La niña Karla Beatriz Fernández García. Foto © Facebook / Mercy Olivera

Piden ayuda para una niña cubana con escoliosis severa que dificulta su respiración

Una publicación en redes sociales pide ayuda para Karla Beatriz Fernández García, una niña cubana de 8 años que padece de atrofia muscular espinal AME tipo dos y necesita el tratamiento para detener el progreso de la misma.

Según describe el texto, la vida de la pequeña corre riesgo si no es atendida. Karla sufre los dolores que ocasiona la patología y enfrenta una escoliosis severa que le dificulta la respiración. También apuna que el Centro Nacional de Ortopedia Técnica Cuba-RDA no tiene el material que necesita para elaborar su corsé: polietileno.

Sin embargo, este sí se encuentra en las tiendas en divisas, denuncia la publicación. La niña además vive en una casa con malas condiciones y ha sufrido 2 fracturas de fémur por mal manejo de fisiatría.

“Se le hace difícil el traslado al gimnasio para rehabilitación, es muy distante, tienen que llevarla en un invento que se hizo en una bicicleta y por la debilidad y la escoliosis de la niña, el sufrimiento es peor”, describe.

“Al pedir esta atención en casa, le responden que, como no vive en un segundo piso y la niña va a una escuela común, no pueden y deben llevarla si quieren” que reciba fisioterapia, expone. “Betty está desnutrida, no tiene cama especial ni atención médica especial. Pedimos ayuda para la niña, quien merece vivir feliz y dignamente”, concluye.

Hace unos meses, trascendió la experiencia de una joven de 35 años que también padecía de atrofia muscular espinal tipo 2, enfermedad degenerativa que la mantenía conectada a una máquina de oxígeno para sobrevivir.

La joven, llamada Mercedes Olivera Núñez, denunció entonces que la desatención médica favoreció la muerte de su abuelo, una situación que ella misma experimenta. Debido a que no existe personal médico que se ocupe, es la propia paciente, en este caso, la que debe canalizarse las venas para inyectarse.

En septiembre, Olivera refirió que igualmente llevaba meses pidiendo una puerta para su casa y responsabilizaba a la Dirección de Vivienda por su salud. “Hago responsable a Vivienda y Trabajo Social de mi estado de salud, afectado aún más por la humedad y las lluvias sin medicamentos”, dijo entonces.

Olivera compartió imágenes donde se observa un fuerte aguacero que cae y cómo entraba la lluvia por la puerta rota de su habitación, mientras las autoridades seguían dilatando la respuesta a la situación.

Además de atrofia muscular espinal, Olivera padece de enfisema pulmonar, asma bronquial e hipertensión arterial, y desde hace algún tiempo está solicitando una visa humanitaria para poder salir del país a recibir un tratamiento.

Archivado en:

Maykel González

Periodista de Cibercuba. Graduado de Periodismo por la Universidad de La Habana (2012). Cofundador de la revista independiente El Estornudo.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985