Cosas sencillas que hacen la diferencia

Hoy en día muchas veces ignoramos a los que nos acompañan (menos a los teléfonos o aparatos electrónicos) y lo aceptamos como algo normal.

Joven pendiente de su celular en Cuba. Foto © CiberCuba

Quisiera mirar un poco más allá de la realidad actual, darle rienda suelta a la imaginación y soñar con un mundo libre de ataduras a los malos hábitos de conducta que son tan perjudiciales para la convivencia humana.

Apreciamos profundamente los logros de la tecnología moderna, en la ciencia, la medicina, las comunicaciones, etc etc. Todo ello conjuntamente con la creación del internet nos ha traído grandes adelantos en todo sentido.

Hoy en día nos enfrentamos con otra situación que nada tiene que ver con la complejidad de los adelantos tecnológicos. Me refiero al deterioro de la sensibilidad humana y la deficiencia en la educación en general, lo cual ha traído como consecuencia haber descuidado cosas muy sencillas que hacen una gran diferencia en nuestra coexistencia y hacen nuestro paso por la vida mucho más agradable y llevadero.

Por ejemplo, el respeto a todos los humanos sin distinguir razas ni etnias. Insistir en conocer a nuestros vecinos y ofrecerles nuestra disposición de ayudarles en caso que lo requieran; dar los buenos días; la cortesía de abrir las puertas a las damas y/o ancianos; dar gracias; decir un te amo; te extraño.

Cometemos el error de cohibirnos de expresar lo mucho que queremos a nuestros seres queridos; el amor a la naturaleza, la amabilidad, respetar el derecho ajeno, apreciar las artes y la cultura, la atención y el respeto a los ancianos y en especial a los de nuestra familia, que para muchos la solución consiste en enviarlos a un asilo, incluso cuando tienen posibilidades para atenderlos en casa.

¿Se acuerdan cuando las familias se sentaban a la mesa y atendían amablemente lo que decían los demás? Y cuando las parejas se miraban fijamente a los ojos mientras conversaban y nada ni nadie podía interrumpir su idilio? ¿Y cuando los niños atendían las conversaciones de los mayores para aprender de ellos?

Hoy en día muchas veces ignoramos a los que nos acompañan (menos a los teléfonos o aparatos electrónicos) y lo aceptamos como algo normal. En el caso de los niños no nos preocupamos en requerirlos y educarlos. El problema es que nosotros los adultos incurrimos en los mismos errores.

Siempre me ha molestado escuchar a los que dicen: hablé con mis padres en Navidad y yo me digo: ¡Qué interesante! ¡No me digas!  Yo hablaba con mis padres tres veces al día donde quiera que me encontrara para saber de ellos o simplemente escuchar sus voces.

No nos percatamos que toda la ciencia, la tecnología y todos esos artefactos materiales jamás podrán sustituir un apretón de mano, ni un abrazo tan necesario en momentos difíciles, como en una cama de un hospital en los días finales de nuestras vidas y en esos momentos es cuando decimos: ¿por qué no presté más atención a cultivar el amor a los humanos en vez de a los teléfonos celulares?

Todos estos detalles son completamente gratuitos y pudiesen crear un mundo mucho más bello si le inculcáramos a los niños estos principios como parte fundamental de su educación.  

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Arturo Sandoval

Arturo Sandoval es un trompetista y pianista cubano de jazz. Ha ganado 10 premios Grammy, 6 premios Billboard y un Emmy. En 2013 fue condecorado con la Medalla de la Libertad, la más alta distinción que un civil puede recibir en Estados Unidos.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba