Cubanos durante una marcha pacífica en La Habana Foto © Twitter / Patrick Oppmann CNN

Granma confirma que el tardocastrismo teme un estallido social

El tardocastrismo teme un estallido social debido al incremento de la pobreza y la desigualdad en Cuba y no ha tenido peor ocurrencia que pregonar su miedo en Granma con la habitual simpleza intelectual que aflige a la nación, donde filósofos de barbería son designados diputados, intelectuales sometidos se ponen a dar recetas de pan con nada y comisarios culturales son elevados a la categoría de ensayistas del descuajeringamiento.

Raúl Castro Ruz lo vio claro con la Primavera Árabe y el asesinato de Muamar el Gadafi y, tras varios discursos aterrado, instruyó a la Cátedra de violencia revolucionaria que intentara conjugar el peligro de un levantamiento de los pobres de Cuba con la habitual baba sin quimbombó que articula el discurso monoteísta y delirante del tardocastrismo.

El embargo económico norteamericano daña una parte de la economía cubana, pero no habido peor bloqueo contra Cuba que la destrucción de la prosperidad desigual republicana y la sucesión de experimentos baldíos que han conducido a la melancolía revolucionaria de tener un isla sin pescado y sin azúcar, con apenas café y con el dólar norteamericano como moneda de referencia.

La legitimidad de Díaz-Canel es muy escasa porque le ha tocado lidiar con los restos del naufragio, intentar disimular el desastre heredado de sus padres políticos y vender ilusión y confianza donde solo quedan apagones, colas y amarguras.

La tesis oficial apunta al embargo norteamericano y los delincuentes descubiertos por el Noticiero Nacional de  Televisión (NTV) como los culpables de la actual crisis económica, que se recrudeció en septiembre de 2019 y no con el coronavirus, como pretende hacer creer el Departamento Ideológico del aparato comunista.

Pero dando por bueno el argumentario falaz de los empobrecedores de Cuba; caben tres preguntas:

¿Por qué Raúl Castro Ruz mordió la mano que le tendió Barack Obama?; ¿Por qué se apuesta ahora por Joe Biden si fue el segundo de Obama?

¿Dónde y con quiénes aprendieron a robar todos esos hombres y mujeres nuevos que ahora aparecen como ladrones despiadados y enemigos del pueblo en el NTV?

Por tanto, hablar de eficacia de gobierno y cultura política masiva, cuando el coronavirus ha rebrotado con fuerza en medio de una aguda escasez de medicinas y alimentos, y la economía ha sido dolarizada a la carrera; pese a los vivaqueos por cobardía de establecer una tasa monetaria realista y empezar a hablar de Día Cero y Tarea Ordenamiento, en medio de tal desorden que los Linea(mientos) se irán al basurero de la historia antes de entrar en vigor; equivale a mencionar la soga en casa del ahorcado.

El miedo es un sentimiento tan humano como la valentía; pero publicarlo en la portada de Granma solo consigue reforzar la desconfianza e incertidumbre de los revolucionarios cubanos, aún cuando se apele sentimentalmente a una periodista brasileña admirada porque los colegiales cubanos conocen a Bolsonaro: ¡como para no conocerlo!, siendo uno de los blancos predilectos del tardocastrismo, desde que les cortó la luz y el agua con la cogioca médica vendida en dólares norteamericanos.

La propaganda oficial cubana se limita a dividir a los mandatarios extranjeros en buenos y malos, y obvia casi siempre ese detalle tan importante de que todos son corregibles mediante el voto democrático; la casta verde oliva y enguayaberada está salvo de elecciones plurales, pero no de la justa ira de los mal gobernados.

Una pena que la comunicadora brasilera no haya tenido la oportunidad de asistir a un motivito en casa de un reconocido periodista cubano, al que llegó su hija desde la calle y -en plena celebración- su padre la cuestionó: ¿qué se dice cuando se llega a un grupo de personas? ¿Quién es el último?, respondió la colegiala aludida.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985