Trump propuso enviar a Guantánamo a los enfermos de Covid-19, asegura libro

"Escenario de pesadilla" ofrece numerosas revelaciones sobre la respuesta norteamericana a la pandemia.

El expresidente Donald Trump Foto © Flickr/White House

Un nuevo libro escrito por dos periodistas del diario norteamericano The Washington Post asegura que, a principios de 2020, el entonces presidente Donald Trump propuso enviar a la base naval de Guantánamo a los estadounidenses contagiados de coronavirus que regresaban de hacer turismo en Asia.

Según los autores, Yasmeen Abutaleb y Damian Paletta, el ex mandatario habría sugerido la idea hasta dos veces en febrero del año pasado, cuando la Organización Mundial de la Salud todavía no había declarado la situación de pandemia y los casos conocidos de COVID-19 se concentraban en el continente asiático.

"¿No tenemos una isla de nuestra propiedad?" Según los informes, el presidente preguntó a los reunidos en la Sala de Situación en febrero de 2020, antes de que estallara el brote en EE.UU. "¿Qué pasa con Guantánamo?"

"Importamos bienes", especificó Trump, dando un sermón a su personal. "No vamos a importar un virus".

Los ayudantes se quedaron atónitos, y cuando Trump lo mencionó por segunda vez descartaron la idea, preocupados por las reacciones que podía acarrear poner en cuarentena a los turistas estadounidenses en la misma base del oriente de Cuba donde Estados Unidos tiene sospechosos de terrorismo.

Tales conversaciones internas se encuentran entre las revelaciones de “Nightmare Scenario: Inside the Trump Administration’s Response to the Pandemic That Changed History,” (Escenario de pesadilla: Dentro de la respuesta de la administración Trump a la pandemia que cambió la historia), un nuevo libro de los periodistas del Washington Post Yasmeen Abutaleb y Damian Paletta que analiza la respuesta disfuncional a la pandemia.

El libro, que se basa en entrevistas con más de 180 personas, incluidos varios miembros de alto nivel de la Casa Blanca y líderes de salud del gobierno, ofrece nuevas perspectivas sobre la respuesta caótica y a menudo fallida del año pasado, retratando las luchas de poder sobre el liderazgo del coronavirus de la Casa Blanca, las implacables disputas que obstaculizaron la cooperación y los enormes esfuerzos realizados para evitar que Trump actase según sus peores instintos.

El libro es también un devastador retrato de Trump, que se movía entre abrazar las curas milagrosas del coronavirus, lidiar con su propia enfermedad, que era mucho más grave de lo que reconocían los funcionarios, y preocuparse por las implicaciones del brote para su reelección.

"¡Las pruebas me están matando!" Trump supuestamente exclamó en una llamada telefónica al entonces secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, el 18 de marzo, gritando tan fuerte que los ayudantes de Azar escucharon cada palabra. “¡Voy a perder las elecciones debido a las pruebas! ¿Qué idiota mandó a que el gobierno federal hiciera pruebas?"

"Uh, ¿te refieres a Jared?", respondió Azar, citando al asesor principal y yerno del presidente, Jared Kushner. Solo cinco días antes, Kushner se había comprometido a hacerse cargo de una estrategia nacional de pruebas con la ayuda del sector privado, escriben Abutaleb y Paletta.

Trump respondió que el gobierno de EE. UU. nunca debería haberse involucrado en las pruebas, discutiendo con su secretaria de salud sobre por qué los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades buscaban rastrear las infecciones.

La ira de Trump distraía con frecuencia a los altos funcionarios y ralentizaba la respuesta nacional, según los autores del libro, que también describe al presidente como alguien ineficaz y desconectado mientras sus funcionarios de salud y seguridad nacional intentaban controlar el empeoramiento del brote.

A pesar de su famoso eslogan en la televisión de realidad: "Estás despedido", Trump demostró ser notablemente ineficaz para eliminar personal durante la pandemia, escriben Abutaleb y Paletta, encerrados por diputados preocupados por las consecuencias políticas y las implicaciones de socavar la salud pública.

Por ejemplo, Trump les dijo repetidamente a sus ayudantes en febrero que despidieran a un alto funcionario del Departamento de Estado que permitió que 14 estadounidenses infectados con coronavirus en el crucero Diamond Princess regresaran a casa. La decisión "duplica mis números de la noche a la mañana", se quejó el presidente a Azar, ya que el número de casos oficiales de coronavirus en EE. UU. aumentó a 28.

Pero los altos funcionarios se resistieron a despedir al diplomático, y Trump y el entonces jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, finalmente "se rindieron", escriben Abutaleb y Paletta, y agregan que la decisión del funcionario de traer a los estadounidenses enfermos de regreso a Estados Unidos puede haber salvado sus vidas, dado que no había vuelos posteriores.

Trump también pidió despedir a Robert Kadlec, el jefe de preparación para emergencias del HHS que aprobó la evacuación de Diamond Princess. Más tarde, presionaría para reemplazar al comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos, Stephen Hahn, cuando el jefe de la agencia se negó a acelerar las aprobaciones de vacunas antes de las elecciones y, en su lugar, las remitió a funcionarios de carrera de la FDA.

Ambos hombres permanecerían durante la presidencia de Trump, junto con Anthony S. Fauci, el veterano experto en enfermedades infecciosas que se convirtió en el principal objetivo de Trump y sus aliados, pero cuya popularidad pública ayudó a aislarlo.

En lugar de despedir a Fauci, los funcionarios de la Casa Blanca ignoraron cada vez más sus consejos. Trump, en cambio, se apoyó en Kushner, una serie de asesores económicos y otros aliados confiables que carecían de experiencia en enfermedades infecciosas.

Nightmare Scenario también captura las tensiones cuando el entonces vicepresidente Mike Pence fue instalado como el nuevo jefe del grupo de trabajo sobre el coronavirus a fines de febrero de 2020, en reemplazo de Azar. En los días siguientes, Pence y su jefe de personal, Marc Short, se centraron en las implicaciones políticas y económicas de la respuesta al coronavirus y abordaron muchas decisiones de salud pública considerando cómo serían percibidas.

Por ejemplo, Short se quejó de que Trump estaba exagerando al escuchar a los expertos en salud pública y optar por extender una pausa económica hasta la Pascua de 2020, caracterizando la medida como un regalo para los gobernadores demócratas, escriben los autores.

Short también rechazó un esfuerzo del HHS para enviar máscaras gratis a todos los hogares estadounidenses en los primeros días de la respuesta, un paso que algunos expertos en salud pública creen que habría despolitizado el uso de máscaras, pero que Short creía que alarmaría innecesariamente a la gente. Varios altos funcionarios también compararon las máscaras con "ropa interior en la cara", y uno comentó que parecían un "sostén de entrenamiento".

Los autores del libro también buscan lecciones para mejorar la respuesta del gobierno frente a crisis futuras.

"Uno de los mayores defectos en la respuesta de la administración Trump es que nadie estuvo a cargo de la respuesta", escriben Abutaleb y Paletta. “¿Fue Birx, el coordinador del grupo de trabajo? ¿Fue Pence, jefe del grupo de trabajo? ¿Fue Trump, el jefe? ¿Fue Kushner, dirigiendo el grupo de trabajo en la sombra hasta que él no lo estuvo? ¿Fue Marc Short o Mark Meadows, a menudo en desacuerdo, rara vez sincronizados? "

“Al final, no hubo rendición de cuentas y la respuesta careció de un timón”, concluyen.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba