Cartel en contra del MSI Foto © MINCULT

El Ministerio de Cultura no dialoga con Luis Manuel Otero y todos lo sabemos

Coincidentemente, Luis Manuel Otero Alcántara, a quien le debemos las acciones más genuinas que ha tenido la Cuba de los últimos tiempos, no ha estado presente en ninguna de las dos reuniones que a artistas e intelectuales cubanos les ha concedido el Ministerio de Cultura.

La primera de estas reuniones se realizó en noviembre de 2018, cuando un grupo de artistas cubanos se dio cita en el Consejo Nacional de Artes Plásticas para discutir el polémico Decreto 349. La segunda de estas reuniones fue en la noche de este viernes, a las afueras del Ministerio de Cultura. Denominador común en ambas: la presencia de Fernando Rojas y la ausencia de Luis Manuel.

La primera reunión ocurrió sin Luis Manuel, quien días antes había caminado hasta el capitolio de La Habana, con su novia embarrada de excrementos, y que terminó detenido. Durante la segunda, Luis Manuel se encontraba haciendo huelga de hambre en paradero desconocido.

Yo me siento orgullosa de la noche de ayer, orgullosa de todos los que estuvieron, los que entraron y los que se quedaron fuera. Pero yo veo la vida en metáforas. El tipo más grande, el tipo más tipo que hemos tenido desde hace muchos años hasta acá y al que le dicen Luisma, no ha entrado a dialogar con los que, como sabemos, no pueden dialogar.

La primera vez por razones que, por más que me expliquen, yo no comprendo, y la segunda vez porque está plantado en huelga de hambre. El MINCULT, o sea, el gobierno, sabe a quién le va a permitir la entrada a una de sus oficinas, y sabe quién no tranza con ninguna de sus propuestas.

Ya a estas alturas, no me imagino a Luis Manuel entrando a hablar con Fernando Rojas (quien ha dicho que el joven no tiene aval artístico) y saliendo del lugar. ¿Qué hubiese pasado ayer con la presencia de Luis Manuel en el MINCULT? Es algo que no dejo de preguntarme. He visto más de una persona diciendo que el cambio en Cuba lo está haciendo el arte cubano.

El cambio -lo que sea que esto signifique- no está en las oficinas del MINCULT, desde ninguna oficina ha habido nunca cambio. Sigue estando en la casa de Damas 955, donde unos artistas, pero además un cristiano, pero además un musulmán, pero además un joven resistido al servicio militar, pero además una profesora de diseño, pero además una periodista, pero además una curadora, pero además gente de barrio, se plantaron y dieron paso a todo lo demás. Yo sé que lo tenemos claro, o eso espero saber.

Fíjense que en esta publicación con que nos despierta el MINCULT hoy lo deja claro: Lo que le molesta es el MOVIMIENTO SAN ISIDRO, más nada parece molestarlo tanto. No los artistas. Nos los que se reúnen en sus oficinas.

Captura de Facebook

Hay que entender si ahora los que estuvieron varios de días en huelga, los que recibieron golpes, están molestos con lo que sucedió ayer, con los acuerdos con el Ministerio.

Sigamos al tanto de Luis Manuel y gracias gracias gracias la noche que nos dieron ayer desde el MINCULT quienes pudieron estar, sobre todo por los aplausos, sobre todo los que se quedaron de la reja hacia afuera del MINCULT.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba