Denis Solís rompe el silencio y logra hablar con su familia

El rapero llevaba semanas sin contactar a los suyos porque las autoridades penitenciarias sólo le permitían comunicarse desde una oficina cerrada, pese al peligro de contagiarse de coronavirus.

Denis Solís, en una imagen de archivo. Foto © CiberCuba

El rapero cubano Denis Solís consiguió hablar con su familia después de varias semanas sin comunicarse con ella desde la cárcel del Combinado del Este.

Solís cumple una condena de 8 meses de prisión tras ser juzgado en un proceso exprés, acusado de un supuesto de delito de desacato a un policía, que se coló en su casa sin orden judicial y lo grabó con un teléfono móvil.

Según explicó Denis Solís a su familia tras romper el silencio, no le prohibieron llamar a los suyos, pero lo obligaron a utilizar el teléfono de un edificio de oficinas, sin ventilación en tiempos de COVID-19 y alejado del campamento Zona Cero, donde cumple condena.

Sin explicación alguna, las autoridades penitenciarias del Combinado del Este le cambiaron el teléfono a un inmueble donde los funcionarios entran y salen a diario y hay riesgo de contagiarse de coronavirus.

Además, Solís está convencido de que en esa zona también se arriesga a que su conversación privada pueda ser grabada con cámara o micrófonos por los propios funcionarios.

Curiosamente, sólo Ernesto Borges, condenado a 30 años de cárcel por espionaje, y Denis Solís fueron objeto del cambio de ubicación del teléfono. 

Esta deferencia llevó a Solís a temer un posible contagio de coronavirus y no quiso arriesgarse a ser víctima de la deficiente atención médica que se da a los reclusos en Cuba.

Sin embargo, los propios funcionarios se encargaron de aclararle el motivo del cambio de ubicación del teléfono. Como sabían que Solís y Borges renunciarían voluntariamente a llamar desde las oficinas se aseguraron de esta forma que la noticia de la huelga de hambre y sed de Luis Manuel Alcántara, así como su ingreso en el Hospital Calixto García, no entrara vía telefónica a la prisión del Combinado del Este.

Denis Solís confía en que su condena, de ocho meses, se reduzca y pueda salir de la cárcel antes de julio próximo. El rapero fue detenido el 9 de noviembre y entró en prisión el 11 de noviembre de 2020, tras un juicio sumarísimo.

Un tío suyo ha detallado, en declaraciones a Radio Martí, la violencia con que su sobrino fue arrestado el 9 de noviembre en Compostela y Conde, en la Habana Vieja, cuando se dirigía a comprar el pan.

Según su testimonio, tres hombres le dieron tal paliza que se defecó encima luego de que le doblaran brazos y piernas.

Tras su arresto, el rapero pasó un tiempo incomunicado hasta que lo trasladaron al campamento Zona Cero del Combinado del Este, luego de que Prisoners Defenders lo incluyera en la lista de encarcelados en Cuba por cuestiones políticas.

A diferencia de otros presos de conciencia que son enviados a prisiones de máxima seguridad y comparten celdas con violadores o presos comunes, Solís permanece en la Zona Cero del Combinado del Este, donde le permiten hacer llamadas telefónicas y vestir de civil. Aunque le prometieron que trabajaría por un salario, eso nunca ha pasado.

Su arresto provocó una ola de protestas que culminó con la huelga de 14 activistas cubanos atrincherados en la casa de Luis Manuel Otero, en Damas 955, en el barrio de San Isidro.

La protesta fue interrumpida violentamente por la Seguridad del Estado, que rompió la puerta y allanó la vivienda so pretexto de un delito de propagación de epidemias.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Tania Costa

(La Habana, 1973) vive en España. Ha dirigido el periódico español El Faro de Melilla y FaroTV Melilla. Fue jefa de la edición murciana de 20 minutos y asesora de Comunicación de la Vicepresidencia del Gobierno de Murcia (España)

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba