Corresponsal de CNN en Cuba: "¿Por qué Luis Manuel Otero sigue aislado en un hospital?"

Luis Manuel Otero Alcántara se encuentra retenido en el Hospital Calixto García desde el pasado 2 de mayo, cuando la Seguridad del Estado irrumpió en su casa y lo trasladó al centro de salud.

Luis Manuel Otero Alcántara y médico que lo atiende Foto © CiberCuba

El corresponsal de CNN en Cuba, Patrick Oppmann, se cuestionó por qué el activista cubano Luis Manuel Otero Alcántara está desde el 2 de mayo en el Hospital Calixto García.

En un reciente artículo publicado por Oppmann desde La Habana, califica a Otero como "uno de los disidentes más rebeldes de Cuba" y señala que lleva más de diez días en un hospital estrechamente vigilado por la policía política, aunque asegura no está claro el porqué.

El periodista refiere que Otero se encontraba en el octavo día de huelga de hambre en protesta pacífica y antes del amanecer del 2 de mayo cuando "funcionarios de salud lo trasladaron a un hospital del gobierno". Aclara que, según otros disidentes cubanos, el joven fue conducido al hospital para ser tratado en contra de su voluntad. Desde entonces las noticias que se han tenido del activista son a través de videos difundidos por los medios oficialistas cubanos.

"Funcionarios de salud cubanos dijeron que cuando fue ingresado, Otero Alcántara no parecía haber sido privado de comida ni agua y el martes dijeron que está comiendo y bebiendo, lo que plantea la pregunta de por qué permanece hospitalizado e incomunicado", se cuestiona Oppmann en su artículo.

El periodista señaló que en uno de los videos que se han hecho públicos Otero luce buen estado de salud y afirma que seguiría exigiendo sus derechos como artista. Sin embargo, señala que los funcionarios de salud aseguraron que el activista se está sometiendo a pruebas y está siendo tratado voluntariamente.

"Mientras el gobierno cubano lidia con los impactos económicos del coronavirus y las sanciones estadounidenses más severas, Otero Alcántara y su pequeño grupo de "artivistas" conocedores de la tecnología son cada vez más una fuente de frustración para los funcionarios de la isla comunista", asegura Oppmann.

El periodista estadounidense refiere la frase del artista "Estamos conectados" y la vincula a la llegada de Internet a la isla y a la posibilidad de usar las redes sociales para burlar el poder de los medios estatales y comunicarse con el resto del mundo.

Oppmann menciona, además, que algunos funcionarios cubanos afirman que Otero no es realmente un artista, y considera que esto refleja la afirmación del artivista de que "los burócratas no deberían decidir qué se considera arte en la isla".

Según Oppmann, el líder del Movimiento San Isidro ha amenazado con abrir una brecha entre el gobierno y los creadores cubanos, advierte además que estos en los últimos años "han gozado de un estatus especial que les permitió criticar al gobierno, aunque de manera indirecta, y ganar legalmente divisas vendiendo su obra a turistas y consumidores en el extranjero".

El periodista aprovechó su recuento de este caso para rememorar que en noviembre el joven y otros miembros del Movimiento San Isidro fueron detenidos durante una huelga de hambre que hacían, lo que desencadenó la protesta del 27 N, frente a la sede del Ministerio de Cultura de Cuba.

"Otero Alcántara, un millennial afrocubano que vive en una zona oprimida de La Habana Vieja en la que los turistas rara vez se aventuran, no encaja en la imagen tradicional de un militante anticastrista que lucha por devolver la isla a los días previos a la revolución. Y es particularmente experto en aprovechar los obstáculos que los funcionarios cubanos le lanzan como una forma de arte escénico que genera más atención por su movimiento", señala Oppmann, quien añade que hasta ahora, el activismo de Otero "no parece ser una amenaza existencial para el gobierno cubano", pero sí ha resultado desconcertante para los funcionarios de la isla.

El artículo de Oppmann menciona, además, otros momentos recientes en que el joven ha sido de gran importancia simbólica como la canción Patria y Vida que se ha convertido en "un himno a la resistencia antigubernamental". También hizo referencia al allanamiento que hizo la Seguridad del Estado a su casa y al robo y destrucción de las obras.

"Mientras los funcionarios cubanos intentan adaptarse al nuevo tipo de activismo de Otero Alcántara, el gobierno corre el riesgo de poner en peligro las relaciones potencialmente mejoradas con la administración Biden, que hasta ahora avanza lentamente en su compromiso con la isla", indicó el periodista norteamericano y mencionó que altos funcionarios cubanos advierten que una represión más dura podría estar en el horizonte.

El artículo de Oppmann no contiene fragmentos de entrevistas, ni datos desde zonas de conflicto como el barrio de San Isidro o el propio hospital donde se mantiene retenido el activista, por lo que ha comenzado a recibir duras críticas en redes.

"No hay que estar en Cuba para hacer este reporte. Si se quiere probar que Luis Manuel está o no retenido contra su voluntad se puede acceder al Hospital y tratar de entrevistarlo. Este periodismo refleja lo que es estar "aplatanado" en un país que vive en dictadura", señala una usuaria de Twitter.

La Seguridad del Estado, por su parte, mantiene una estrecha vigilancia en el Hospital Universitario "Calixto García" y sus alrededores, con policías, boinas rojas y agentes vestidos de civil situados en varios puntos estratégicos, así como patrullas y vehículos de Guardia Operativa.

Amigos de Otero y personas interesadas en su estado de salud han resultado multados y detenidos por intentar acercarse al hospital a solicitar información sobre el artivista. 

A finales de abril la iniciativa sin ánimos de lucro, Archivo Cuba, convocó a los cubanos a presionar a la prensa extranjera acreditada en Cuba para que ofreciera cobertura informativa a la huelga de hambre y sed de Otero, pero el tratamiento de este tema en los medios internacionales fue mínimo.

“Tómese unos minutos para apoyar las demandas de Otero y ayude a salvar su vida. Pida a los medios internacionales, especialmente a los medios con corresponsales en Cuba, que eludan la censura y el control para dar a conocer al mundo las demandas de Luis Manuel Otero y la falta de libertad de expresión en Cuba. Escriba o llame a Reuters, CNN, The New York Times y otros”, indicó Archivo Cuba en un comunicado.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba