Escritor Ángel Santiesteban: Es ingenuo asumir que la medicina y la educación en Cuba son gratuitas

"Si no se esfuerza en atenciones hasta una placa de rayos x se le hace difícil. Y no es que quienes laboran en el área de la salud sean abusadores, solo que el regalo del paciente se ha convertido en su modo de subsistencia para sí y su familia"

Escuela pública cubana y Hospital público cubano Foto © Granma / Yander Zamora - MINSAP

El escritor, bloguero y ex preso político cubano Ángel Santiesteban-Prats reflexionó sobre la ingenuidad de los cubanos que piensan que la salud y la educación en Cuba es gratuita, sin darse cuenta de la utilización propagandística que hace el régimen de este discurso.

“Es curioso y ridículo la ingenuidad de los cubanos que asumen que la medicina y la educación en Cuba es ‘gratuita’. ¡Siempre le pregunto si tienen hijos!”, dijo el escritor en un post publicado en su cuenta de Facebook.

Para el Premio Václav Havel 2020, ambos servicios públicos son percibidos de manera distorsionada por muchos cubanos que agradecen su existencia como si fuese una rareza, o un bien público imposible de encontrar en otras sociedades. Cuando la realidad es bien distinta.

En relación con la educación “gratuita” que pregona el gobierno cubano, Santiesteban desenmascaró el sistema corrupto que se ha normalizado en la sociedad cubana, en el cual los padres deben “desangrarse en regalos en todos los años de estudio, para que no le hagan trampas ni trucos en los escalafones para adquirir las carreras”.

“Ya eso no es un secreto”, afirmó el escritor cubano. Según él, desde hace muchos años tener un hijo cursando estudios, significa que debe mantener “contento” al profesor que tiene en sus manos la posibilidad de hundir a un buen estudiante, solo porque no ha sido lo suficientemente solícito a lo largo del curso académico.

“Repito, no para que hagan fraude ni trampa, solo para que se le respete lo que sea capaz de ganarse con su inteligencia y esfuerzos”, denunció Santiesteban. Como bien dice el escritor, se trata de una realidad que es vox pópuli entre los padres cubanos. Más allá de que el nivel de los maestros ha descendido en picado y los padres preocupados por el aprendizaje de sus hijos deben pagar a buenos profesores que se han salido del sistema educativo y hacen repasos y labores de refuerzo de manera privada.

En cuanto a la otra bandera de la propaganda del régimen, la sanidad pública, Santiesteban también expuso la cruda realidad en este ámbito. “La medicina desde hace mucho tiempo también dejó de ser gratuita”, denunció.

“Atenciones especiales” con los profesionales de la salud se han vuelto parte de la rutina de los cubanos que se ven en necesidad de recibir atención médica, ya sea para realizarse una simple radiografía o una consulta con un médico especialista. Forma parte de la normalidad en Cuba que los pacientes se preocupen por estos “detalles” si quieren ser atendidos en tiempo y forma.

“Si no se esfuerza en atenciones hasta una placa de rayos x se le hace difícil. Y no es que quienes laboran en el área de la salud sean abusadores, solo que el regalo del paciente se ha convertido en su modo de subsistencia para sí y su familia”, describió el intelectual disidente.

Una vez más, el tema se vuelve especialmente sensible cuando el paciente es un niño, ya que es universal la preocupación de los padres por la salud de sus hijos, un ámbito en el que son capaces de dar lo que no tienen por ver sanos a sus vástagos. “Es común la frase de ‘vaya con traje’: le traje este regalo doctor”, refirió el también premio de narrativa Casa de las Américas 2006, por su libro Dichosos los que lloran.

“¿Quién no sabe que cuando se llega a un hospital, desde hace mucho, a usted se le cobró su consulta? ¡Y a un alto costo! ¿Quién se cree que es gratuito lo que tanto sacrificio nos cuesta pagar? A los esclavos le daban comida y atención del curandero, por lo tanto, ¿era gratuito también?”, pregunto el escritor cubano que pasó años en cárceles cubanas por sus ideas políticas.

Santiesteban refirió la escena vista en la televisión pública cubana de una familia agradeciendo hasta las lágrimas la atención médica recibida, como si ello hubiese sido el gesto más humanista de un sistema político. Se trata de una estampa típica y frecuente en la propaganda del régimen cubano, en la que los beneficiaros tienen que agradecer como si fuera un “favor” lo que constituye un derecho.

“El régimen está obligado a dar esas asistencias porque entre todos pagamos y a un alto precio. De ninguna manera es un regalo; ¡pero nos repiten tanto el engaño que muchos hasta se lo llegan a creer! Vemos vallas en las calles y anuncios televisivos de adoctrinamiento, a los  niños que dicen que no pudieron recibir tal o más cual medicamento porque EE.UU. no lo permite por el ‘bloqueo’”, precisó el escritor.

Para Santiesteban, el argumento del ‘bloqueo’ se trata de un engaño miserable. “Lo único que tiene que hacer el régimen es pagar cash, así como los alimentos, ¡pues ya sabemos que los que administran la dictadura son famosos por no pagan sus deudas! Dentro del embargo no se contempla las medicinas y los alimentos, ¡pero cuánto le gustaría para así culpar a los EE.UU de todos sus desastres!”, añadió.

En una comparativa con el sistema de salud estadounidense, específicamente el del condado de Miami, Santiesteban resaltó el trato que reciben pacientes de aquella ciudad, con y sin seguro médico, quedando cubiertos todos en su atención sanitaria, incluso en el caso de padecimientos graves o de asistencia a centros privados de salud con necesidades de urgencia.

“Pero muchos cubanos no solo se conforman con ser ignorantes, sino que se ocupan de que todos lo sepan. Otros, prefieren fingir de ignorantes aunque hagan el ridículo por tal de hacerle el favor al régimen, porque en realidad no les interesa los de un lado ni los del otro, ni el pueblo tampoco, ¡porque son tan egoístas que solo se ocupan de sí mismos!”, denunció.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba


Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar la experiencia de usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad y mostrar publicidad adaptada a sus intereses.

Más información sobre nuestra política de privacidad.