Gobierno cubano anuncia reglas para el sacrificio, venta y consumo de la carne de res

Pero el proceso parece engorroso, largo y burocrático. El campesino deberá cumplir con una serie de requisitos y solicitar varios permisos para proceder al sacrificio.

Campesino cubano Foto © Granma

El gobierno cubano autorizó recientemente a los ganaderos del país a sacrificar, consumir y comercializar carne de res, pero el proceso que debe llevar a cabo para lograr esos propósitos no está exento de trámites burocráticos y de requisitos casi inalcanzables que a la larga podrían desestimular al trabajador del campo.

El objetivo del gobierno con la medida es —según consta en la Gaceta de Cuba publicada el pasado 4 de mayo— incentivar en los propietarios de ganado bovino el interés por la crianza; reconocer los derechos inherentes a la propiedad sobre el ganado bovino y estimular los esfuerzos de los productores para producirlos y venderlos en beneficio de la población, que recibiría productos cárnicos a precios "razonables". 

Pero el proceso parece engorroso, largo y burocrático. El campesino deberá cumplir con una serie de requisitos y solicitar varios permisos antes de proceder al sacrificio de su ganado.

Primero, el trabajador debe estar debidamente inscrito en los registros de la Tierra y de Control Pecuario; cumplir los compromisos del encargo estatal establecidos en los contratos de compraventa de la leche y de la carne; mantener el crecimiento del rebaño de ganado bovino (específicamente el rebaño de la categoría vacas); y no tener faltantes de animales, señala el documento.

Por su parte, el cumplimiento de los requisitos con el estado está condicionado a cumplir las tasas de extracción anual de los animales y el peso de estos al momento del sacrificio, en correspondencia con la estructura y productividad del rebaño. 

Además, el interesado deberá alcanzar un mínimo de 520 litros de leche al año por vaca para los productores de 1 hasta 10 vacas, y 550 litros de leche al año para los que posean más de 10, un plan apretado si se tiene en cuenta las cíclicas carencias de alimentos y las sequías que padece el campo cubano.

Otro punto importante es que el productor deberá mantener el crecimiento de sus reses y solo podrá sacrificar para el consumo y la comercialización 1 de cada 3 animales que incremente por encima del destinado al plan comprometido al gobierno.

"Para el sacrificio de los machos en categoría de añojo, torete y toro y las hembras de desecho no aptas para la reproducción, se necesitará certificación de la autoridad competente", las cuales se harán por escrito a las delegaciones municipales de la Agricultura, indica la Gaceta.

Detalla que el escrito de solicitud debe ir acompañado del "certifico de contrato y el cumplimiento del plan de leche, carne o ambos, suscrito por la entidad con la que se realizó el mismo; y el certifico de la oficina de registro pecuario correspondiente, que avale el cumplimiento de los requisitos antes mencionados".

"Con los documentos relacionados en el artículo anterior, el Jefe del Registro Pecuario municipal tramita con la Comisión de Asuntos Agrarios y la Masa Ganadera del municipio, la autorización del sacrificio, en el plazo de 2 días naturales, contados a partir de realizada la solicitud", señala la Gaceta.

"La Comisión de Asuntos Agrarios y la Masa Ganadera emite el correspondiente acuerdo que autorice o no el sacrificio, en un plazo de 7 días naturales, contados a partir de realizada la solicitud", subraya.

Después de muchos trámites, las personas naturales o jurídicas autorizadas al sacrificio deberán solicitar un certificado de veterinaria y el pase de tránsito al Registro Pecuario para finalmente poder sacrificar al animal. 

El pasado 13 de abril el gobierno cubano aprobó la comercialización de carne de ganado menor y mayor a los productores agropecuarios, como parte de un paquete emergente de 63 medidas para aumentar la crítica producción de alimentos en el país.

La venta de carne vacuna por parte de los ganaderos ha estado prohibida durante décadas en Cuba, pero la nueva flexibilidad está regida por planes de producción "tensos", cuyo cumplimiento no va a ser "cómodo", según palabras del dirigente cubano José Ramón Machado Ventura.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba