Más compasivos y menos intransigentes

No podemos pretender que pensemos de la misma forma y que analicemos todas las situaciones por igual. 

Joven sentado en el muro del Malecón de La Habana Foto © CiberCuba

De la paz individual dependen los destinos de la humanidad. Todos tenemos nuestra mente formada de manera diferente. No podemos pretender que pensemos de la misma forma y que analicemos todas las situaciones por igual. 

El cerebro acumula vivencias, reacciones y sentimientos a través de la vida acorde a las experiencias individuales. Todo depende de cómo veamos y sintamos cómo reaccionan los demás. 

Siempre y cuando esos razonamientos tengan alguna lógica y sentido común, y aun cuando no es así, la flexibilidad para comprender otras mentes bajo cualquier situación nos hará más compasivos y menos intransigentes.

El respeto a otras formas de pensar es la base del amor. La empatía, la democracia, la libertad en toda su expresión, la armonía, la admiración, el saber otorgar el beneficio de la duda, debiera ser nuestra regla de conducta.   

Es imposible compartir paz, optimismo y felicidad cuando no hemos sido capaces de luchar y lograr la nuestra. 

Todos los días son una experiencia diferente.

Cada amanecer es un reto. El estado de ánimo al abrir los ojos puede hacer la diferencia, aunque no hay nada garantizado, pues el factor sorpresa siempre acecha.

De los 365 días del año y sus posibilidades: ¿Cuántos días serán muy buenos, buenos, regulares, malos o muy malos? Esa es la disyuntiva con la cual debemos lidiar a diario.

Los días buenos son los que nos hacen disfrutar el momento y de los malos aprendemos lecciones. En fin, todos los días son una experiencia diferente, pero si estamos vivos, siempre habrá la posibilidad de un mañana y con la esperanza de que sea uno de los buenos, ¿quién sabe?

Lo que pasó ayer es historia. El mañana es una incógnita, pero lo más importante son estas 24 horas que están transcurriendo y de las cuales sí creo que podemos tener algún control.

Se preguntarán, ¿cómo? Pues haciendo el mayor esfuerzo por perseguir los sueños, estando enfocados en nuestras metas, que nada nos distraiga y permaneciendo con un espíritu positivo todo el tiempo.

A mis 71 años no he podido encontrar una fórmula que garantice cómo será el día de hoy, pero seguiré tratando por estas 24 horas, hasta mis últimos días.  

Una vez escuché a alguien decir: "Si deseas ver a Dios reír, háblale de tus planes".

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Arturo Sandoval

Arturo Sandoval es un trompetista y pianista cubano de jazz. Ha ganado 10 premios Grammy, 6 premios Billboard y un Emmy. En 2013 fue condecorado con la Medalla de la Libertad, la más alta distinción que un civil puede recibir en Estados Unidos.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba