Jorge García-Rubio Cancio Foto © Facebook / Wilfredo Cancio Isla

Fallece en Miami el exiliado cubano Jorge García-Rubio, veterano de la Brigada 2506

Jorge García-Rubio Cancio, exiliado cubano que participó en varias acciones dirigidas a derrocar el régimen castrista, falleció víctima del coronavirus en Miami a los 81 años, informaron a CiberCuba fuentes de su familia.

García-Rubio murió el martes por la noche en Jackson South Medical Center, en el suroeste de Miami-Dade, según informó su hermana María Victoria Martorano.

Fue un pionero de las acciones clandestinas y la lucha armada contra el régimen de Fidel Castro desde los años 60, y veterano de la Brigada 2506.

“Tal vez muchos no sepan de su nombre y de su Historia, aunque es una historia silenciosa pero en mayúsculas, incuestionablemente. Jorge fue un guerrero indomable en la larga batalla por la Cuba que se perdió, y por la que fue capaz de jugarse la vida en primera línea, callado y sin alardes, como ya no parece ser posible en estos días”, expresó Wilfredo Cancio Isla, periodista de CiberCuba y primo del fallecido.

“Jorge era uno de los personajes más valientes y arriesgados que he conocido en mi vida. Su temeridad no le restaba ni un ápice de alegría, de campechana familiaridad y de afecto entrañable para sus familiares y amigos”, añadió.

El veterano luchador nació el 7 de mayo en 1939 en una acaudalada familia de la antigua provincia de Las Villas, hijo de un terrateniente dueño de negocios de ganadería, sembrados de arroz y áreas de árboles maderables.

Como sucedió con sus hermanos, fue enviado a estudiar a Estados Unidos desde niño. Al terminar el bachillerato, regresó a su país y matriculó en la Universidad Católica de Villanueva, en La Habana.

Tras la llegada de Fidel Castro al poder empezó a involucrarse en la resistencia clandestina, antes de emigrar a Estados Unidos, en abril de 1960.

Un mes después comenzó a recibir entrenamiento de fuerzas élites en Guatemala, donde se preparaban los futuros combatientes de la Brigada 2506 que invadirían Bahía de Cochinos en 1961.

García-Rubio formó parte de un operativo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos: se lanzó en paracaídas en la zona del Escambray, con la misión de actuar como telegrafista para recibir la noticia del desembarco. Fue así que estuvo moviéndose entre La Habana y Santiago de Cuba vestido de miliciano.

“Tras el fracaso de la invasión, se dio entonces a la tarea de organizar el más ambicioso plan de magnicidio de la historia cubana reciente: la Operación Patty para la CIA, rebautizada y penetrada por la Seguridad cubana como Operación Patty Candela”, detalló Cancio Isla.

Esa operación, orquestada por la CIA y el Servicio de Inteligencia de la Base Naval de Guantánamo, perseguía el doble magnicidio de Fidel Castro y su hermano Raúl de manera simultánea, durante los actos por el 26 de julio en La Habana y Santiago de Cuba.

La acción fue descrita en la película Operación Patty Candela (1976.), una producción del ICAIC dirigida por el realizador Rogelio París en 1976.

García-Rubio fue el único participante en la fallida operación que no fue capturado por las autoridades del régimen. Logró asilarse en la embajada de Colombia y de ahí trasladado a la sede de México.

“Permaneció por un año a la espera de poder salir de Cuba. Cuando tuvo el salvoconducto viajó hasta el aeropuerto con una granada lista para estallar si los oficiales del G-2 que lo conducían al avión trataban de retenerlo. Así salió finalmente de una pesadilla que le dejaría secuelas emocionales por largos años”, detalló la publicación.

“Para diciembre de 1962, Jorge ya estaba en Estados Unidos y pudo asistir al acto presidido por el presidente John F. Kennedy en el Orange Bowl de Miami, en homenaje a los combatientes de la Brigada 2506 liberados por el régimen cubano. Poco después se integró al Ejército de EE.UU. y obtuvo grados de primer teniente. Su trabajo con la CIA continuó después en Nicaragua, Santo Domingo y Venezuela”, precisó.

Sobreviviente de un cáncer, su vida quedó marcada para siempre por la muerte de uno de sus tres hijos por una adicción a las drogas.

“Planeamos juntos un proyecto periodístico por el aniversario 60 de Bahía de Cochinos, que me esmeraré ahora en cumplir en honor a su contribución y su acendrado patriotismo por Cuba”, reveló Cancio Isla.

“Se va un guerrero de esta batalla inconclusa que no parece tener puerto seguro a la vista. Curiosamente su partida se produjo en vísperas del Día de los Veteranos en Estados Unidos, una fecha que supo honrar con creces. Sé que Jorge seguirá peleando y cantando en el sitio que le toque, definitivamente en la gloria”, concluyó.

Lo sobreviven su viuda Ana y sus hijos Jorge Luis y Joanna, y su tía Ofelia, todos en Miami. En Cuba reside aún su tío Tomás. La familia anunciará próximamente una misa en su memoria.

Archivado en:

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985