Hija de Otto Ortiz sale en defensa de los humoristas cubanos y responde a Virulo

Laura afirmó que los humoristas han crecido, han evolucionado y se han ocupado de seguir haciendo reír a todos los cubanos.

Otto y Laura Ortiz Foto © Facebook / Otto Ortiz y Laura Ortiz

Laura Ortiz, la hija del humorista Otto Ortiz, afirmó que el humor cubano "no se quedó huérfano" en la década de los 90, y que los comediantes que quedaron en la isla se ocuparon de hacer reír a todos sus residentes, en respuesta a las recientes declaraciones de Alejandro García Virulo en el programa televisivo La pupila asombrada

"No te preocupes Virulo, en los 90 tú abandonaste el humor por "amor"; pero no se quedó huérfano. Esos ingenieros que dejaron la universidad para hacer humor y luego se vieron obligados a dejar los teatros por los bares se han ocupado de seguir haciendo reír a todos los cubanos", dijo en Facebook la joven, quien asegura haber crecido rodeada de comediantes cubanos prestigiosos a los que considera "genios".

"Han tenido que adaptarse a la nueva realidad, a la pirámide que tú mencionas, han tenido que surfear en olas realmente difíciles. Han intentando en partes iguales cuidar un público y mantener una familia en un país cada vez más "particular". No es difícil entender que nos caiga mejor Limay que Iroel", subrayó, en referencia al presentador de La pupila asombrada, el vocero oficialista Iroel Sánchez.

"No te preocupes han sabido cuidarse sin ti, han crecido, han evolucionado y por modestia deberías esperar a que ellos te agradezcan. Lo bueno es que sabemos que tus galas de homenaje te las puedes montar tú solito", expresó Laura Ortiz.

En el post, que fue compartido en la red social por su padre, la joven hace un recorrido por lo que ha sido el humor cubano de las últimas tres décadas, y por las peculiaridades de sus principales representantes.

"Que el mayor logro de mi vida sea ser la hija de Otto Ortiz no tiene precio", destacó. 

Cuenta que tras el divorcio de sus padres cuando ella tenía 5 años, empezó a recorrer los bares y centros nocturnos de espectáculos de la mano de su padre.

"Por cosas de la vida a los 8 años me podías ver en el Cocodrilo a las 2 am, escondida en el camerino, viendo a Omar Franco Morejón disfrazado de torero, a Carlos, antes de ser Mente Pollo y a Iván Camejo Vento. (...) También podía estar en el Karl Marx rodeada de todos los de Pagola la Paga, a los que sentía mis niñeras particulares", relató.

Decía que siempre estaba "Loca por encontrarme a Doimeadiós porque me encantaba ver hasta el movimiento de sus manos. En casa de Ulises Toirac viendo cómo preparaban Y tu de que te ríes? o Jura decir la verdad (programa por el cual me enteré de qué era la Tremenda Corte) O en cualquier lugar sorprendida de que Anael Granados todo lo sabía hacer bien", dijo Laura.

Continúa su relato afirmando que "Aprendí a amar los Van Van de la mano de Jorge Diaz Valera que no solo toca la guitarra para hacer chistes y me dió pena que lo que más se conociera de Telo González fuera el Pipe y Papo, cuando realmente es un genio".

Detalló que cuando empezó su servicio social estuvo en varias charlas que daban en el ministerio de Cultura, pero que ahí descubrió a Kike Quiñones hablando del humor en Cuba.

"Lo que más me sorprendió fue que logró captar mi atención por completo. Hablando del humor en Cuba, de los grandes del humor y no haciendo una oda a su propia persona", comentó.

Apremiada por las carencias de la isla, se fue a trabajar al "3D Café donde Robertico Comediante creó su propio templo del humor".

"Ahí pude comprobar cómo funcionan los distintos tipos de humor y como una misma persona, Luis Silva por ejemplo, puede salir de hacer un espectáculo a teatro lleno y ovación de público y resumirlo a un show de 40 minutos. Y como, aún con los públicos más difíciles, y con un humor muy de pueblo los animales como Habanero Rodríguez se ganan el corazón de todos", subrayó la mujer.

Por último, mencionó a Nelson Gudín, el Bacán de la vida, y lamentó que el humor y el arte circense no sean considerados formas de arte en la isla. 

Varios comediantes cubanos han respondido a las declaraciones de Virulo, quien criticó el humor que se hace actualmente en el país. 

Osvaldo Doimeadiós salió al paso y afirmó que Virulo no ha perdido oportunidad para "despotricar de todo lo que hacemos los demás en Cuba".

"Esta noche tocó fondo. El humor, para él, se detuvo con su partida a México y ahora debemos recibirlo como el Mesías", expresó con ironía.

Subrayó que en el humor cubano se han hecho cosas buenas, malas y regulares "incluida mucha basura que hacía él y todavía hace", recalcó.

Nelson Gudín, por su parte, dijo que "la pretensión de desconocer o enterrar a su generación de humoristas está calculada desde hace tiempo".

"No es casualidad que “la pupila “ o la córnea, o como se nombre, cuando se ha referido -en sus programas, o agendas, o encargos, o lineamientos, o como se prefiera nombrar a ese producto desinformativo- a la sátira en el humor, o el humor político, ha acudido a comediantes extranjeros (americanos o argentinos)", comentó. 

El director del Centro Promotor del Humor, Kike Quiñones, dijo que en estos años "son muchos los que no han prostituido, por dinero, su creación y han trabajado y trabajan por dignificar esta forma creativa que nos distingue y enorgullece".

"Sería muy sano y productivo para el humor, los humoristas y los públicos, que la crítica especializada deje de una vez y por todas de generalizar y asuma seriamente el rol que le corresponde", recomendó.

Virulo, humorista, compositor y cantante, fue muy popular en Cuba en los años 80. En esa época logró aglutinar junto a él a prestigiosos actores cómicos en el Conjunto Nacional de Espectáculos.

En los 90 se fue a México, donde vivió durante varios años. En los últimos meses ha compuesto canciones afines al régimen castrista, como Con Cuba no te metas, en la que arremetía a la par contra Donald Trump y el opositor Movimiento San Isidro.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba