechosos de portar el coronavirus, un procedimiento que exige mucha más responsabilidad a médicos y enfermeras de la familia, tanto en el diagnóstico como en la evolución de los casos.

Este personal debe ahora realizar test PCR en las propias casas y reforzar equipos de trabajo donde haya complicaciones.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.