Exfrancotirador mata a un bebé y a otras tres personas en Florida

En el lamentable incidente también resultó herida con siete disparos una niña de 11 años que está siendo atendida en el hospital Tampa General

Bryan Riley, el agresor (i) y Escena del crimen (d) Foto © Collage Twitter/Polk County Sheriff

Cuatro personas, incluido un bebé de tres meses, murieron durante un tiroteo en la ciudad de Lakeland (condado de Polk) en Florida, cuando en la madrugada de este domingo un exmarine de EE.UU. disparó contra varias viviendas.

El sospechoso, identificado como Bryan Riley, de 33 años, disparó y mató a un hombre de 40 años, a una mujer de 33 y a su hijo de tres meses. La cuarta víctima era la abuela del niño, de 62 años.

En el lamentable incidente también resultó herida con siete disparos una niña de 11 años que está siendo atendida en el Hospital General de Tampa.

En principio las autoridades han descartado cualquier conexión entre las víctimas y el asesino, que actuó bajo los efectos de anfetaminas.

El alguacil del condado Polk, Grady Judd, dijo en rueda de prensa que el sospechoso, detenido tras resultar herido en la confrontación con las autoridades, estaba vestido con camuflaje, con un chaleco antibalas y dijo ser “un superviviente” que estaba “listo para la batalla”.

Agentes del alguacil, policía de Lakeland y unidades de élite de la policía estadounidense (SWAT) respondieron sobre las 4:30 am al aviso del tiroteo y se encontraron a Riley en mitad de la calle y desarmado.

Sin embargo, el atacante corrió al interior de una casa desde la que los agentes pudieron escuchar los gritos de una mujer y el llanto de un bebé, tras lo cual se escuchó una ráfaga de disparos. Comenzó entonces un nuevo tiroteo durante el cual se intercambiaron cientos de disparos entre el atacante y los agentes, según precisaron las autoridades.

La policía trató de acceder a la vivienda, pero estaba bloqueada, por lo que la rodearon por la parte de atrás, encontrándose de frente con el atacante. Se produjo un nuevo tiroteo en el que Riley fue herido pero logró refugiarse de nuevo en la casa, aunque poco después se entregó.

"Ellos suplicaron por sus vidas y yo los maté de todos modos", dijo Riley tras ser detenido.

El agresor fue identificado como un exfrancotirador que había servido en Iraq y Afganistán y que trabajaba actualmente como guardia de seguridad. Riley se mostró muy violento tras ser detenido, hasta el punto de intentar arrebatarle el arma a un policía desde la camilla del hospital.

En la tarde del sábado, el hombre había acudido al lugar del ataque donde se encontró con Justice Gleason, una de sus futuras víctimas, que estaba cortando el césped. Riley se encaró con él y le advirtió que Dios le había dicho que se detuviera porque su hija se iba a suicidar.

Según narro el alguacil Judd, otra persona que pasaba por allí se encaró con Riley y amenazó con llamar a la policía, tras lo cual el exmarine se marchó. Nueve horas después, pasadas las cuatro de la madrugada, el hombre regresó y antes de iniciar el ataque, colocó barras luminosas frente al domicilio con el objetivo de "tender una emboscada". 

El estado mental de Riley había empeorado durante las últimas semanas, según explicó su pareja, a quien le había dicho en varias ocasiones que podía hablar con Dios.

No obstante, la mujer declaró a medios locales que Riley nunca mostró signos de violencia y que había pasado la última semana en una congregación religiosa recogiendo ayuda para las víctimas del huracán Ida.

“Antes de esta mañana, este tipo era un héroe de guerra que luchó por su país en Afganistán e Irak”, dijo el alguacil Judd. "Y ahora es un asesino a sangre fría".

Bryan Riley fue llevado al Lakeland Regional Health Medical Center donde recibe tratamiento.

Archivado en:


¿Tienes algo que reportar?
Escribe a CiberCuba:

editores@cibercuba.com

 +1 786 3965 689

Necesitamos tu ayuda:

Como tú, miles de cubanos leen y apoyan el periodismo independiente de CiberCuba. Nuestra independencia editorial comienza por nuestra independencia económica: ninguna organización de ningún país financia CiberCuba. Nosotros hacemos nuestra propia agenda, publicamos nuestras opiniones y damos voz a todos los cubanos, sin influencias externas.

Nuestro diario se ha financiado hasta hoy solamente mediante publicidad y fondos propios, pero eso limita lo que podemos hacer. Por esto pedimos tu ayuda. Tu aporte económico nos permitirá hacer más acciones de periodismo investigativo y aumentar el número de colaboradores que reportan desde la isla, mientras conservamos nuestra independencia editorial. Cualquier contribución, grande o pequeña, será muy valiosa para nuestro futuro. Desde solo 5$ y con solo un minuto de tu tiempo puedes colaborar con CiberCuba. Gracias.

Contribuye ahora

¿Qué opinas?

Cargar más
Cargar más

Playlist de videos en CiberCuba