Tania Bruguera y la insoportable decadencia cubana

Cuando alguien sensato lee o escucha a un cubano navajeando a Tania a Luis Manuel o José Daniel no puede evitar un sobrecogimiento de espanto ante tanta brutalidad reiterada, porque aprecia el goce de la diferencia con la misma intensidad que rechaza la violencia y la indecencia. 

Tania Bruguera, artista cubana, en un perfomance Foto © Facebook / Tania Bruguera

Tania chivatonaIliana oportunista; José Daniel violento; Luis Manuel, Solís y Maykel marginales; Elena, Yaxys y Veiga dialogueros; Elías superficialCoco simulador; los Militares Objetores de Conciencia esbirros, siempre según el calificador de dignidades de los guardianes de la pureza oportunista.

El reciente linchamiento de Tania Bruguera, primero a manos del tardocastrismo -que agrede y silencia- y ahora por fusiladores de sal gruesa que conciben al prójimo a su imagen y semejanza, como reafirmación de la insoportable decadencia cubana; cuya principal culpable es la casta verde oliva y enguayaberada, pero a la que contribuyen decisivamente los jinetes de la Apocalipsis que cabalgan por la estruendosa blogosfera.

Tania es una mujer decente, que eligió un camino cívico, no a su papá, renunciando a una vida sin sobresaltos en Nueva York o Europa con un proyecto de transformación de Cuba, que puede ser criticable sin traspasar el límite del insulto y la descalificación personal.

El sueño orwelliano de todo perdonavidas es aniquilar la discrepancia, marchando unidos hacia la mentira oportuna, y borrar la historia -especialmente la que atañe a sus vidas anteriores- porque las culpas no los dejan vivir, mientras sueñan con un estado de amnesia selectiva que fusile, dialécticamente, a todo cubano que haya mostrado simpatías por la revolución.

Al viejo adagio revolucionario de Ser como el Che, sucede ahora la consigna de Ser como yo quiero que seas, sin el más mínimo resquicio a la duda o vacilación y la disposición permanente a disparar contra todo discrepante, que razone la inviabilidad de reconstruir la nación a martillazos.

La intolerancia cubana lleva años siendo el hazmerreír de buena parte del mundo y de América Latina, siempre presta a usarla como contrapeso en su balanza geopolítica con Estados Unidos y rezando porque nunca alcance la libertad y la prosperidad que Cuba merece por espíritu, tradición y capital humano.

Cuando alguien sensato lee o escucha a un cubano navajeando a Tania a Luis Manuel José Daniel no puede evitar un sobrecogimiento de espanto ante tanta brutalidad reiterada, porque aprecia el goce de la diferencia con la misma intensidad que rechaza la violencia y la indecencia. 

¿Cómo es posible que una isla de gente capaz, emprendedora y generosa siga estancada políticamente, reproduciendo esquemas de lapidación impuestos a la fuerza por Fidel Castro para romper el alma republicana?

¿Qué perversión establece que, cuando un cubano destaca en alguna disciplina, incluida la política, incluso arriesgando sus vidas, siempre hay sendos grupos de ambas orillas, machete en mano?

En el caso de los servidores del tardocastrismo, incluidos gusañeros y extranjeros aliados, puede entenderse -nunca justificarse- porque forma parte del catálogo defensivo oficial, pero resulta inexplicable que cubanos machacados por la dictadura más antigua de Occidente y que viven en sociedades democráticas, arremetan con saña contra el diferente.

¡Patria y Vida!, además de anhelo mayoritario no puede ser sinónimo de represalias, hambre, y perversión autofagocitadora, que son deméritos de la dictadura, y en ningún caso excluye la crítica contundente a los designios del Palacio de la Revolución, símbolo del totalitarismo anticubano.

Un orden injusto no debe suplantarse con desorden vengativo ni monólogos jaleados por masa suicida; ya ocurrió en 1959 y los daños son evidentes. La tragedia de Cuba no podrá arreglarse con absurdas divisiones entre puros e impuros, sino con el concurso unidos de todos los cubanos que tengan como premisa derrotar a la dictadura y anteponiendo la justicia y las leyes a pasiones.

Mientras llegue ese momento, habrá que construir un consenso que aparte a los violentos de cada orilla por razones de higiene democrática y salud de la nación; un exaltado siempre necesita a otro similar para retarse mutuamente, mientras desdeñan la grandeza de gente normal, como Tania Bruguera que -hace tiempo- descubrió la ventaja del arte como emoción de pueblo y antídoto del barullo mentiroso.

Archivado en:

Artículo de opinión: Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de CiberCuba.


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

Carlos Cabrera Perez

Periodista de CiberCuba. Ha trabajado en Granma Internacional, Prensa Latina, Corresponsalías agencias IPS y EFE en La Habana. Director Tierras del Duero y Sierra Madrileña en España.

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba