Fallece Donald Rumsfeld, artífice de la guerra contra Irak y de la prisión de Guantánamo

El polémico Donald Rumsfeld tuvo una carrera histórica bajo cuatro presidentes y casi un cuarto de siglo en la América corporativa.

Donald Rumsfeld Foto © Flickr/Gage SkidmoreFollow

Donald Rumsfeld, el dos veces secretario de Defensa y ex candidato presidencial estadounidense, murió el pasado martes a la edad de 88 años.

El político, cuya reputación como hábil burócrata y visionario de un ejército estadounidense moderno se deshizo por la larga y costosa guerra de Irak, fue un pilar importante en la creación de la prisión de Guantánamo.

En un comunicado el miércoles, la familia de Rumsfeld dijo que "estaba rodeado de familiares en su amada Taos, Nuevo México".

El presidente George W. Bush, bajo quien Rumsfeld se desempeñó como jefe del Pentágono, elogió su "servicio constante como secretario de defensa en tiempos de guerra, un deber que cumplió con fuerza, habilidad y honor".

Considerado por sus excolegas como igualmente inteligente y combativo, patriótico y políticamente astuto, Rumsfeld tuvo una carrera histórica en el gobierno bajo cuatro presidentes y casi un cuarto de siglo en las corporaciones estadounidenses.

Después de jubilarse en 2008, dirigió la Fundación Rumsfeld para promover el servicio público y trabajar con organizaciones benéficas que brindan servicios y apoyo a familias de militares y veteranos heridos.

“Rummy”, como se le llamaba a menudo, era ambicioso, ingenioso, enérgico, atractivo y capaz de una gran calidez personal. Pero irritó a muchos con su estilo de confrontación. Luchador consumado en la universidad, Rumsfeld disfrutó del combate verbal y lo elevó a una forma de arte; el humor mordaz era su arma favorita.

Aún así, construyó una red de leales que admiraban su ética de trabajo, inteligencia e impaciencia con todos los que no compartían su sentido de urgencia.

Rumsfeld es la única persona que se desempeñó dos veces como jefe del Pentágono. La primera vez, de 1975 al 77, fue el más joven de la historia. La próxima vez, de 2001 al 2006, fue el mayor.

Hizo una breve carrera para la nominación presidencial republicana de 1988, un fracaso espectacular que una vez describió como una lección de humildad para un hombre que solía tener éxito en los niveles más altos del gobierno, incluidos períodos como jefe de gabinete de la Casa Blanca, embajador de Estados Unidos y miembro del Congreso. 

A pesar de todos los logros de Rumsfeld, fueron los reveses en Irak, en el ocaso de su carrera, los que probablemente marcaron las características más vívidas de su legado.

Antes del conflicto de Irak, Rumsfeld, supervisó la invasión estadounidense de Afganistán y el derrocamiento del régimen talibán.

Presidiendo con frecuencia reuniones informativas televisadas sobre la guerra, Rumsfeld se convirtió en una especie de estrella de televisión, aplaudido por su discurso directo y su estilo intransigente.

En 2002, la atención de la administración Bush se centró en Irak, que no jugó ningún papel en los ataques del 11 de septiembre. El esfuerzo bélico en Afganistán quedó en segundo plano frente a Irak, abriendo el camino para que los talibanes regresaran y evitaran que Estados Unidos sellase el éxito de su invasión inicial.

En medio de las tensiones bélicas con Oriente Medio, Estados Unidos estableció también en 2002 el campo de prisioneros de Guantánamo bajo la supervisión de Rumsfeld. 

Como secretario de defensa, Rumsfeld autorizó en diciembre de ese año una lista de 16 duras tácticas de interrogatorio en el campo, que incluyen, como informó el Washington Post, confrontar a un detenido con perros gruñendo y obligarlo a llevar ropa interior de mujer en la cabeza.

En 2003, un año después de esos eventos, se lanzó la invasión de Irak dirigida por Estados Unidos. Bagdad cayó rápidamente, pero las fuerzas estadounidenses y aliadas pronto se vieron consumidas por una insurgencia violenta. Los críticos culparon a Rumsfeld por desestimar la evaluación previa a la invasión del principal general del ejército, Eric Shinseki, de que se necesitaron cientos de miles de tropas aliadas para estabilizar Irak.

Rumsfeld ofreció dos veces su renuncia a Bush en 2004, tras divulgarse que las tropas estadounidenses habían abusado de los detenidos en la prisión de Abu Ghraib en Irak, un episodio al que más tarde se refirió como su hora más oscura como secretario de Defensa.

No fue sino hasta noviembre de 2006, después de que los demócratas obtuvieron el control del Congreso en medio de una ola de sentimiento contra la guerra, que Bush finalmente decidió que Rumsfeld debía irse. Dejó el cargo en diciembre, reemplazado por Robert Gates.

En sus memorias, Rumsfeld admitió que se arrepintió de Guantánamo: lamentó su incapacidad para "ayudar a persuadir a Estados Unidos y al mundo de la verdad sobre Guantánamo".

A Rumsfeld le sobreviven su esposa, Joyce, tres hijos y siete nietos.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba