Rodrigo Álvarez Cambras Foto © Jit / Calixto N. Llanes

Irreverente publicación pretende condenar al olvido al profesor Rodrigo Álvarez Cambras y al hospital Frank País

Hace más de cuatro décadas esta reportera conoce a uno de los médicos más extraordinarios que pueden existir, no sólo en Cuba, sino en todo el planeta. Su trayectoria lo sitúa a la cabeza de los mejores y más relevantes ortopédicos y traumatólogos; conocido como el padre de la traumatología deportiva en Cuba y líder indiscutible de la ortopedia y traumatología cubana contemporánea.

Me refiero al muy querido profesor Rodrigo Álvarez Cambras, quien desde su retiro hace 4 años, permanece olvidado por quienes le deberían tener respeto y admiración.

Su jubilación no estuvo exenta de tristeza, pues aunque él a sus 82 años personalmente había solicitado la misma, no se materializó en los mejores términos.

Baste decir que de ninguno de sus preciados tesoros que alegraban su despacho en el Hospital Frank País: fotografías con altos dignatarios, deportistas famosos, bailarines encumbrados; títulos y galardones conferidos por las más prestigiosas universidades y centros asistenciales de los 5 continentes, medallas olímpicas, guantes, pelotas, balones… ¡existe la más mínima huella pues le exigieron en ese momento llevárselo todo para su hogar y no en los mejores términos, como viejo traste que rindió y ya no da más jugo!

En octubre del pasado año fue celebrado un Congreso Cubano de Ortopedia, primero que se realiza sin estar él al frente y ni siquiera tuvieron la delicadeza de invitarlo.

Pensaba que ya no vería nada más pero créanme, me equivoqué.

Resulta que la Sociedad Cubana de Ortopedia y Traumatología, dirigida por el profesor Álvarez Cambras por cuatro décadas, obvió el esfuerzo y la dedicación de todo su equipo de trabajo al publicar la “Historia de la Ortopedia y Traumatología en Cuba” sin que en ninguna de sus 6 páginas se mencione ¡ni siquiera se mencione! a Rodrigo y su colectivo, lo que sin dudas es una infamia que debe ser denunciada.

El Doctor en Ciencias Médicas, Profesor Titular, Investigador Titular, Especialista de 1er y 2do grados en Ortopedia y Traumatología y Diplomado en Educación Médica Superior, Liván Peña Marrero, un niño que tras un accidente violento y a punto de quedar inválido fue salvado en el Frank País, y que ha permanecido por 24 años al lado de su maestro, me hizo llegar la siguiente comunicación que hizo pública en el sitio de WhatssApp del hospital:

“Los invito a leer la ´Historia de la Ortopedia y Traumatología en Cuba´ que viene publicada en la página web de la Sociedad en su portal Infomed, en la cual increíblemente no se hace mención del profesor Álvarez Cambras pues la ´historia´ allí contada da un salto desde el profesor Julio Martínez Páez hasta el profesor Alfredo Ceballos Mesa y ahí termina.

“Se obvia una institución que mucha gloria ha dado a la medicina cubana, que mucho ha aportado al deporte cubano y a la salud de nuestro pueblo en general.

“Respetamos muchísimo a los profesores que han sido reconocidos en esa página, pero Álvarez Cambras mereció estar entre ellos.  Respetamos a todos los centros, sobre todo al Hospital Fructuoso Rodríguez pero también el Frank País ganó el derecho a aparecer.

“Este escrito está expuesto así impune y desafiante desde 2018 y a pesar de los reclamos no se ha corregido. Es una actitud humillante y deshonesta hacia nuestros trabajadores. Es una falta de respeto a la propia historia de la medicina cubana que no se debería permitir.” Fin de la cita del profesor Liván.

Reitero: pensé que sobre humillar a un ser humano, quien por demás salvó tantísimas vidas y ayudó a cosechar grandísimos triunfos deportivos, lo había visto todo…pero me equivoqué.

Junto a presidentes, ministros, pueblo están esas medallas de Alberto Juantorena, Mireya Luis, María Caridad Colón, Reglita Hernández, Iván Pedroso, Javier Sotomayor y tantas y tantas que haría muy largo este escrito.

He podido conocer que todo el personal del Hospital Frank País exige se reconozca en dicho documento, el lugar que el profesor Rodrigo Álvarez Cambras y sus compañeros de tantos años se han ganado con creces.

Ojalá y la rectificación venga pronto y el próximo 22 de diciembre el eminente profesor pueda cumplir felizmente sus 86 años. ¡Increíble pero cierto!

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.

Julita Osendi

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana 1977. Periodista, comentarista deportiva, locutora y realizadora de más de 80 documentales y reportajes especiales. Entre mis coberturas periodísticas más relevantes se hallan 6 Juegos Olímpicos, 6 Campeonatos Mundiales de Atletismo, 3 Clásicos

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba



¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +34621383985