Nuevas tarifas para hogares de ancianos en Cuba

A mediados de enero, Marino Murillo, el "zar" de la economía cubana, avisó en la televisión que la protección de las personas mayores no puede ser sólo responsabilidad del Estado

Anciano cubano en una residencia de personas mayores Foto © Cubadebate / Ismael Francisco

El proceso de unificación monetaria, conocido como “tarea ordenamiento”, también ha traído cambios en las tarifas de los servicios sociales, incluidas las de los hogares de ancianos en Cuba, que se han visto incrementados entre 3 y 4 veces su precio anterior.

Una vez en vigor la “tarea ordenamiento”, se establece para los hogares de ancianos y casas de abuelos que estén certificadas un precio de 1.260 pesos y 792, respectivamente. Anteriormente, el precio de estos servicios oscilaba entre los 400 y los 180 pesos. En caso de no estar certificados, el precio variaba de los 40 a los 25 pesos.

Ahora, los centros que no estén certificados pasan de 110 pesos en el caso de las casas de abuelos y la misma cantidad para los hogares tipo B.

Gráfico con las nuevas tarifas / Fuente: Cubadebate

Según explicó Belkis Delgado Cáceres, directora de Prevención, Asistencia y Trabajo Social del ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), con el incremento de las cuantías de las pensiones y jubilaciones los ancianos cubanos están en mejores condiciones para el pago de ese servicio, ya sea parcial o total.

“En caso de que la familia se niegue a ayudar, y ante la necesidad del adulto mayor de estar en la casa, optamos por cubrir ese gasto”, añadió Delgado, quien adelantó que en estos momentos se encuentran realizando un análisis socioeconómico del abuelo y su familia.

No obstante, teniendo en cuenta el alto nivel de envejecimiento poblacional, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) habla de necesidades insatisfechas. A pesar de contar con 300 casas de abuelos con 10 mil 258 plazas, 3.516 plazas de día en hogares de ancianos y 157 hogares con 12 mil 561 camas, la infraestructura es insuficiente.

Antes del “día cero” de la unificación monetaria, la Asistencia Social subsidiaba el pago total o parcial de los servicios que recibían 7.653 personas mayores en hogares o casas de abuelos, en instituciones certificadas o no, con un importe anual de 12 millones 836 mil 923 pesos. Un apoyo que seguirá, según declaraciones recientes de la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Marta Elena Feitó Cabrera.

Con el ordenamiento monetario, las normas actualizadas mantienen que la Asistencia Social cubre el pago parcial del servicio de casas de abuelos y hogares, cuando se comprueba que existe insuficiencia de ingresos del adulto mayor y sus familiares para asumirlo totalmente. A su vez, quienes ingresan a los hogares de ancianos con todos los servicios cubiertos, reciben además una prestación monetaria excepcional de 60 pesos, para gastos personales o de bolsillos.

Tras la aprobación en 2013 de la política para la atención inmediata de las casas de abuelos y hogares de ancianos, se ha venido desarrollando un proceso de evaluación y certificación de los hogares de ancianos y casas de abuelos. Antes incluso de la entrada en vigor de la “tarea ordenamiento”, los precios de estos servicios sociales se habían incrementado en función de si los centros habían obtenido las correspondientes certificaciones. En el caso de las casas, por ejemplo, solo quedan pendientes por ostentar el aval 58, de las 292 administradas por el Estado, asegura Cubadebate.

En Cuba, a partir de los 60 años, todos tienen derecho a solicitar el servicio de casas de abuelos. En las 39 casas de abuelos destinadas a la atención del deterioro cognitivo, ahora se pueden admitir ancianos con demencia incipiente, que pueda ser controlada. Por su parte, los ancianos discapacitados o en situación de invalidez, son remitidos a los hogares. Actualmente, el 80% de la población de los hogares corresponde a este grupo.

Según datos del sitio oficialista, cada hogar está relacionado con el policlínico más cercano y recibe los servicios que en estos se bridan: atención las 24 horas del día sin salir del centro y servicio de fisioterapia y rehabilitación, interconsultas especializadas para atender las diferentes patologías”. En el país hay una enfermera por cada 20 ancianos.

A día de hoy, los cuidados de las personas mayores constituyen un enorme desafío en el actual escenario de reordenamiento de la economía. La responsabilidad que está hoy en manos del Estado —de conjunto con las familias— pero, según las autoridades del país, se deben desarrollar formas de gestión no estatal destinadas a estas labores.

A mediados de enero, Marino Murillo avisó en la televisión cubana que la protección de las personas mayores no puede ser sólo responsabilidad del Estado. En su opinión, las familias deben asumir parte del gasto que representa ese cuidado.

En un país de más de 11 millones de personas, con más del 21% de la población por encima de los 60 años y 1.670.000 pensionistas parece una broma de mal gusto alardear de que 1.811 abuelos tienen subsidiado su internamiento en hogares de ancianos (la mayoría, 1.353, de forma parcial y el resto (458) al 100%).

"Los almuerzos de los ancianos que almorzaban en los comedores SAF (Sistema de Atención a la Familia), pasaron de 2 pesos a 26. No tienen Facebook. Exige por ellos", llamó un internauta en la red social a comienzos de año; una iniciativa que ha contado con el respaldo de cientos de personas.

En la isla hay 1.437 establecimientos del SAF, distribuidos en todos los municipios del país. El programa atiende a 77.661 personas: 36.298 jubilados, 6.251 con discapacidad y 12.773 casos de asistencia social. Actualmente, muchas de estas personas han renunciado a asistir a estos comedores comunitarios, pues el nuevo precio les resulta prohibitivo, y para muchos abusivo, para una alimentación tan deficiente y carente de proteínas.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba