Washington Post: El cuerpo sin vida de Luis Manuel Otero le costaría demasiado al régimen cubano

Destaca que "el arte y el activismo político de Otero han alcanzado tanta notoriedad dentro y fuera de Cuba que el régimen no pudo pasar de largo su huelga de hambre y sed como hizo con los presos políticos.

Luis Manuel Otero Alcántara Foto © Facebook / Luis Manuel Otero Alcántara

La muerte del artista independiente en huelga de hambre y sed Luis Manuel Otero Alcántara supondría un alto costo político al régimen cubano, afirmó este jueves el diario estadounidense Washington Post

"Otero es hoy la piedra más molesta en los zapatos del castrismo y, a su vez, sin que el artista haya apuntado allí, se ha vuelto imprescindible para la subsistencia del régimen", señala un artículo de opinión publicado en ese importante rotativo estadounidense y firmado por el periodista cubano Abraham Jiménez.

Afirma que "su muerte en una huelga que exige derechos fundamentales de un ciudadano significaría potenciales nuevas sanciones de Estados Unidos hacia la isla y una ruptura definitiva en la relación bilateral de estos gobiernos como en los viejos tiempos".

"Y porque su existencia da pie para, en negociaciones a puertas cerradas —ya sea con la Unión Europea o Estados Unidos o quien sea—, aseverar que en Cuba se permite que los ciudadanos manifiesten libremente sus ideas y así demostrar falazmente la permisión en la isla de una oposición política, aprovechando para presentar a dicha oposición como una caricatura mercenaria", consideró el artículo.

Destaca que "el arte y el activismo político de Otero han alcanzado tanta notoriedad dentro y fuera de Cuba que el régimen no pudo pasar de largo su huelga de hambre y sed como hizo con los presos políticos Yosvany Arostegui, Orlando Zapata y otros, a quienes en su momento dejó morir".

"El gesto no simboliza que el régimen cubano se haya vuelto más humano que en antaño. El gesto expresa el condicionamiento que padece hoy el régimen ante la actual crisis económica, cuya única salida a corto plazo pasa por una reconciliación con Estados Unidos para emular el florecimiento del país en los tiempos del expresidente Barack Obama, porque el gobierno no contempla cambiar su ineficaz modelo económico", enfatiza el rotativo. 

"Otro mártir de la oposición cubana haría descolgar el teléfono a la actual administración de Joe Biden que ya anticipó que, en una hipotética marcha atrás a la política de Donald Trump hacia Cuba, el acercamiento ocurriría sobre la base del respeto a los derechos humanos del pueblo cubano", destaca el Washington Post.

"Luis Manuel Otero Alcántara -dice- encarna todo lo que el régimen dice promover, pero que en definitiva no reproduce: un artista negro de un barrio pobre que quiere expresarse y crear con libertad y tener una vida digna".

"Eso es lo que le molesta al castrismo: su genuina fuerza para luchar contra el capitalismo de Estado cubano", subraya. 

El Post analiza los últimos acontecimientos que llevaron al artista a someterse a una huelga de hambre y de sed que casi le cuesta la vida, y la violencia del régimen cubano que no respetó su protesta y lo ha recluido en un hospital donde lo alimentan e hidratan, mientras en la televisión nacional y los medios oficialistas se lleva a cabo el asesinato de reputación del activista. 

El pasado 16 de abril agentes del gobierno irrumpieron en la casa de Otero Alcántara, se lo llevaron detenido y robaron sus obras.

"Después de ser liberado y a pesar de tener un cerco policial rodeando su domicilio, el artista decidió salir a reclamar la devolución de sus obras. Lo hizo durante casi una semana en la que cada vez que puso un pie fuera de casa, fue encarcelado durante horas. En la última de estas detenciones, dos supuestos delincuentes comunes lo amenazaron en una celda de dos metros. Al salir, Otero decidió emprender una huelga de hambre y sed con el objetivo de recuperar sus obras, que le indemnizaran los destrozos a estas y que le levantaran el cerco policial a su vivienda que cumplía 26 días de acoso. Al séptimo día de la huelga declaró: “Si mi cuerpo llega a morir espero sea la continuidad a la chispa por la libertad de Cuba”", relató el diario estadounidense. 

"Pero aunque Otero se inmole por la causa de derrocar a la dictadura cubana y quiera morir por defender su arte, por su libre expresión, no podrá lograrlo. El régimen cubano lo ha secuestrado a tal punto que le impide ya no solo su creación artística, sino el derecho a decidir sobre su vida", enfatizó.

Por último, afirma que el gobierno tendrá que seguir lidiando con su obra, porque su propuesta artística y cívica es fundamental para un mejor país, que es lo que promueve el presidente Díaz-Canel.

"Y esa nación superior no será posible si el régimen sigue obligando a sus ciudadanos a atentar contra sus vidas para acceder a sus derechos", puntualiza el rotativo.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba