María y Jorge Gough Foto © Capturas de pantalla / Telemundo51

Hablan los padres del adolescente acuchillado en una escuela de Miami tras la muerte en prisión del asesino

Los padres de Jaime Gough aseguraron no guardar “rencor” u “odio” contra el asesino de su hijo, Michael Hernández, un joven de origen cubano que murió este fin de semana en un correccional de Jacksonville, Florida, 17 años después de un crimen que conmocionó a la opinión pública estadounidense.

“No está en nuestra mente ni un poquito de rencor. Odio, nada de eso”, declaró  a Telemundo 51 Jorge Gough, padre del chico de 14 años que fue degollado y recibió más de 40 cuchilladas por parte de Hernández, su compañero de clases, en un baño de la secundaria Southwood, en Palmetto Bay, al sur de Miami.

Fuentes penitenciarias informaron sobre la muerte de Hernández a sus 31 años, acontecida en Columbia Correctional Institution (Lake City), aunque no se aclaró de la causa del hecho.

Jorge y María Gough —una familia de origen panameño— se enteraron de la noticia a través de una llamada telefónica desde la prisión donde el asesino, hijo a su vez de inmigrantes cubanos, cumplía una condena de por vida.

“Yo se lo dije a él: aférrate de Dios, porque si yo te perdoné, fue porque Dios así lo quiso. No porque yo sea buena”, recordó María.

“Mi deseo era escucharlo arrepentirse”, confesó la mujer. “No sé si lo hizo antes de morir. Ojalá. Pero estaba joven y nunca esperé que fuera a morir tan joven”.

En su momento, Hernández fue diagnosticado como psicópata, pero de cualquier manera fue condenado en 2008 por asesinato en primer grado.

Los registros judiciales señalan que el adolescente Hernández estaba obsesionado, a sus 14 años de edad, se había obsesionado con convertirse en asesino en serie. De hecho, llegó a escribir una lista con los nombres de otras personas a quienes pretendía liquidar, incluida su propia hermana.

El mismo día del crimen, Hernández intentó matar a otro estudiante, Andre Martin, por lo que también fue condenado.

"Mi más sentido pésame para los padres de Jaime Gough y para toda la familia Gough. Y la familia Hernández, ellos no fueron los que cometieron un crimen y perdieron a un miembro de la familia", dijo Martin este fin de semana, consultado por un medio local.

A estas alturas, Jorge Gouh sostuvo que se trata “dos jóvenes que tenían que estar vivos y ahora están muertos”.

Acerca de la muerte de Hernández, el Departamento de Correccionales de Florida explicó que el Departamento de Aplicación de la Ley estatal y la Oficina del Inspector General de correccionales llevan adelante investigaciones que incluirán una autopsia por parte de un médico forense.

“No ha sido mi deseo que pasen por lo mismo que yo pasé porque se lo difícil que es”, afirmó en referencia a los familiares de Hernández la madre de Jaime Gough, según reseñaron medios de prensa locales.

Aun cuando negó todo al principio, Hernández confesó más adelante su crimen con profusión de detalles: cómo emboscó a su víctima, cómo escondió el cuchillo en su mochila y a continuación se dirigió a clase…

Hernández fue sentenciado de inicio a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional, pero luego la Corte Suprema federal prohibió esa sanción automática en casos de menores de edad juzgados por asesinato.

Cuando en octubre de 2015 Hernández fue llevado otra vez ante un juez del condado de Miami-Dade para cumplir lo dispuesto por el máximo tribunal, los fiscales solicitaron que se mantuviera la cadena perpetua.

"Lo siento, quiero pedirles perdón por el dolor que les causé", dijo en aquella ocasión Hernández, pero la acusación utilizó pruebas que resultaron decisivas, como grabaciones telefónicas del prisionero describiendo asesinatos en serie y haciendo bromas sobre su incapacidad para llorar.

Desde la muerte de su hijo, Jorge y Maria Gough encontraron en la fe religiosa un refugio y la capacidad para perdona, aseguraron.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar? escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba